Las dificultades de la producción cuando se desafía al medioambiente

El director del Instituto Internacional de Nutrición Vegetal (IPNI) para el Cono Sur, Robert Mikkelsen expuso en «Kairós» las dualidades con las que conviven los productores norteamericanos, la necesidad de producir y la contaminación ambiental. 

 

Los presentes durante la tercera jornada del XXV Congreso de Aapresid «Kairós, el tiempo de los nativos sustentables» pudieron disfrutar de la notable presencia de Robert Mikkelsen, ex director de los programas de América del Norte Occidental para el Instituto de Potasio y Fosfato en 2002, que se convirtió en el Instituto Internacional de Nutrición Vegetal en 2007. Desde 2014, se desempeña como Vicepresidente de Comunicaciones de IPNI.

Mikkelsen expuso los aspectos ambientales de los cultivos y de algunos de los problemas que padecen en América del Norte. Se expresó respecto de la necesidad de utilizar fertilizantes, cuya ausencia generaría la reducción del 50% de los alimentos del mundo.

A su vez, el profesor de Ciencias del Suelo en la Universidad de Carolina del Norte se refirió a la necesidad de equilibrar las variables, tantos las productivas como las ambientales. Hizo referencia  al uso de nitrógeno en los cultivos, la recuperación del fósforo y el agotamiento de los nutrientes del suelo: “Es uno de los grandes problemas que tenemos. Usamos más nutrientes de los que le devolvemos”, dijo Mikkelsen.

Sobre el fósforo expresó que todo está relacionado con la sustentabilidad y que en la región se está realizando importantes estudios sobre su manejo: “Hay muy poco reciclaje y reutilización del fósforo”, expresó.

Esa pérdida de nutrientes tiene varios factores que el Director del IPNI detalló, entre ellas: desmineralización, volatilización, lixiviación y desnitrificación. Habló sobre el oxido nitroso, un gas más poderoso que el dióxido de carbono y “la sustancia más nociva contra la capa ozono”, revisó.

En su exposición compuesta por un alto contraste técnico,  se refirió a la volatilización del amoníaco. “Crece cuando el PH es alto, cuando hay rastrojo en superficie. Pero también es muy beneficioso para los cultivos”, apuntó.

Luego, detalló algunas prácticas de manejo (fuente, dosis, momentos, labranzas) y los factores ambientales (humedad, clima, entre otros): “Cuando no utilizamos el nitrógeno en forma correcta sucede lo que ocurre en la zona del golfo de México. Este 2017 es el peor momento histórico en cuanto a contaminación debido al uso de fertilizantes”, dijo Mikkelsen. Y agregó: “Estamos buscando tratar de reducir fertilizantes para que los que se usan en el río Misisipi no lleguen al golfo”.

Por su parte, indicó que el estiércol es muy importante para recuperar el fósforo y que es muy bueno escuchar en el congreso hablar de siembra directa: “Son cosas que podríamos utilizar nosotros para recuperar nutrientes”, añadió.

Más tarde, señaló su preocupación por el amoníaco, que genera pérdida de eficiencia, daño atmosférico, propicia dificultades para la respiración de las personas: “Debemos bajar los niveles en EE.UU”, apuntó. Y expresó que en California la población está muy preocupada por la calidad del agua porque en algunos valles la situación es muy complicada: “Las napas se contaminaron y no es sorprendente. Por ello el gobierno pidió instaurar un plan para saber qué cultivos y que rindes se esperan en cada caso. Pero sobre todo, saber que fertilizantes se utilizan. Además, cada plan debe estar firmado, avalado y controlado por un ingeniero agrónomo”, señaló.

Mikkelsen expresó que a los productores no les cayó en gracia la decisión del gobierno de imponer condiciones en los campos particulares pero como aún no hay multas, solo control y advertencia, la idea es regularizar la situación rápidamente.

Finalmente, indicó que cada vez es más importante la agricultura de precisión: “Nos enseña cómo medir las propiedades del campo y también a predecir los rindes”, señaló. En ese marco, apuntó que uno de los desafíos más grandes es mancomunar los intereses entre presión ambiental y el uso de nutrientes: “los productores sienten que es muy difícil dosificar y tener rindes cumpliendo los aspectos ambientales que se piden”.

A modo de conclusión, señaló que cuando se toman demasiados recursos del suelo el problema está en el manejo y las dificultades se aproximan más rápidamente. Como ejemplo señaló lo ocurrido en África, donde durante mucho tiempo se sacaron demasiados nutrientes que no fueron devueltos: “hoy tienen suelos muy pobres”, dijo como advertencia.    

Etiquetas:, , , , , ,