La importancia del barbecho para el trigo

Lo fundamental para lograr un buen cultivo de trigo, con buen rendimiento, es hacer bien el barbecho. Para combatir las malezas desde el principio y que el cereal llegue fuerte al invierno.

El barbecho es el período que transcurre entre la cosecha de un cultivo y la siembra del siguiente. Durante ese lapso, el objetivo es acumular agua en el perfil, evitar la erosión del suelo, preservar la fertilidad, cortar el ciclo de malezas y frenar la propagación de enfermedades en vectores bióticos como pueden ser los restos del cultivo anterior.

En ese sentido, es importante tener en cuenta en el cultivo antecesor, la fecha de siembra y la disponibilidad de agua.

Por ejemplo, en el lote que vamos a sembrar trigo, “si vamos a trabajar sobre un lote donde teníamos soja, el tiempo del barbecho va a depender de si ésta era de primera o de segunda. Esto influirá también en la fecha de siembra y en la acumulación de agua, ya que la oleaginosa deja poco rastrojo en superficie”, explicó el Ing. Agr. Federico Elorza, Coordinador Técnico de CASAFE.

En cuanto al control de malezas, en pre-emergencia se debe realizar una aplicación general con una combinación de herbicidas donde haya un fitosanitario no selectivo, como el Glifosato, y otro residual como el Metsulfuron.

En tanto, en pos-emergencia se deben utilizar herbicidas que no afecten al cultivo de trigo. Para las malezas gramíneas, como el RayGrass, se deben utilizar fitosanitarios selectivos para el cultivo de fina como el Iodosulfurón + metsulfuron, Pyroxulam + Cloquintocet + Metsulfuron, Flucarbazone o Fenoxaprop, entre otros.

En el caso de que las malezas sean de hoja ancha, las combinaciones posibles pueden ser 2.4D solo, Carfentrazone, Aminopyralid + Metsulfuron, Bromoxinil, Dicamba, Metsulfuron, Picloram y la combinación entre ellos, entre otros.

Por supuesto que en todos los casos “las combinaciones y las cantidades, así como el momento en el cual realizar las aplicaciones, deben ser las recomendadas por el profesional asesor del campo, y realizarse bajo las Buenas Prácticas Agrícolas. Además, se debe contar con la receta agronómica para comprar los productos”, subrayó Elorza.

Por último, una advertencia y una premisa: “Es muy normal que haya malezas que afecten el crecimiento del cultivo por una falta de control. Por eso, no hay que perder el horizonte de entrar al invierno con un tamaño de planta respetable y la menor cantidad de malezas para que en la primavera haya una explosión de crecimiento sin competencia”, concluyó.

FUENTE: CASAFE