Cuantificar un buen manejo del campo muchas veces sorprende, una correcta planificación puede significar grandes diferencias de rendimiento. El asesor Pablo Calviño enumera las claves.

El Dr. Pablo Calviño, asesor y especialista en fertilidad,  pondera las implicancias que tiene el manejo sobre los rendimientos de la soja. Así el asesor explica que es muy importante tener una visión a nivel del lote ya que no todos los ambientes son iguales -aunque así se los trate en el campo- y los rendimientos potenciales cambian según el suelo.

Calviño resalta la importancia de comparar los mejores rendimientos con los rindes del partido ya que en ambientes buenos la brecha entre el potencial y un buen rendimiento puede estar en 40%, pero en lotes malos está por encima del 50% con además una menor estabilidad de rindes en general.

Manejar fertilidad

El asesor expresa que “la planificación es la etapa de mayor peso en el éxito de la realización de un lote de cultivo”. La misma comienza con la caracterización de los ambientes y de un claro conocimiento del contexto.

A nivel del lote, como mínimo, hay que conocer la capacidad de almacenamiento de agua, presencia de napa freática (profundidad al inicio, posibles movimientos y calidad del agua), fertilidad y el estado físico-químico actual. Incidencia de malezas, posibles plagas y enfermedades. Riesgo hídrico, riesgo de heladas e infiltración.

También es necesario conocer cuál es el pronóstico de precipitaciones para la campaña a comenzar y en planteos de excelencia es imprescindible lograr estimar cual es la probabilidad de obtener determinados rindes, para diferentes manejos propuestos.

Entonces…

Calviño explica que para la pampa húmeda en general la clave pasa por llevar al periodo crítico del cultivo a las situaciones con menor probabilidad de sufrir estrés. Así, en ambientes de alta calidad, el objetivo radicará en capturar radiación solar mientras que si existiesen limitantes hídrica y/o térmicas la estrategia deberá migrar a lograr el escape temporal. “Básicamente entre R3 y R5,5 el cultivo debe ser una máquina a la que le falten la menor cantidad de recursos” asegura el disertante.

Manejar fertilidad 2

El asesor cita un trabajo donde se cuantificó el efecto de diferentes aspectos del manejo de cultivos comparados con los lotes que alcanzan los máximos rendimientos en similares condiciones. Entonces el aspecto mas importante es que una mala identificación de los ambientes productivos tanto en productividad como en riesgos que pueden llevarse hasta el 50% del rendimiento. Le siguen problemas de implantación y errores en el control de malezas y plagas (especialmente en etapas tempranas) que pueden afectar un 30% del rendimiento esperado.

A partir de aquí empiezan a jugar valores que se discuten normalmente pero que no tienen una influencia mayor a un 20% del rendimiento alcanzable. Entre ellos se enumeran una correcta elección de fecha de siembra y grupo de madurez para cada ambiente. Un barbecho limpio, la fertilización, inoculación, la calidad de cosecha, y el control de enfermedades (en años de elevada influencia de mancha ojo de rana es mayor).

Complicarla un poco

En lo expuesto hasta aquí se resumieron prácticas básicas de manejo, por lo que una vez cumplidas se debe pensar en la necesidad de continuar mejorando los índices productivos.

¿Se puede? Según el asesor la respuesta es sí, y no solamente eso, sino que muchas veces lo que se logra por encima de estos valores es la renta del campo.

Entre las prácticas que se pueden realizar se encuentra la agricultura por ambientes, Calviño explica que si bien aun muchos productores no utilizan esta tecnología, hoy en día existen mapas de tosca para el sudeste bonaerense como así también mapas de contenido de arena para el oeste arenoso.

La rotación es un tema fundamental que explica buena parte de los rendimientos obtenidos gracias a la fertilidad física del suelo como a la mejor sanidad de los cultivos. La fertilización a través de los años puede explicar diferencias de rendimiento de hasta 50% en esquemas rotados adecuadamente.

A su vez es necesario entender la importancia de ser lo más rigurosos posibles con lograr sembrar todo el cultivo en el menor período de tiempo posible debido a que la variabilidad temporal se lleva kilos que de ajustar la logística podrían cosecharse.

Fuente: Revista Chacra