La soja Chicago puede recuperar lo que lleva perdido en el mes de junio durante los próximos dosmeses y esto deberá trasladarse a los precios del mercado local. 

Durante los últimos 15 días, los precios de la soja mejoraron en promedio unos u$s 8/ton pero aún estamos lejos de los valores que vimos sobre finales de mayo, con la pizarra de soja bien arriba de los $2600/ton. La realidad es que el margen para que los precios continúen mejorando depende casi en su totalidad de la cotización de la soja en el mercado de Chicago, porque ha sido una constante a lo largo de esta campaña la imposición por parte de los compradores locales de precios por debajo de su capacidad teórica de pago. Es decir, sin subas afuera no estamos en una época del año en la que las fábricas saldrán a pagar más por la soja en relación al precio que perciben del exterior.

Entonces vamos al análisis del mercado externo, y de la situación de oferta y demanda en EE.UU. que es el principal jugador a la hora de definir precios en Chicago. En lo que respecta a la actual campaña del país del norte, de donde saldrán los precios de nuestra soja durante los próximos dos meses, comencemos remarcando el apretado nivel de stocks con que se estima llegarán a octubre, cuando ingresen al mercado los cargamentos de nueva soja estadounidense. Para ser más precisos, el USDA espera que EE.UU. finalice con 3,4 millones de toneladas, el nivel más bajo de los últimos 10 años. Este nivel de stocks es demasiado crítico como para que la soja “disponible” en EE.UU. caiga demasiado.

Sin embargo, desde que comenzó junio, Chicago registra una caída promedio de u$s 30/ton con la vista puesta en las excelentes condiciones vigentes para el desarrollo de la soja nueva. Creemos que los precios actuales para los futuros más cercanos en Chicago subestiman el faltante de soja al día de hoy, máxime cuando el USDA acaba de reportar ventas semanales de parte de la exportación de 317 mil toneladas, acumulando compromisos por 45,5 millones de toneladas, 1,9 millones de tons por encima de la estimación del USDA y aún faltan 10 semanas para cerrar el año comercial.

soja

La impresión que nos da es que las importaciones de soja desde Brasil y Canadá, que ya se espera terminen en niveles récord (+150% interanual), no alcanzaran para cubrir las necesidades de crushing. Para tener una noción del faltante, se estima que se importaron entre 540 y 810 mil toneladas de soja en EE.UU. durante el tercer trimestre comercial.

Este monto apenas alcanza a cubrir 5 días de las necesidades de molienda del trimestre. Al momento, el mercado se concentró en las buenas noticias del cultivo sembrado y los fondos recortaron sus posiciones compradas. Pero el lunes 30 de junio se publicará el informe de stocks trimestrales al 1º de junio del USDA, el cual debería servir para recordar al mercado lo ajustado que está el cuadro de oferta y demanda de la actual campaña.

La conclusión básica de este informe es que para aquellos que estén necesitando vender soja en el mercado disponible en el corto plazo harían bien en esperar las repercusiones del informe en cuestión, porque creemos que la soja en Chicago puede recuperar lo que se lleva perdido en el mes de junio durante los próximos dos meses y esto deberá trasladarse a los precios del mercado local. Distinta es la historia para los meses de septiembre en adelante, donde estaremos en un rango de precios que vendrá impuesto por dos fundamentos: el rinde final en EE.UU. y el grado de retención de soja del productor local, la cuál es directamente proporcional al nivel de incertidumbre cambiaria que rige en nuestro país.

Fuente: Patricio Lagger