Para evaluar la respuesta a la aplicación de nitrógeno en poblaciones reducidas del cultivo, se realizaron ensayos variando la dosis nitrogenada y alterando su densidad original.

Introducción

Con frecuencias el productor duda de la dosis de fertilización a aplicar cuando la densidad de plantas de sorgo no es la óptima, debido a que las plantas logradas por unidad de área no es la deseada luego de la emergencia, con pérdidas debidas, por ejemplo, a la compactación de la superficie, enfermedades de los plantines, insuficiente humedad a la siembra, etc.
En sorgales con baja densidad de plantas, con «chanchos» o áreas sin plantas, o con amplias áreas salteadas, el productor debe decidir si la dosis de aplicación de nitrógeno debe ajustarse hacia abajo o aumentarse a partir de los análisis de suelo y otros indicadores. Uno de los desafíos con la fertilización de sorgo es estimar un objetivo de producción realista para lotes con poblaciones reducidas de plantas.
El rendimiento deseado es la variable más importante, siendo que para un objetivo de rendimiento de 5000 kg/ha, las recomendaciones varían entre 110 y 120 kg de N/ ha según sea un suelo de textura más liviana o más pesada. Normalmente estos niveles se ajustan según el contenido de materia orgánica del suelo, siendo necesario 20 Kg más de N/Ha para suelos con menos de 2.0% de materia orgánica.
Con el objetivo de evaluar la respuesta al nitrógeno en plantaciones de distinta densidad, se condujeron experimentos con varias dosis de N, raleándose intencionalmente plantas para alterar su población original. En uno de ellos se sembró bien denso (300 mil semillas/ha) y luego se raleó proporcionalmente para lograr una alta y una baja población de 210 y 70 mil pl/ha; aplicándose cuatro niveles de N (50, 100, 150 y 200 Kg N/Ha) cuando el sorgo tenía 10 cm de altura, más un testigo sin N. 
En otro experimento se procuró una población desuniforme; cada 90, 180 y 270 cm se sacaron las plantas una dos y tres veces en un largo de 15 m de línea. A cada tratamiento de raleo se le aplicaron 45, 90 y 135 kg N/ha. Estos experimentos se llevaron a cabo 2 años en 2 sitios con suelos de texturas diferentes.

Resultados de los experimentos

El sorgo demostró una gran capacidad de compensar rendimiento por plantas perdidas produciendo espigas más grandes. No hubo interacciones significativas entre densidades de plantación y dosis de nitrógeno en experimentos raleados uniformemente. Aunque el raleo de plantas en los líneas reduce los rendimientos, la respuesta del rendimiento al N en parcelas con altas y bajas poblaciones fue similar. La dosis máxima económica fue muy parecida en ambas poblaciones.
Bajo condiciones reales de campo, los planteos desuniformes en siembras de sorgo se deben más que nada a largos espacios en un mismo lineo desprovistos de plantas, seguidos por espaciamientos entre plantas normales en el mismo lineo, antes que a una baja pero uniforme población de plantas.

http://www.fertilizando.com/articulos/images/fertSorgGranDesuImg1.gif

Figura 1. Efecto de raleo intencional uniforme de poblaciones de sorgo y dosis de N en el peso fresco de panojas. Promedio de dos sitios.

 

 

 

 

 

 

 

http://www.fertilizando.com/articulos/images/fertSorgGranDesuImg2.gif

Figura 2. Efecto del N aplicado en poblaciones de alta y baja densidad de sorgo. Promedios de dos años. Suelo limoso.

 

 

 

 

 

 

  
Como se esperaba, se encontró que unos pocos salteos largos en el líneo tenían un efecto más negativo en el rinde del sorgo que salteos cortos pero frecuentes (Tabla 1). El sorgo de las parcelas con saltos de 270 cm no respondió a más que la menor dosis de N. En cambio, el sorgo con salteos de 90 cm rindió y respondió al N casi como el testigo con una población óptima (Figura 3).

Largo del salteo

Salteo total

% área total 
salteada

Rinde sorgo

cm

saltos/ha

%

kg/ha

0

0

0

6711

90

742

6,5

6612

90

1484

13,0

6811

90

2226

19,5

6790

180

742

13,0

6659

180

1484

23,0

6366

180

2226

39,0

5876

270

742

19,5

6411

270

1484

39,0

5792

270

2226

58,5

5333

Tabla 1. Efecto del largo del salteo y del área total salteada en el rinde del sorgo promediando años y dosis de N.

some_text

Figura 3. Efecto de tres salteos cada 90 y 270 cm en parcelas de 15 de largo sobre     el rinde de sorgo y respuesta la N, Promedio de dos años

Conclusiones

Si las dosis de nitrógeno deben reducirse en situación de poblaciones de plantas no deseadas, la proporción de la reducción dependerá si las plantas están uniformemente espaciadas o no. Según los resultados de estos experimentos las plantas compensan rendimiento aumentando el tamaño de las panojas. Por lo tanto, si las plantas de sorgo están uniformemente espaciadas en el lineo, debería usarse una dosis normal de N, equivalente al de una población normal.

En cambio si las plantas no están uniformemente planteadas en el lineo, con grandes saltos o espacios entre plantas, no habrá compensación por ajuste del tamaño de la panoja. En esta situación el productor debería ser más conservador aplicando menos fertilizante nitrogenado, o si el tiempo le permite, intentar una resiembra del lote. 

Fuente:

Gene Stevens; David Dunn – Universidad de Missouri