Ya son 11 los departamentos declarados en emergencia agropecuaria y las consecuencias de la falta de agua empiezan a sentirse más allá del área comprendida por la medida.

Avanza la sequía en La Pampa

El área declarada en emergencia agropecuaria por sequía cubre seis millones de hectáreas en La Pampa. Los productores – en su mayoría ganaderos – alcanzados por la medida lanzada desde el Gobierno provincial podrán exigir la prórroga en el impuesto inmobiliario y acceder a líneas de créditos blandos.  

Sin embargo, las consecuencias de la seca empiezan a hacerse sentir más allá de las fronteras del área en emergencia. Por ejemplo, en el departamento Chapaleufú ya hay 75 mm de déficit hídrico y los productores ganaderos empiezan a sufrir la falta de pasto.

En entrevista con Aapresid, el asesor Gabriel Garnero adelantó que esta situación ya está afectando la toma de decisiones de cara a la campaña 2019/20, con muchos productores que optan por retrasar fechas de siembra y cambiar maíces tempranos por tardíos, lo cual impactará sobre los rindes esperables.

Los controles químicos erráticos y el retraso de aplicaciones con doble golpe – práctica que se viene generalizando en la zona, sobre todo para rama negra –  es otra de las consecuencias de la seca que sin dudas afectará la planificación y postergará decisiones clave. Así, la siembra de la soja probablemente se retrase más allá de las fechas habituales (que rondan el 20/10), impactando también sobre la producción.

La falta de agua también afectó la producción de materia seca, capacidad de rebrote y calidad forrajera de los verdeos de invierno. Los productores mixtos están prolongando los períodos de pastoreo, lo que también retrasará la recarga del perfil y la siembra de cultivos posteriores. 

Sobre trigo los impactos ya son una realidad. La falta de lluvias en los primeros 15 días de octubre produjo acortamientos en los ciclos y adelantamientos del estado reproductivo. Así, se estima que los rindes rondaran los 2.000 kg/ha, muy por debajo de los 5.000 kg/ha esperados. El cereal ya consumió la humedad de reserva disponible hasta los 60-70 cm por lo que, de no haber recarga en el corto plazo, peligra la producción de los cultivos de segunda.

Si bien ciertas zonas del norte de la provincia, como Chapaleufú y Realicó, gozan todavía de la influencia de las napas (recargadas tras las inundaciones de 2017 y 2018), la ocurrencia de lluvias en el próximo mes será determinante para evitar que nuevas zonas entren en emergencia.

Previsiones y recomendaciones

Según el pronóstico emitido por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) la sequía se profundizará y las perspectivas de lluvia para último trimestre del año son pobres. Los niveles de precipitación para la zona serán normales o inferiores a los normales, mientras que las temperaturas serán, en promedio, superiores a las normales.

Imagen: Pronostico trimestral precipitaciones y temperatura (Fuente: Servicio Meteorológico Nacional, SMN).

 

Asimismo, el SMN emitió algunas recomendaciones para el manejo. En primer lugar, la fertilización de los cultivos de invierno fue una decisión determinante para lograr una mayor eficiencia en el uso del agua y tolerar la falta de lluvias.    

En planteos ganaderos, el cuidado de la vaca de cría es fundamental. Para ello conviene el destete anticipado de manera de reducir requerimientos energéticos y lograr buenos resultados en el servicio.  

Etiquetas:,