Indicadores De Gestión

Permiten evaluar la gestión productiva con respaldo científico y observar cambios recientes en el manejo así como su impacto en el sistema. Son una herramienta para integrar propiedades del suelo e interpretar procesos complejos. 

Indicadores Físicos

  • Textura
    Es una expresión que sintetiza las características del suelo en función del tamaño de las partículas. Si bien el manejo no puede alterar este parámetro edáfico, el mismo definirá en gran medida el comportamiento funcional del suelo. 
  • Densidad de suelo: real y aparente
    La densidad real incluye la fase sólida del suelo. La aparente, incluye el volumen que ocupan dichas partículas, más el volumen de ocupado por aire. No sólo constituye un indicador para evaluar el efecto del manejo, sino que es necesario para referir los datos de los análisis de laboratorio a un volumen de suelo en condiciones de campo.
  • Porosidad total (Pt)
    Puede estimarse a partir de la Humedad de Saturación o calcularse a partir de la Dap. 
  • Porosidad de aireación (Pa)
    La capacidad de almacenaje o capacidad de campo se relaciona con la microporosidad o porosidad textural, mientras que la capacidad de aireación de un suelo está relacionada con la macroporosidad o porosidad estructural. Valores de Pa inferiores al 10% pueden estar ligados a problemas de infiltración reducida, escasa aireación para la actividad biológica del suelo (raíces) y problemas de desnitrificación, entre otros.
  • Infiltración
    Se relaciona con la entrada del agua al perfil del suelo a través de la superficie del mismo. Este proceso es controlado por muchos factores, entre los cuales uno de los más importantes, es la estructura de la superficie y su macroporosidad.
  • Cobertura de la superficie del suelo
    Proporciona beneficios significativos para controlar la erosión hídrica y eólica, mejorar el aprovechamiento del agua de lluvia y/o riego por mayor infiltración y menor evaporación y escurrimiento; además de incidir positivamente el reciclado de nutrientes, en la actividad biológica y en la rizósfera del sistema suelo-cultivo.

Indicadores Químicos

  • Salinidad y sodicidad
    La salinidad y sodicidad se relaciona con propiedades del suelo que afectan la productividad de los cultivos. La Cond. Eléctrica (CE) se utiliza como indicador de salinidad y el Porcentaje de Na Intercambiable (PSI) como indicador de sodicidad. Estos se relacionan además con textura, capacidad de intercambio catiónico (CIC) drenaje, materia orgánica, y características del subsuelo.
  • pH
    El pH de un suelo indica el nivel de acidez o alcalinidad del mismo. Además, esto está asociado a la disponibilidad de nutrientes para los cultivos.
  • Gestión agronómica del fósforo (P)
    El fósforo (P) es uno de los nutrientes que afectan en mayor medida la producción de los cultivos agrícolas y pasturas.
  • Gestión agronómica del azufre (S)
    El azufre (S) es un nutriente de creciente importancia en los sistemas de producción agropecuaria argentinos.
  • Dinámica del carbono
    La materia orgánica es el producto de las transformaciones parciales o totales de los restos orgánicos aportados por distintas vías: residuos vegetales, animales y de la biomasa microbiana; hasta llegar a la síntesis de sustancias orgánicas complejas (en las cuales ya no quedan vestigios visibles de los tejidos o células originales), conocidas éstas como humus. El indicador es el cambio en el nivel de C, con muestras apareadas a dos profundidades (0-5 y 0-20 cm), para determinar la dinámica y el origen del aporte de C (rastrojos o raíces).

Para mayor detalle descargue el Manual de BPAs e Indicadores de Gestión. Permiten evaluar la gestión productiva con respaldo científico y observar cambios recientes en el manejo así como su impacto en el sistema. Son una herramienta para integrar propiedades del suelo e interpretar procesos complejos. 

Indicadores Físicos

  • Textura
    Es una expresión que sintetiza las características del suelo en función del tamaño de las partículas. Si bien el manejo no puede alterar este parámetro edáfico, el mismo definirá en gran medida el comportamiento funcional del suelo. 
  • Densidad de suelo: real y aparente
    La densidad real incluye la fase sólida del suelo. La aparente, incluye el volumen que ocupan dichas partículas, más el volumen de ocupado por aire. No sólo constituye un indicador para evaluar el efecto del manejo, sino que es necesario para referir los datos de los análisis de laboratorio a un volumen de suelo en condiciones de campo.
  • Porosidad total (Pt)
    Puede estimarse a partir de la Humedad de Saturación o calcularse a partir de la Dap. 
  • Porosidad de aireación (Pa)
    La capacidad de almacenaje o capacidad de campo se relaciona con la microporosidad o porosidad textural, mientras que la capacidad de aireación de un suelo está relacionada con la macroporosidad o porosidad estructural. Valores de Pa inferiores al 10% pueden estar ligados a problemas de infiltración reducida, escasa aireación para la actividad biológica del suelo (raíces) y problemas de desnitrificación, entre otros.
  • Infiltración
    Se relaciona con la entrada del agua al perfil del suelo a través de la superficie del mismo. Este proceso es controlado por muchos factores, entre los cuales uno de los más importantes, es la estructura de la superficie y su macroporosidad.
  • Cobertura de la superficie del suelo
    Proporciona beneficios significativos para controlar la erosión hídrica y eólica, mejorar el aprovechamiento del agua de lluvia y/o riego por mayor infiltración y menor evaporación y escurrimiento; además de incidir positivamente el reciclado de nutrientes, en la actividad biológica y en la rizósfera del sistema suelo-cultivo.

Indicadores Químicos

  • Salinidad y sodicidad
    La salinidad y sodicidad se relaciona con propiedades del suelo que afectan la productividad de los cultivos. La Cond. Eléctrica (CE) se utiliza como indicador de salinidad y el Porcentaje de Na Intercambiable (PSI) como indicador de sodicidad. Estos se relacionan además con textura, capacidad de intercambio catiónico (CIC) drenaje, materia orgánica, y características del subsuelo.
  • pH
    El pH de un suelo indica el nivel de acidez o alcalinidad del mismo. Además, esto está asociado a la disponibilidad de nutrientes para los cultivos.
  • Gestión agronómica del fósforo (P)
    El fósforo (P) es uno de los nutrientes que afectan en mayor medida la producción de los cultivos agrícolas y pasturas.
  • Gestión agronómica del azufre (S)
    El azufre (S) es un nutriente de creciente importancia en los sistemas de producción agropecuaria argentinos.
  • Dinámica del carbono
    La materia orgánica es el producto de las transformaciones parciales o totales de los restos orgánicos aportados por distintas vías: residuos vegetales, animales y de la biomasa microbiana; hasta llegar a la síntesis de sustancias orgánicas complejas (en las cuales ya no quedan vestigios visibles de los tejidos o células originales), conocidas éstas como humus. El indicador es el cambio en el nivel de C, con muestras apareadas a dos profundidades (0-5 y 0-20 cm), para determinar la dinámica y el origen del aporte de C (rastrojos o raíces).

Para mayor detalle descargue el Manual de BPAs e Indicadores de Gestión