Agricultura al servicio de la ganadería de cría

Gabriel Marzialetti, presidente de la Regional Guaminí-Carhué, destacó los beneficios de desarrollar sistemas mixtos de ganadería de cría.

Marzialetti contó que “dentro de Aapresid se armó una red de maíces tardíos con las regionales del nodo sur y se está  probando distintos híbridos”.

“Quienes hacemos maíces tardíos nos dimos cuenta que no necesitamos fertilizantes para los rindes que estamos obteniendo”, destacó. Este año obtuvieron entre 5 y 8 mil kilos de maíz, lo cual supera las expectativas por las características de la zona.

Actualmente, en la Regional Guaminí-Carhué se está determinando Nan (N-amonio producido en incubación anaeróbica) antes de la siembra de maíz para establecer la cantidad de nitrógeno existente. Se realizó un convenio con el INTA Bordenave e INTA.

Cesareo Naredo para ver cómo están funcionando y ajustar la tecnología implementada.
Marzialetti es productor agropecuario en Tornquist donde aplica sistema mixto agrícola–ganadero, un esquema que lleva adelante un planteo de cría que trabaja hermanado con una serie de cultivos que lo abastecen.

En esta línea, señaló que al trabajar en venta de cría, la agricultura es pensada al servicio de la ganadería por lo que la siembra de maíz, trigo, centeno y cebada está pensada con un doble propósito. “Con respecto a la cebada se comercializa en maltería, y si no, se utiliza como forrajera o para darle de comer a los terneros”, explicó.

El maíz también es aprovechado ya que al ser un campo mixto los rastrojos se pastorean al igual que si el rinde es bajo.  “De por sí el maíz al tener pocas hojas no te deja un gran volumen y si no lo aprovechamos con los animales, esa chala se vuela y queda en el alambrado. Entonces, los años de exuberante hoja lo perdés, así que la parte de cobertura la tratamos de buscar con los reglajes naturales”.



Detalles de agricultura

En Tornquist, con la agricultura de maíz se trabaja hace tiempo en la densidad, es decir, en la cantidad de plantas a sembrar por hectárea. Como prueba se aplicaron tres densidades de siembra diferentes. En lotes que van de 30 a 40 cm utilizaron entre 15 y 10 mil plantas, donde hay poco suelo se usa una planta por metro, en la media lona siembran de 22 a 25 mil plantas y en bajos profundos entre 25 y 35 mil plantas.
El productor agropecuario explicó que no utilizan fertilización nitrogenada en maíz porque están transitando el camino a los servicios de cultivo. “Hacemos centeno y avena con vicia. El centeno es nuestro caballito de batalla porque funciona como cultivo de cobertura se pastorea y genera rollo”, dijo.

Detalles de cría

Marzialetti expuso el proceso en la cría y reventa del ternero. Hizo hincapié en la importancia de darle grano a la vaca cuando el ternero está al pie de la misma para que de esa manera no sólo coma la vaca sino que además el ternero aprenda a comer grano para pasarlo al corral.

En relación al mercado en sí, expresó que busca producir un ternero mediano que sirva tanto para el mercado interno como para el externo. “Hay que tratar de tener precios acomodados para el mercado interno pero tratar de exportar lo más posible. Estuvimos muchos años alejados del mercado de exportación y ahora cuesta ingresar. Los argentinos hoy somos poco creíbles, producto de las malas políticas que hemos tomado en los últimos años”.

Desterrando mitos

Con respecto a la supuesta incompatibilidad de implementar siembra directa junto a ganadería Marzialetti aclara que es un mito el pisoteo de la hacienda en lotes de siembra directa. “Lo que te pisa una vaca es lo que te rompe una cuchilla turbo. Una cosa es el sistema siembra directa y otra cosa es sembrar directamente”, explicó.  
“Con los cultivos de servicio mientras más raíces tenemos en el suelo más colchón hace para que la pezuña del animal no apriete. Un cultivo de cobertura te ayuda a eso, al tener raíces vivas en el suelo,  el pisado del animal no te genera roturas”, detalló.

A modo de cierre, el productor agropecuario señaló que dentro de la Regional siempre se está pensando a futuro y lo importante es tener “timing” para ir adaptándose. “La clave está en intercambiar con los colegas todo lo bueno y lo malo de cada experiencia, porque esa es la base del crecimiento, del conocimiento en red. En la medida en que cada uno comente sus errores va a evitar que otro colega cometa el mismo error”, destacó.   

Fuente: Agrolíderes, Revista Chacra.

Etiquetas:, , , , , , ,