SISTEMA CHACRAS

La intensificación de los sistemas agrícolas en Chivilcoy

El 20 de noviembre se llevo a cabo en la localidad de Chivilcoy el taller de avance de resultados de la Chacra, el cual se tituló: ¿Qué aprendimos en los últimos 4 años sobre la intensificación de los sistemas agrícolas?  La jornada contó con la presencia de los miembros de la Chacra y Regional Bagado-Chivilcoy y con expertos como Martín Torres Duggan (Tecnoagro) y Betina Kruk (FAUBA).

Por la mañana el taller se centralizó en presentar las conclusiones obtenidas luego de 4 años de trabajar con rotaciones de diferente intensidad. También se abordó el impacto que produce la intensificación sobre la brecha desde diferentes enfoques: productivo, económico y ambiental. Durante la tarde se realizó una recorrida a campo con la consigna de discutir sobre la agricultura por ambiente y que nos aporta como herramienta el manejo y la optimización de la nutrición por ambientes.

A partir del análisis de los resultados, el gerente técnico de desarrollo (GTD) Ignacio Alzueta mostró cuales fueron los aprendizajes del grupo en cuanto a la intensificación, diversificación y nutrición de los cultivos a nivel de sistema. Se analizaron durante 4 años 5 rotaciones, desde la rotación típica de la zona y del grupo conocida como rotación de tercios (1.3 TP) hasta una rotación mas intensificada que plantea cultivos estivales más cultivos de cobertura invernales (2CC).

Como resultado se obtuvo que las rotaciones más intensificadas, un cultivo y medio al año con tecnología ajustada (1.5 TA) y dos cultivos de grano (2.0 DC), se destacaron sobre las demás en cuanto a los indicadores de productividad (Rto) e impacto ambiental (aportes de C, balance de nutrientes y riesgo toxicológico) y presentaron un resultado económico levemente superior. Sin embargo, si bien presentan niveles de captura de recursos como agua y radiación más altos, las eficiencias de uso son menores a los de rotaciones menos intensificadas como las de tercio (1,3 TP).

Por lo mostrado anteriormente se concluye que tanto desde el punto de vista de la sustentabilidad como desde la competitividad, los mejores resultados los mostraron las rotaciones 1.5 TA y 2.0 DC. Sin embargo, todavía pueden mejorarse. Por ejemplo a través de la incorporación de nuevas especies de cultivos de granos y servicio, siguiendo mejores prácticas de manejo de los nutrientes (aplicar la fuente de nutriente correcta, en la dosis, el momento y el lugar correctos) y un manejo integrado de malezas, plagas y enfermedades.