Avances en la Chacra Bandera demandó cambios significativos en sus objetivos

La Chacra Bandera (SE Santiago del Estero),  nace en 2013 a partir de que sus miembros fundadores se plantearon una serie de problemáticas e interrogantes que amenazaban la rentabilidad económica- productiva de sus sistemas agropecuarios. El foco central estaba puesto en el control de malezas resistentes y/o tolerantes.

A la fecha, entrando en el tercer año de la segunda etapa del proyecto (proyecto a 3 años), fueron muchos los avances obtenidos por la Chacra, entre ellos, se logró avanzar en el conocimiento de la biología de las malezas que previamente se determinaron como objetivos en los ambientes de la Chacra Bandera, y en la evaluación de estrategias químicas, mecánicas y culturales para su control.

En esta segunda etapa, si bien el enfoque continúa en el “control de malezas”, su estudio se basa en primer lugar, en la comprensión de la interacción de factores y prácticas de manejo antecesoras, las que repercuten directamente sobre la presencia o ausencia de una determinada maleza bajo un enfoque holístico del sistema de producción. Y en segundo lugar, se pretende poner énfasis en el análisis minucioso de la implementación de determinadas prácticas de manejo, ya sean químicas, culturales y/o mecánicas.

La finalidad de La Chacra Bandera migró desde sus comienzos y ya no pretende solo el control de las malezas, sino que con un objetivo más amplio, pretende “Contribuir al desarrollo de prácticas de manejo de malezas adaptadas a los ambientes locales, las cuales, aplicadas en forma racional, integrada y criteriosa tienen como finalidad última promover la estabilidad y sustentabilidad de los sistemas productivos”.