TESTIMONIAL REM

Integrando prácticas contra las malezas en situaciones difíciles

En la jornada se pudo ver el efecto de los cultivos de servicios, las estrategias químicas y la calidad de aplicación.

El día 18 de octubre en Lecueder, suroeste de Córdoba, se llevó a cabo una nueva jornada Testimonial REM organizada en conjunto con la Regional Del Campillo. La actividad se llevó a cabo en la estancia La Meliora que presenta un suelo hapludol éntico con textura franco arenoso, de clase IIIes, lo que lo caracteriza como profundo, con baja capacidad de retención hídrica y susceptibilidad a la erosión.

La primera estación de la Jornada buscó evidenciar el aporte de los cultivos de servicios al manejo de malezas. En este punto el Ing. Agr. Guillermo Rivetti, asesor del establecimiento, comentó que la siembra aérea de centeno al inicio solo se realizaba en las lomas para lograr mantener los rastrojos de maíz y que al evidenciar la menor presión de malezas en esas áreas luego se tomó la decisión de realizar todos los maíces tardíos con centeno, alcanzando en la actualidad el 90% de la superficie  del establecimiento, la rotación realizada es: Soja-Centeno c/sembradora-Maíz Tardío-Centeno c/avión.

Se mostró un lote que venía de maíz tardío cosechado el 22 de junio, en donde una parte se dejó en barbecho sin cultivo de servicio como testigo absoluto y el resto con centeno sembrado con avión el 20 de abril con una densidad de 50 kg/ha, el que se quemó el 20 de septiembre con 1,5 lts de glifosato premium. En este último sector se alcanzó un 100% de control de malezas, logrando también el objetivo de entrampar el rastrojo de maíz.

Rivetti, también mencionó que es importante determinar la fecha de siembra del centeno conociendo los flujos de emergencias de las malezas de mayor incidencia en la zona, para así poder anticiparse  a las mismas, ya que de otra manera luego sería un inconveniente por dificultarse su control debido a la cobertura del cultivo de servicio. Más aún, en coberturas no bien logradas, algunas malezas como rama negra proliferan y debido a la dificultad para su control los lotes terminan más sucios que los que estan en barbecho, lo que hace dudar al productor su adopción si solo considera al control de malezas dentro de su análisis. En la segunda estación se presentaron estrategias químicas para el control de malezas en el barbecho corto. En este caso se buscaron estrategias que permitan controlar eficazmente las malezas invernales que crecieron dentro del maíz tardío (mayormente rama negra) y llegar con el lote limpio tanto de gramíneas como de rama negra y yuyo colorado a la siembra de soja, para la aplicación de los herbicidas residuales correspondientes. Se realizaron dos aplicaciones secuenciales, la primera el  25 de agosto y la segunda el 17 de septiembre.

Durante la recorrida de los mismos, llevada a cabo por el Ing. Agr Martín Marzetti, Gerente del programa REM, se observó que el control alcanzado en todos fue de un 100% con respecto al testigo absoluto, sin presentarse diferencias significativas entre los tratamientos. Esto podría explicarse en parte debido a que este año el nivel de infestación de rama negra a la salida del maíz tardío fue inferior al normal y también por ser un año seco no se presentaron emergencias de yuyo colorado hasta el día de la jornada. Esta menor presión de malezas permitió ver que en años así no sería indispensable la aplicación de herbicidas residuales para llegar “limpios” a la siembra del cultivo estival. Esto es más que importante considerarlo en ambientes arenosos y con bajos contenidos de materia orgánica como el de la Jornada, donde el abuso en el uso de herbicidas residuales puede tener daños considerables para el cultivo siguiente e incluso para el que sigue en la rotación.

Siempre es necesario, previo a definir una estrategia de manejo, tener en cuenta la evaluación del lote a tratar, como la situación climática reinante y las características de las malezas target, especialmente sus flujos de emergencias. Es necesario darle importancia la rotación de los modos de acción a utilizar para, por un lado retrasar la resistencia, y por otro evitar un apilamiento de los mismos y quedarse sin opciones diferentes para aplicaciones posteriores, como son la de preeergencia y posteemergencia.

En la tercera estación se trató el tema de calidad de aplicación. El Ing. Agr. Mariano Luna, especialista en calidad de aplicación de INTA Pergamino, disertó sobre aspectos a tener en cuenta para lograr la máxima eficiencia en las aplicaciones de fitosanitarios, especialmente arriba de la cobertura que puede tenerse luego de un centeno como cultivo de servicio o sobre el rastrojo de un maíz tardío, como los que estaban presentes en el Jornada.  Luna destacó la importancia de conocer la calidad del agua con la que contamos, darle importancia en el orden de carga de los productos para evitar corte de mezclas, chequear las condiciones climáticas con la que vamos a trabajar, saber cuales son las características de nuestro equipo pulverizador, contar con herramientas que nos permitan evaluar/medir la aplicación y determinar de antemano el objetivo de la aplicación, para asi decidir la calibración mas adecuada que nos permitan alcanzar el tamaño y la cantidad de impactos necesarios.

Durante esta estación se tarjeteó la máquina pulverizadora para evaluar distintas alternativas de calibración con las boquillas que contaba la misma. Cabe destacar que al momento de la prueba el viento alcanzó los 18 km/h con ráfagas de mas de 20 km/h, por ese motivo se decidió realizar el tarjeteo con las pastillas ST 02 MAGNOJET, ya que las mismas entregan un espectro de gotas entre medianas a grandes lo que posibilita utilizarlas cuando hay riesgo de deriva.

Se realizaron dos pasadas: la primera a 2bares y 9km/h, con la que se lograron 93 gotas/cm2 de un diámetro volumétrico medio de 243 y la segunda a 3,5bares y 12km, logrando 64gotas/cm2 de 195 micrones. En ambos casos el número de impactos superó holgadamente lo necesario para una buena aplicación, sin embargo en la segunda, podría esperarse una mejor penetración en el rastrojo o la cobertura por el menor tamaño de gota, aunque aumentado algo el riesgo de deriba. Lo interesante es que el operario podría dentro del mismo lote variar el tamaño de gotas, sin necesidad de cambiar las pastillas, según la velocidad del viento presente o la cercanía a áreas sencibles. La capacitación del operario es clave.

Finalmente, es fundamental poner en común el conocimiento y discutir alternativas de manejo que permitan contrarrestar los problemas de resistencias armando estrategias que integren herramientas químicas (fitosanitarios, momentos de aplicación, calidad de la misma), prácticas culturales (cultivos de servicios, espaciamiento, fecha de siembra) y el conocimiento de la biología de las malezas (emergencias, fenología), entre otras.