Control fungicida: ¿resistencia sí, resistencia no?

Las fallas a campo en el control con fungicida suelen despertar temores por posibles resistencias. Pero antes aventurar diagnósticos conviene descartar otras causas.

La resistencia es el fenómeno por el cual individuos de una población sobreviven a una dosis de plaguicida que anteriormente resultaba letal. Marcelo Carmona y Francisco Sautua de la Cátedra de Fitopatología de la FAUBA, explican que “si bien se trata de un proceso evolutivo, inevitable e inherente a los seres vivos, las buenas prácticas pueden frenar su avance”.

Respecto de otras plagas como malezas e insectos, la resistencia en hongos causantes de enfermedades es más difícil de observar a campo. “Lo primero que suele evidenciarse en el lote es una menor eficiencia de control del fungicida, es decir, una aparente falla”, aseguran los técnicos.

Pero antes de hablar de resistencia, el especialista recomienda descartar otras causas que pueden estar afectando la eficiencia de control y que, afortunadamente, son más manejables.

Una de estas causas es la aplicación de subdosis o dosis divididas. “Es el típico caso donde se aplica una cantidad de gramos de ingrediente activo insuficiente para el adecuado control”, explica Carmona.

Otro de los factores puede ser el uso de moléculas poco eficientes para la enfermedad objetivo. Detrás de esto suele esconderse un desconocimiento de la fungitoxicidad de cada molécula, o la aplicación de fungicidas vencidos.

Las aplicaciones tardías también generan fallas de control que pueden confundirse con resistencia. En este sentido, el especialista pone el foco en el conocimiento y respecto de los umbrales de cada enfermedad, a fin de actuar en el momento adecuado.

Las condiciones y la calidad de aplicación son también cuestiones a considerar: “el uso ineficiente de tecnologías de aplicación puede determinar un numero de gotas/cm2 inferior al recomendado, especialmente en hojas inferiores. Condiciones de elevada temperatura, escasa humedad, viento, etc. aumentan el riesgo de deriva y limitan la llegada al blanco”.

Recién cuando descartadas las causas anteriores podremos considerar la resistencia como la responsable de fallas en el control. Para confirmar este diagnóstico, los especialistas recomiendan “considerar casos confirmados en Argentina y el mundo y tomar muestras de las plantas para enviarlas al laboratorio”. Los investigadores determinarán la resistencia mediante distintas vías: test in vitro, confirmación molecular de la mutación y parcelas experimentales a campo.