A través de carpas en las que se analizaron distintos cultivos, la Regional de Villa María realizó una jornada con el foco en brindar herramientas al productor.

El 29 de noviembre, la Regional de Villa María llevó a cabo una UPA en la que se abordaron las principales problemáticas y estrategias de manejo del trigo, la soja y el maíz.

Carpa Trigo

En una recorrida por un ensayo de 36 variedades de trigo de ciclos largos e intermedios, sembrados en micro parcelas los primeros días de junio se discutió sobre las características de cada variedad, perfil sanitario, potencial de rinde, entre otros aspectos.

Las temperaturas y precipitaciones relativamente altas durante el ciclo en la zona, sumado a los genotipos susceptibles a enfermedades que hoy en día se siembran en nuestro país, provocó una campaña con abundante presencia de roya amarilla y anaranjada.

Los controles químicos variaron en eficiencia de acuerdo a los cultivares, aconsejándose el uso de más de un principio activo, a través de mezclas, aumentando la residualidad y evitando, de esta manera, los quiebres de resistencia.

Esta campaña una variedad muy sembrada en la región, que hasta el momento era resistente a la roya, presentó susceptibilidad a la misma, por lo que se aconseja el monitoreo constante y no confiarse en el material.

Carpa Soja

El Ing. Agrónomo, Julián García destacó la importancia de comenzar la sanidad desde la semilla.

En este sentido, García remarcó que a las enfermedades de fin de ciclo los síntomas muchas veces se evidencian al final, pero la planta quizás ya estaba enferma desde la semilla, por lo que se debe replantear en qué momento se realizan los controles.

Los fungicidas modernos tienen una performance de mayor residualidad a la vez que para poder proteger al cultivo es importante aplicarlo sobre cultivo sano, ya que de otra manera, no se logrará su protección.

Carpa Maíz

Aquí, el Ing. Fernando Clemente brindó tips para lograr un silaje de maíz de calidad (especialmente que tenga energía y calidad de fibra), por lo que es importante tener los mismos cuidados que si el cultivo iría a cosecha de granos.

Se busca tener 35-36% de materia seca en el silo, para lograr esto hay que cosechar el hibrido con 38-40% de MS al picado, para que cuando se estabilice llegue a tener el porcentaje deseado.

El almidón de los maíces semi dentados es mucho más digestible que el de los colorados, por lo tanto no se deben sembrar maíces colorados para silo.

En un maíz con destino a silaje, debemos lograr un equilibrio planta/grano, tratando de acumular la mayor cantidad posible de almidón con la planta todavía verde.

Asimismo, aconsejó hacer análisis de silo, para poder conocer la calidad del mismo y así saber a qué categoría de ganado lo voy a destinar.

Una de las carpas contó con la presencia de la Cruz Roja de Villa María que brindó un curso de RCP (Resucitación Cardiopulmonar).