Gobernanza del Agua: una mirada holística del recurso

En el marco del XXV Congreso Aapresid se llevó a cabo el Taller y Simposio sobre Gobernanza del Agua. El eje transversal fue la necesidad de un abordaje estratégico e integral del recurso.

No es una novedad que los problemas de agua existen en nuestro país. Ya sea por déficit o exceso, diferentes regiones padecen las consecuencias de la falta de políticas que regulen el uso eficiente del recurso.

Bajo esta premisa, se llevó a cabo el Taller y Simposio sobre Gobernanza del Agua en el XXV Congreso Aapresid, desarrollado a inicios de agosto en la localidad de Rosario. Coorganizado por Aapresid, la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación y la Embajada de Países Bajos en Argentina, concretó el concepto de inteligencia colaborativa e interacción público – privada.

¿Qué es la Gobernanza del Agua?

“En términos generales, la gobernanza es el proceso mediante el cual se toman decisiones y se garantiza su implementación”, comenzó diciendo Mónica Gabay, Investigadora del Grupo de Ambiente y Política de la Escuela de Política y Gobierno de la Universidad Nacional de San Martín, y especificó: “Entonces, la gobernanza del agua implica la planificación de los recursos hídricos, la puesta en marcha de esos planes y el ordenamiento del uso del territorio”.

De acuerdo a los dichos de la Investigadora, estas tres fases deberían responder necesariamente a una organización interjurisdiccional, debido a que el agua no conoce límites políticos y precisamente allí radica la importancia de la puesta en marcha de alianzas público-privadas: “El estado por sí solo no puede organizar y controlar un fenómeno tan complejo, amplio y transversal como es el agua”.

Aquí es donde todos y cada uno de nosotros, los usuarios del recurso hídrico, adquirimos un rol protagónico que nos obliga a tomar una postura proactiva en el cuidado y gestión del agua. Así lo explicó Diego Heinrich, referente de Aapresid: “Debemos entender que nuestra participación en la problemática del agua trasciende nuestros propios límites. La solución no está puertas adentro; muy por el contrario, requiere del trabajo conjunto y la mirada sistémica”.

Y Mónica Gabay agregó: “Hoy en día, es muy normal ver que cada uno hace lo que considera correcto en su propia cuenca. Pero si cada municipio, cada ciudadano o cada productor hace lo que le parece, el resultado de todo esto es el ‘caos’. En pocas palabras, se necesita un orden que priorice una mirada integral en pos de maximizar la producción con calidad ambiental y manteniendo la calidad de vida que permita el desarrollo humano”.

En estas cosas no se puede improvisar. Somos un pueblo muy creativo pero también muy amante de la improvisación”, continuó Gabay, al momento que destacaba que con una Gobernanza del Agua es muy probable que tanto las sequías que hemos padecido años atrás como las actuales inundaciones, se hubieran sobrellevado de una manera mucho menos dañina para las economías regionales, la producción y las comunidades.

Un taller, infinitas conclusiones pero un solo objetivo

Sabiendo lo que es la Gobernanza del Agua y dónde radica su importancia, se desarrolló el Taller  en el cual participaron más de 80 personas, “entre productores, autoridades de consorcios canaleros y camineros, autoridades provinciales y municipales y referentes de organizaciones civiles”, tal como detalló Hienrich.

Mientras que la Investigadora de UNSAM destacó: “Fue un taller muy potente y con mucha participación. Se conformaron siete grupos de trabajos muy activos que llegaron a conclusiones muy coincidentes y consistentes. Esto quiere decir que hay una conciencia compartida sobre la problemática, la debilidad de los esquemas de planificación y la gobernanza”.

A propósito de las conclusiones, a continuación se detallan los puntos más destacados:

  • La cuenca hidrográfica es la unidad de planificación y gestión de los recursos hídricos en un territorio cuya delimitación no depende de límites políticos.
  • Necesitamos tener una mirada o visión integradora.
  • Debemos conocer y saber cuál es la infraestructura que existe actualmente, qué canales ya hay construidos.
  • Necesitamos tener un sistema de monitoreo y control.
  • Hay que descentralizar los procesos de planificación y de gestión, construyendo un ente de coordinación público – privada que sea liviano, ágil y transparente.
  • Debe llevarse a cabo un proceso de concientización sobre el uso responsable del recurso agua.
  • Se necesita un proceso de ordenamiento del territorio mediante el cual se analicen los distintos modelos productivos, sus ventajas y desventajas.
  • Es fundamental tener políticas de incentivo que estimulen las buenas prácticas agrícolas, que premien el obrar virtuoso; y al revés, contar con medidas punitivas para quien no esté llevando a cabo prácticas sustentables.

Se puede leer el informe completo y conocer todas las conclusiones a las que se llegaron en este trabajo conjunto acá.

 

Etiquetas:, , , , , , , , , ,