ASC en la Feria de Alimentos más importante del mundo

La empresa agroindustrial Cono SA participó de la Feria ANUGA en Alemania y llevó bajo el brazo su sello ASC de Aapresid.  

ANUGA es la feria internacional que reúne cada dos años a los actores del sector alimentario y es el escenario de negocios más importante del rubro. La última edición tuvo lugar en Colonia, Alemania entre el  5 y el 9 de Octubre y contó con más de 6.000 empresas expositoras de más de 90 países y fue visitada por más de 150.000 profesionales.

Cono SA, empresa agroindustrial certificada con ASC (Agricultura Sustentable Certificada) de Aapresid, fue uno de los participantes. Enfocada en la producción de alimentos saludables y sustentables, siembra cerca de 30 mil hectáreas anuales y tiene intervención en toda la cadena de suministro, desde la producción hasta la exportación. Además de las principales commodities, la firma cordobesa lidera el cultivo y exportación de especialidades de alta calidad como garbanzo, porotos y semillas de chía.

Para toda su gama de productos la firma cuenta con certificaciones de calidad internacionales como Kosher para el mercado israelí, FDA para el norteamericano, BRC Food Safety y certificaciones orgánicas para EEUU y UE. Desde febrero de 2019, Cono incorporó al abanico la certificación ASC para sus campos propios (más de 10.000 has). En dialogo con Aapresid, Pablo Campo del área comercial explicó que mientras la mayoría de los sellos se enfocan en los procesos industriales, ASC permitió sumar la producción primaria a un modelo basado en la calidad y la sustentabilidad.

En línea con una visión orientada a la producción de alimentos saludables y sustentables, Cono SA eligió ASC para asegurar el manejo responsable de la producción.Los mercados del mundo, en especial el europeo, exigen cada vez más sobre aspectos de sustentabilidad. Quieren saber cómo se produjo el alimento que consumen. Si bien esto puede prejuzgarse como una dificultad, nos obligó a introducirnos en un espiral de mejora que hoy nos parece fundamental. Controlar los procesos, mejorar la calidad de los productos es para Cono una necesidad”.

Pero además de los beneficios internos, ASC permite mostrarse como un actor que se preocupa por controlar los impactos de su producción. El sello de calidad ASC se basa en la misma metodología que el resto de las normas reconocidas internacionalmente y permite hablar en el mismo idioma con los compradores.

“Hoy ASC no se traduce en un plus directo en el precio de los productos, pero si nos abre puertas permitiendo anticiparnos y posicionarnos. En el caso de las commodities existen algunas alternativas en el mercado como la soja EPA y CRS, donde los exportadores certifican los establecimientos productivos. ASC no sólo exige los requisitos que certifican los exportadores, sino también que es mucho más completa, y por eso nos interesa impulsar su reconocimiento internacional”.

En el caso de las especialidades, el objetivo es más estratégico: “ANUGA reúne vendedores y compradores de legumbres de todo el mundo. Las legumbres solo operan en mercado físico de mercadería, no existiendo alternativas financieras. El contacto con el cliente es directo y la llegada al consumidor mucho más próxima. La capacidad de asegurar un control a lo largo de toda la cadena de suministro para nosotros es un valor agregado. ACS nos permite responder también preguntas de los clientes acerca de cómo se produjo y cuál es el origen de la materia prima”.

En cuanto a la articulación entre distintos estándares, Campo asegura que esto no fue un problema: “si bien cada uno tiene sus propios requisitos lo que implica un desafío, todos hablan un mismo lenguaje”. Sin embargo, Campos advirtió que la clave en este aspecto es la convicción de los directivos: “una visión estratégica clara asegura contar con los recursos y el tiempo necesarios para adaptar la infraestructura, logística y cuestiones operativas”.