Crónica de viaje: Adelia María non-stop a la República Popular de China

La Regional visitó el país asiático y llevó adelante una recorrida por principales puntos de interés relacionados con producción, comercialización y exportación, entre ellos la Embajada Argentina en Beijing.

Integrada por 11 socios que colaboran en conjunto para alquilar un campo que provea los recursos destinados a organizar viajes de capacitación en los que se intercambian experiencias y conocimientos, semanas atrás miembros de la Regional Villa María visitaron la República Popular de China dónde recorrieron diferentes ciudades del país asiático.

La primer parada fue en Beijing, capital de China, allí se coordinó un encuentro con el Profesor Liuam, especialista agrícola. El facultativo habló sobre la agricultura en China y brindó información general sobre la producción de los diferentes cultivos agrícolas y el comercio internacional de China.

De los datos aportados por Liuam, es de destacar que China cuenta con una superficie de 960 millones de hectáreas, de las cuales en solo 120 millones se pueden desarrollar cultivos Agrícolas y son aprovechadas en su totalidad. Esta área cultivada se extiende en la zona Este del país desde el sur hacia el Norte y se pueden dividir en tres áreas importantes:

– La llanura Nor-Este, cuya ciudad principal es Harbin, donde se obtiene una cosecha al año y los principales cultivos son soja, maíz y arroz.

– La llanura Centro-Este, cuya ciudad principal es Beijing, donde se obtiene dos cosechas al año y los principales cultivos son trigo y maíz.

– La llanura Sur-Este, área de la cuenca del Río Yangtze cuya principal ciudad es Shanghai donde se realizan dos cosechas en el año y los principales cultivos son trigo, colza, maíz y arroz.

La mayoría de los agricultores son pobres con ingresos mensuales de 300U$S, donde además de agricultura hacen cría intensiva de unos pocos animales como cerdos o pollos. Según explican, el gobierno está atendiendo esta situación dando a los agricultores trabajo en la industria por una mejor condición de vida que estimula el consumo. Esto le permite al estado desocupar superficies que son otorgadas a agricultores más capacitados ó a productores organizados en forma cooperativas para que puedan tecnificarse, aumentar su producción y mejorar sus ingresos.

A lo largo de la conversación Liuam mostró datos en donde, progresivamente, se va viendo un cambio en las actividades pecuarias. Es así que en la producción de carne de cerdo y aves de corral se observa un crecimiento en las producciones intensivas, con más números de animales por granja. A raíz de ello, el grupo planteó el interrogante al profesor sobre el tema de la fiebre porcina y su disminución de madres. A lo que el especialista agrícola contestó que el número de cabezas se redujo un 20% pero que no lo veía como un problema y que creía que en dos años pueden recuperar ese número. Mientras que la embajada Argentina informó que en relación a este problema las importaciones Chinas de pollo aumentaron 12%, las de carne ovina 28% y las carne bovina 50%.

Liuam destacó que China es autosuficiente en los cereales que produce pero no en cuanto a la producción de soja; en 2018 importó 88 millones de toneladas de poroto de soja.  Su principal proveedor es Brasil con 66 millones de toneladas, luego sigue EE.UU. con 16,6 millones tn, Argentina con 1,4 millones de tn y otros países el saldo restante.

Como siguiente parada en Beijing se visitó la embajada de Argentina. Allí el embajador Diego Guelar recibió al grupo de socios y luego se compartió una interesante charla de Hernán Viola, quien forma parte del equipo de consejería. Hernán manifestó que la embajada está muy predispuesta a facilitar las relaciones bilaterales y que necesitan la participación de empresarios argentinos en China para desarrollar nuevos negocios. El desafío es diversificar el mercado, ya que China está abriendo el mercado a nuevos productos y ha reducido los aranceles de 418 productos agroindustriales de consumo masivo.

La demanda de alimentos de China está creciendo motorizada por el aumento de ingresos monetarios de las personas y la urbanización. Los hábitos de consumo se están viendo modificados en detrimento de los cereales (trigo,arroz) y en favor de las proteínas (carnes,leche). Algunos de los dilemas que se plantean: ¿seguirá aumentando la importación de alimentos para animales o optará por carnes?; ¿avanzará en el desarrollo de eventos transgénicos propios permitiendo su cultivo?

Finalmente se agasajo a los miembros de Aapresid con unos tradicionales choripanes y bifes de chorizo a la parrilla,  “nos hicieron sentir como en nuestra tierra Argentina, en territorio China”, comentaron los asistentes. 

La segunda ciudad que visitada fue Harbin, donde se encuentra un industria de soja Estatal que procesa la producción de 250000ha de soja no OMG. Se observó procesos productivos y su amplia gama de productos, como aceites finos para consumo doméstico enriquecido de nutrientes, vitaminas y aminoácidos, leches de soja saborizadas o con aportes de vitaminas para niños y ancianos, productos cosméticos, etc.

En Harbin se encuentra la zona de mayor producción de soja,  es así que también visitaron la Academia de Ciencia y Tecnología, siendo este un centro de investigación agrícola-ganadero de extensión y capacitación de 1800 egresados por año. Allí se generó un intercambio donde ellos mostraron sus principales actividades en cuanto a la investigación en producción de soja en China y, desde Aapresid, se dio una charla de como es el sistema de siembra directa en Argentina. Con una fuerte atención de los socios, fue la euforia que manifestaron los investigadores al ver la maquinaria de siembra directa y las fotos del cultivo de soja sobre una cobertura de rastrojo de maíz abriéndose numerosas preguntas de ellos y generando un interesante intercambio.

La tercera ciudad visitada fue Shanghai que se ubica al centro-este de China, en donde, según palabras de los locales, cambia la estructura y fisonomía cada tres años. Atravesada por el Río Yangtze, el cual es ramificado y conducido por dicha ciudad utilizado para riego agrícola y como transporte de hidrovía.  Se llevó adelante una recorrida por el puerto marítimo/fluvial más grande del mundo de Shanghai donde se pudo ver el procedimiento de carga y descarga de granos en barcos.

La última ciudad visitada fue Hong Kong, compuesta por una península, una isla y una pequeña área continental. Allí se encuentra uno de los principales puertos marítimos del mundo. Se recorrió la Bolsa de Hong Kong, cuya actividad financiera ocupa el tercer lugar en el mundo.  El interés de China sobre Hong Kong es ser su ventana al mundo, ya que tiene la infraestructura y logística que le permite a China relacionarse comercial y financieramente con todos los países del mundo.