Blockchain: un campo de posibilidades

Santiago Nocelli Pac, gerente de Prospectiva Aapresid, adelanta uno de los ejes que se abordarán en el XXVII Congreso Aapresid y 1er Congreso Nacional Agtech.

Ecosistemas Tecnológicos al servicio de la producción

Los economistas han pasado años investigando el comportamiento humano preguntándose cómo tomamos decisiones, intercambiamos valor y  cómo actuamos individualmente y en grupos.

Para ello han estudiado instituciones que facilitan el comercio como, por ejemplo, los sistemas regulatorios, corporaciones y marketplaces. Pero hay una institución tecnológica que cambiará para siempre la manera en la que intercambiamos valor y es el llamado BLOCKCHAIN.  

Hay que recordar que mientras el Blockchain es algo relativamente nuevo es, también, la continuación de la historia de la humanidad: como seres humanos buscamos formas de disminuir la incertidumbre entre unos y otros, lo que nos permite intercambiar valor.

Una de las personas en explorar el rol de las instituciones, como una herramienta en la economía para disminuir las incertidumbres de unos para otros y ser capaces de comercializar, fue el Nobel de Economía Douglas North.

Douglas falleció a fines de 2015 y fue quien introdujo “La nueva Economía Institucional”. Lo que se refería a “instituciones” eran reglas formales de juego, como una constitución o limitaciones como sobornos. Estas instituciones son como la grasa que permite que los engranajes económicos funcionen.

Si retrocedemos en la historia,  cuando éramos una economía basada en recolección y caza solamente comerciábamos dentro de nuestra aldea. Teníamos ciertas obligaciones implícitas pero operábamos mediante la violencia.  

En la medida en que nuestras sociedades crecieron, se fueron complejizando, nuestras rutas comerciales se fueron expandiendo y construimos instituciones más formales como Bancos para moneda, gobiernos, corporaciones.

Estas instituciones nos ayudaron a comercializar en la medida en que la complejidad del sistema y la falta de certezas fueron creciendo y nuestro control personal disminuyendo.

Eventualmente, con la llegada de INTERNET pusimos estas mismas cosas online. Creamos plataformas para marketplaces: Amazon, Ebay, Alibaba, las cuales no son más que instituciones más rápidas que actúan como intermediarios para facilitar la actividad económica.

Tal como Douglas North lo visualizó, las instituciones son una herramienta para disminuir incertidumbre; para que nos podamos conectar e intercambiar todo tipo de valores en la sociedad.

Muchos piensan que hoy estamos entrando en una evolución aún más profunda por la forma en cómo interactuamos y comercializamos porque, por primera vez, podemos disminuir incertidumbre no solo mediante instituciones políticas y económicas (bancos, empresas,  Estado) sino que podemos hacerlo solo con tecnología. Entonces, ¿qué es el Blockchain?

Es una base de datos descentralizada que almacena un registro de bienes y transacciones a través de una red de igual a igual. Es básicamente un registro público de quien es dueño de qué y quien transaccionó que.

Las transacciones están aseguradas mediante criptografía y, en el tiempo, ese historial de transacciones queda bloqueado en grupos de datos que luego son criptográficamente linkeados y asegurados.  Esto genera un registro inquebrantable e imborrable de todas las transacciones en esta red.  A su vez, este registro es replicado en cada computadora que usa esa red.

No es una app ni una empresa, es algo cercano a un documento de Word en Google Drive, ya que podemos ver todo lo que sucedió ahí, lo que está siendo constantemente modificado y actualizado. También, en estos podemos buscar los cambios en el tiempo. En el caso de Blockchain, se puede pensar como una plataforma que guarda muchos tipos de activos. Almacena la historia de custodia, propiedad y ubicación para bienes, como la moneda digital del BitCoin, bienes digitales como un título de propiedad de un IP,  un certificado, un contrato, objetos materiales, hasta incluso, información de identificación personal.

Hay, por supuesto, otros detalles técnicos del Blockchain, pero básicamente así es como funciona. Es un registro público que almacena transacciones en una red y es replicado y muy difícil de corromper.

Esto nos trae al punto de cómo el Blockchain disminuye incertidumbre y nos permite pensar en un sistema económico diferente. La Incertidumbre es un tema clave en la economía por ello es necesario repasar tres formas de incertidumbre que experimentamos día a día:

  1. No saber con quién se está negociando

Imaginen que quiero comprar una computadora usada en Mercado Libre. Lo primero que voy a querer saber es a quién se la estoy comprando. ¿Es un tipo bien rankeado o un perfil totalmente sin información? Las reseñas o puntuaciones son algunos instrumentos que hoy usamos y mostramos como garantía para disminuir la incertidumbre de con quién estamos haciendo un negocio. El problema de esto es que es muy fragmentado, piensen en cuántos perfiles hoy ustedes tienen. Para esto, Blockchain permite crear una plataforma global y abierta  donde guardar cualquier garantía, de cualquier individuo y de cualquier origen. Esto nos permite crear una identidad  controlada de usuario móvil. Es más que un perfil, vos podes mostrar de manera selectiva tus atributos personales que va a facilitar X comercio o interacción. Por ejemplo: un DNI o que sos mayor de edad, mediante la muestra de las pruebas criptográficas que estos atributos existen y son verificables. El hecho de tener estas identidades portátiles significa que podemos vincularnos y hacer negocios de una manera completamente nueva.  Es así como Blockchain contribuye a disminuir la incertidumbre de con quién lidiamos.

  1. No tener transparencia en nuestras interacciones

Digamos que compré la computadora usada y quiero cierta transparencia de que el producto que me llega es por el que pagué y algún registro de cómo llega a mí. Esto es válido no solo para tecnología sino para cualquier producto que no queramos que esté adulterado, como un vino de alta gama, un medicamento, entre otros.  

El problema de muchas empresas que producen bienes más complejos, como computadoras o teléfonos, es que están manejando toda una cantidad de vendedores en cadena de abastecimiento horizontal y muchos de ellos no tiene estructuras similares por lo que se complejiza trackear la evolución de un producto etapa a etapa.  

Usando el Blockchain podemos crear un “realidad compartida” entre entidades sin una confianza desarrollada. Con esto quiero decir que no es necesario que todos los nodos en la red se conozcan el uno al otro, ni confiar el uno en el otro, porque cada uno de ellos tiene la habilidad de monitorear y validar la cadena.

Pensemos de nuevo en el documento en Google Drive. Si bien hay muchos escritores y visualizadores, todos tenemos acceso a ver quien hizo que cambio. Entonces, podemos crear una base de datos descentralizada donde todos los eslabones de la cadena pueden interactuar usando la misma base de datos sin necesitar confiar entre unos y otros.

Desde el lado de los consumidores, estos pueden tener más transparencia al ver como X producto se mueve en la cadena y acceder a su certificado digital lo cual es completamente nuevo en  términos de visibilidad.

Ya vimos como el Blockchain disminuye la incertidumbre entre quienes interactúan y como agrega transparencia en cadenas largas y complejas. Ahora falta la tercera incertidumbre.

  1. Rechazo  

¿Qué pasa si no me envían la notebook? ¿Puedo recuperar mi dinero? Blockchain nos permite mediante un código escrito generar contratos vinculantes y asegurar que esos contratos se van a  ejecutar sin necesidad de una tercera parte. En el caso de la notebook, yo puedo liberar los fondos una vez que la reciba y compruebe que está todo OK. Esto implica que muchas de las acciones entre individuos se vuelven colaterales y automatizadas.

Lo que mantiene a esta tecnología viable y necesaria, es lo que tuvo en su esencia la nueva economía institucional de Douglas North: nuestra desconfianza mutua. Por lo tanto, en lugar de que nuestra falta de confianza nos detenga y necesitemos de más instituciones para funcionar a medida que el mercado gana más complejidad, podemos estructurar esa incertidumbre colectiva y usarla para colaborar e intercambiar más, más rápido y de una manera más abierta.

No hay que creer que el Blockchain es la solución a todo. La realidad es que recién está comenzando a funcionar y vamos a necesitar realizar experimentos, aplicaciones y ver casos fallidos para entender el alcance y las limitaciones. Pero hay miles de instituciones financieras, empresas tecnológicas, startups y universidades trabajando en ello porque no se trata solamente de una evolución económica sino, también, de una innovación en el área tecnológica.

El Blockchain nos da una herramienta de registro del intercambio entre los seres humanos: de moneda digital como el Bitcoin y de bienes físicos y digitales e incluso información de una manera completamente diferente. Es como una nueva institución que tiene mucho de los valores y fortalezas de las instituciones pre-existentes en la sociedad, es una manera descentralizada que convierte nuestras incertidumbres en certidumbres.  Por todo lo expuesto, creo que deberíamos empezar a prepararnos para esto.

En Aapresid hoy estamos desarrollando nuestro market place para AgTechs, una web donde encontrar apps, softwares, servicios de sensores remotos, satélites y datos climáticos; también nanotecnología, biotecnología, inteligencia artificial y blockchain; esta plataforma permitirá organizar y simplificar el acceso de estas tecnologías a todo el sector agro; como asociación de productores decidimos tomar este rol protagónico en la Argentina, mediante este proyecto que funcionará como un Amazon del agro.