ASC suma otro certificado

En enero las firmas socias San Juan de Totoral S. A. y Nuevo Centenario S. A. certificaron ASC.

En enero pasado, las firmas socias San Juan de Totoral S. A. y Nuevo Centenario S. A. certificaron bajo ASC uno de sus establecimientos. El grupo empresario nacido en 1909 como empresa familiar hoy produce granos y oleaginosas en Córdoba y Santiago del Estero.

Tras el acercamiento del Gte de producción del grupo Ing. Agr. Ignacio Lo Celso, la dirección asumió el compromiso de embarcarse en el proceso de implementación. “El principal estímulo fue organizacional, nuestra empresa venía dándole vueltas a diversas cuestiones – legales, de higiene y seguridad, calidad, etc. – y la posibilidad de contar con un sistema de gestión de calidad (SGC) específico para la agricultura nos permitió dar un tratamiento y seguimiento integral de la empresa. El objetivo fue formalizar un proceso de mejora continua en todos los niveles y actividades de nuestra organización”.

En este sentido, el presidente de Nuevo Centenario S. A Gastón Bottaro, asegura que la mejora continua fue siempre una preocupación central, y la incorporación de ASC una evolución natural en esa línea: “el corazón de nuestro negocio es la producción, y por eso elegimos trabajar con profesionales de nivel, promoviendo su continua capacitación. También invertimos en las últimas tecnologías para forzar el avance de nuestra frontera productiva”.

Durante mucho tiempo el grupo trabajó con la metodología 5S para la gestión de calidad. “Sin embargo, sentíamos que el programa había llegado a una meseta y que necesitábamos una herramienta más integral y completa que nos ayude a seguir mejorando, pero que a su vez sirviera como alarma de posibles fallas e ineficiencias. El SGC de ASC encajaba perfecto. No obstante, tenemos plena consciencia que somos los únicos responsables en sostener el logro que hoy celebramos, y aquí creemos radica el gran desafío, quizás más aún que aquel que afrontamos cuando iniciamos el proceso “, asegura Bottaro.

En línea con lo anterior, presidente de San Juan de Totoral S. A. Juan Maria Bottaro, agrega que “si bien sabíamos que ASC podía traer beneficios económicos y amortiguar presiones sociales que empiezan a emerger, esto no fue lo que nos motivó a certificar, sino la posibilidad de detectar oportunidades de mejora y confirmar que continuamos en el camino de una producción que es económica, ambiental y socialmente sustentable”.

Para Lo Celso, el delineado de mapas de procesos y su descripción detallada junto a cada involucrado fue una experiencia muy rica: “no sólo nos permitió perfeccionar y sumar eficiencia en los procesos, sino también trabajar junto a cada integrante de la firma en un horizonte común, generando instancias conjuntas, algo que tiene un valor menos tangible, pero según nuestra creencia, de gran impacto”.

Lo Celso agrega que el principal beneficio de haber recorrido este proceso de certificación fue el involucramiento de toda la organización tras un proyecto y objetivo común. También fue clave para el mayor control de variables críticas y la toma de conciencia sobre alarmas que no estaban encendidas.