RED DE INNOVADORES

Brechas de productividad ganadera: más y mejor conocimiento para incrementar la oferta

Se propone el desarrollo de una metodología para estimar las brechas de rendimiento en productividad ganadera entre los principales países productores de carne vacuna.

 

Autores: Menchón1, P.A.; Monzón1y2, P.; y Agostini1, M.A.

1 Facultad de Ciencias Agrarias. Universidad Nacional de Mar del Plata. Unidad Integrada Balcarce.

2 CONICET- Facultad de Ciencias Agrarias. Universidad Nacional de Mar del Plata. Unidad Integrada Balcarce.

 

Palabras Claves: Indicadores productivos; Brechas; Productividad agrícola y ganadera.

 

Los aumentos en la demanda de productos pecuarios, impulsados por el crecimiento de la población, el aumento en los ingresos y la urbanización, continuarán durante las próximas tres décadas (Thornton, 2010). Una de las estrategias más importantes para contribuir con la seguridad alimentaria global, será incrementar la producción de carne con los recursos existentes. Este incremento puede lograrse mediante una mejora en la producción potencial o a través de reducciones en las brechas de rendimiento (Fischer et al., 2014).

La brecha de rendimiento hace referencia a la diferencia entre dos niveles de rendimiento que pueden ser definidos en función del objetivo de análisis. A pesar de que en los últimos años se han desarrollo metodologías para el análisis de la brecha de rendimiento para los principales cultivos agrícolas (van Ittersum, 2013), no se desarrolló una metodología para cuantificar las brechas de productividad ganadera como paso inicial para poder identificar las causas de las mismas (Dobermann et al., 2013).

El objetivo de este trabajo es: 1) analizar el cambio de algunos indicadores productivos en agricultura y ganadería bovina en los principales países productores de carne vacuna; y 2) desarrollar una metodología para estimar las brechas de rendimiento en productividad ganadera entre los mencionados países.


Cambios en indicadores productivos en agricultura y ganadería

Para el análisis del cambio de indicadores productivos en agricultura y ganadería, se utilizaron dos periodos de tiempo: BASE (1961 a 1965) y ACTUAL (2012 a 2016). Se seleccionaron los países que explicaron el 60% de la producción de carne bovina en 2016 y que poseían información en ambos periodos de tiempo. Los datos utilizados fueron obtenidos de la base de datos de FAO (www.fao.org/faostat/es/). La producción total de granos (tn), se estimó como el producto de la superficie agrícola (ha) y la productividad agrícola (tn.ha¹) para los cultivos de maíz, trigo, soja y cebada. Por otro lado, se calculó la producción de carne vacuna (tn) como el producto de las existencias (cab) y la productividad vacuna (kg.cab-1 = tasa de extracción*peso de res). La tasa de extracción (TE) es la proporción de animales faenados con respecto a las existencias bovinas y el peso de res como el peso de carcasa (PR, kg/cab).

También se analizó la proporción de superficie destinada a praderas y pastizales (PP) con el periodo ACTUAL entre los años 2011 a 2015. Se calculó para cada uno de los indicadores el cambio como: CAMBIO (%) = (ACTUAL-BASE)/BASE*100

 

Brechas de rendimiento en ganadería

Para el análisis de brechas de rendimiento, se seleccionaron los países que explicaron el 57% de la producción de carne bovina en 2016 (FAOSTAT). Para cada país, se calculó el promedio, entre 2007 y 2016, de la TE y PR. Se obtuvo la productividad real (PCr; kg Carne.cab-1) como el producto entre TE y PR para cada país; y la productividad potencial (PCp) se estimó con los valores máximos de TE (TEm) y PR (PRm) del grupo de países. La relación PCr/PCp para cada país se consideró como un indicador de la proporción de la productividad potencial de carne que es alcanzada. La brecha de rendimiento se calculó como 1-PCr/PCp. Para establecer qué proporción de la brecha se debe a la TE y PR se utilizó la fórmula (1-PCr/PCp)*[(TEm-TE)/((TEm-TE)+(PRm-PR))] y (1-PCr/PCp)*[(PRm-PR)/((TEm-TE)+(PRm-PR))] para TE y para PR, respectivamente.

 

Resultados

En el año 2016, 17 países explicaron el 59,4% de la producción mundial de carne. Se destacan Estados Unidos (17,4%), Brasil (14,1%), Argentina (4%) y Australia (3,6%). El resto de los países (México, Francia, Alemania, Canadá, Sudáfrica, Turquía, Pakistán, Reino Unido, India, Colombia, Italia, Nueva Zelandia y España), explicaron menos del 2% cada uno.

La producción total de granos analizados (maíz, trigo, soja y cebada) en Argentina aumentó un 682,0% entre los períodos analizados y es el segundo país en liderar este cambio, después de Brasil (Figura 1). Sin embargo, la producción de carne no siguió la misma tendencia y aumentó sólo un 20,8% en Argentina, ubicándose en el grupo de los países que menos ha aumentado junto a Italia, Francia, Reino Unido y Alemania.

Figura 1. Cambio en la producción de granos y carne vacuna entre el periodo BASE y ACTUAL. Cada punto representa un país.

 

Para interpretar los cambios en las producciones entre países, se analizaron las variables que explican la producción. Argentina, y también Brasil, lidera el aumento de la superficie destinada a los cultivos (263,1%), pero pertenece al grupo de países que menos ha variado en existencias bovinas (19,6%, Figura 2). El cambio en la magnitud de la actividad agrícola (hectáreas) aumentó proporcionalmente más con respecto a la ganadería (existencias). Cuando se analiza la productividad, se observa también un aumento más que proporcional en la productividad agrícola con respecto a la productividad ganadera (115,5 vs 0,4%, respectivamente, Figura 3). Solo cuatro países muestran un incremento en PP (Brasil con 52%, Turquía con 30%, Colombia con 10,3% y México con 4,5 %). Argentina, junto a Estados Unidos y Sudáfrica, son los países con menor reducción de PP: -5,1%, 3,8% y 3,2%, respectivamente (Tabla 1).

Figura 2. Cambio en el área agrícola en función del cambio de las existencias de bovinos entre el periodo BASE y ACTUAL. Cada punto representa un país.

 

Figura 3. Cambio en la productividad agrícola en función del cambio en la productividad ganadera entre el periodo BASE y ACTUAL. Cada punto representa un país.

 

 

Tabla 1. Porcentaje de cambio en la superficie destinada a pastizales y praderas, existencias y densidad bovina para los principales países productores de carne vacuna. (Años 1961-1965 vs. 2011-2015).

 

En la Figura 4 se muestra la proporción del rendimiento potencial (PCr/PCp) que es alcanzado por cada país (■). Los países con mayor productividad alcanzada respecto al potencial, son Italia (0,80) y Estados Unidos (0,65). Dichos países tienen valores máximos o cercanos a los mismos para una de las variables analizadas, TE para Italia (debido a la importación de animales para engorde) y PR para Estados Unidos (debido al biotipo animal). En el otro extremo, el país con menor productividad alcanzada respecto al potencial es India (0,03), a pesar de ser el principal país exportador de carne vacuna de búfalos de agua. La dimensión de la brecha de rendimiento que es explicada por la TE (■) y la PR (□) se muestra en la Figura 4.

En los países con valores de brecha superiores a 0,7 (México, Argentina, Turquía, Brasil, Colombia, Pakistán e India), la baja productividad estaría explicada por bajas TE. En los países con valores intermedios, entre 0,5 y 0,7, hay mayor diversidad de situaciones: bajos PR explican en mayor medida la brecha en productividad en Rusia, Uzbekistán y Nueva Zelandia; y por otro lado, bajas TE explican las brechas en productividad en Canadá, Alemania, Reino Unido, Rusia, Francia y Sudáfrica.

Figura 4. Proporción de productividad real con respecto a la productividad potencial (■) por país. Proporción de la brecha de rendimiento que es explicada por la Tasa de Extracción (■) y el peso de res (□).

 Conclusiones

La producción de cultivos de Argentina se incrementó de forma sustancial durante los últimos años. Sin embargo, la producción de carne bovina no mostró cambios para el mismo periodo a pesar de que en Argentina los actores involucrados en la producción agrícola y ganadera serían similares.

La metodología propuesta permitió estimar las brechas de rendimiento en la productividad ganadera y establecer qué proporción de la misma se debe a la tasa de extracción y al peso de res para cada país analizado. Conocer la magnitud de la brecha de rendimiento en carne bovina y cómo la misma es explicada a través de las variables mencionadas, es fundamental para incrementar la oferta futura de carne bovina.

En Argentina, la tasa de extracción surge como el principal indicador a mejorar para disminuir la brecha de rendimiento; esto implicaría aumentar la proporción de animales destinados a faena. La eficiencia de producción de terneros en la cría bovina determina el potencial de animales que se podrán faenar a futuro, sin comprometer las categorías bovinas (vacas y vaquillonas) que sostienen el ciclo de producción ganadero.

Según los datos publicados por la Secretaría de Agroindustria de la Nación Argentina, en el año 2017 la relación entre las existencias de las categorías terneros/ras con respecto a vacas es 60% promedio a nivel país. Los resultados productivos alcanzados con porcentaje de destete superiores al 85% en los sistemas de cría bovina mejorados en campos experimentales (ej. Modelo de Cría Bovina Reserva 6, EEA INTA Balcarce) o de productores agropecuarios que aplican tecnología de procesos e insumos, refieren la posibilidad técnica de incrementar la productividad en sistemas de cría bovina.

 

Bibliografía

Dobermann et al. 2013. Sustainable Development Solutions Network (SDSN), New York.

FAOSTAT (http://www.fao.org/faostat/en/).

Fischer, T., Byerlee, D. y Edmeades, G.O., 2014. Australian Centre for International Agricultural Research, Canberra. 634 p.

Menchón, P. A.; Monzón, J. P. y Agostini, M.A. 2018. Cambios en indicadores productivos de agricultura y ganadería entre los principales países productores de carne. Revista Argentina de Producción Animal VOL 38 SUPL 1: 127 (ISSN 2314-324X, ISSN 0326-0550).

Menchón, P. A.; Monzón, J. P. y Agostini, M.A. 2018. Brechas de productividad ganadera entre los principales países productores de carne. Revista Argentina de Producción Animal VOL 38 SUPL 1: 114 (ISSN 2314-324X, ISSN 0326-0550).

Thornton, P.K. 2010. Livestock production: recent trends, future prospects. Phil. Trans. R. Soc. B. 365, 2853–2867.

Van Ittersum, 2013. Yield gap analysis with local to global relevance—A review. Field Crops Research. 143, 4-17.