La situación climática y las medidas tomadas en Estados Unidos, la producción sudamericana así como las decisiones políticas en nuestro país,  tienen en vilo a los mercados y los precios de los granos. 

it13bld_1

A 15 días del informe anterior, la noticia más importante en los mercados mundiales giró en torno a Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal Estadounidense, donde en la conferencia de prensa que este realizó el miércoles 19 de junio, anunció que el programa de estímulo monetario (tasas mínimas e inyección de dinero por recompra de activos) llevada a cabo por la entidad norteamericana comenzaría a reducirse a medida que mejoren las perspectivas económicas, y finalizaría para mediados del año que sigue. Ante esta información, los mercados globales se desplomaron, con los contratos de soja cediendo u$s 9/tn para la posición de julio, contrato de referencia para la mercadería disponible.

No obstante, los futuros de la oleaginosa siguen encontrando soporte en los ajustados inventarios en Estados Unidos, debido fundamentalmente a la sequía que afectó al país norteamericano durante el año 2012; a lo que se suma, los constantes problemas que tuvo la producción sudamericana para llegar al mercado mundial durante este año, dado por los problemas logísticos brasileros, y algunos problemas en nuestro país, como la medida de protesta llevada a cabo por la mesa de enlace contra la política agropecuaria llevada a cabo por el gobierno nacional.
Asimismo, las tareas de siembra de oleaginosa en el país norteamericano continúan demoradas, dado que al día lunes pasado, se llevaba implantado el 92% del área destinada, mientras que la siembra de maíz ya había llegado a su fin. Respecto al primero, pese a que la siembra está finalizando, algunas precipitaciones demorarían las tareas que se deberían haber desarrollado durante la semana que finaliza.

Pese a todo, la cuestión principal del mercado continúa siendo el clima en Norteamérica y como transitarán los cultivos la etapa de floración, clave en la definición de rindes. Hasta el momento, el 65% de la oleaginosa implantada está en buenas condiciones, mientras que en el caso del maíz, el 65% se encuentran en condiciones óptimas. La inquietud a futuro surge de saber si la prima climática en Norteamérica será lo suficiente favorable para el desarrollo de los cereales en el futuro, aspecto que se comenzará a conocer para fines de julio y principios de agosto. Por el momento, las perspectivas de humedad se encuentran óptimas, donde las precipitaciones de los últimos tiempos han ayudado a aliviar las condiciones de los suelos, lo que podría ayudar al desarrollo de los cultivo si lo mencionado anteriormente se mantiene bajo condiciones normales.

Finalmente, en Estados Unidos ya ha comenzado la cosecha de trigo de invierno, la cual está demorada por las persistentes precipitaciones. Al día lunes, el USDA anunció que se llevaba cosechado el 20% de trigo invierno, un 17% menos que el promedio de los últimos 5 años. En relación al cereal, las perspectivas en Norteamérica para los lotes de trigo primavera se mantienen óptimas, dado que la siembra está llegando a su fin, con los cultivos ya implantados gozando de buena salud.

Bajo estas condiciones de mercado, en nuestro país los precios por la soja disponible se han mantenido estables, rondando los $ 1700/tn, pese a algunas complicaciones, como la protesta portuaria, y el reclamo de la mesa de enlace contra las políticas oficiales, por lo que cerrar negocios con alguna cobertura sigue teniendo atractivo, a la espera de más fundamentos de cómo el clima afectará a los cultivos en Norteamérica. Asimismo, la cosecha en nuestro país ha finalizado, totalizando 48.500.000 toneladas, un 20% más que el año anterior, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En lo que respecta al maíz, al día de hoy se lleva recolectado el 76,9% del área destinada sembrar, alcanzando en valores absolutos una cosecha de poco más de 19 millones de toneladas de maíz hasta el momento, según dio a conocer la Bolsa de Cereales el último jueves. En el mercado de Rosario, los precios se mantuvieron firmes durante la última quincena ante la necesidad de los exportadores de adquirir mercadería para cumplir con los compromisos, manteniendo los precios en torno a u$s 180/tn. La noticia más importante gira en torno al anuncio por parte del Gobierno Nacional de abrir un saldo exportable de 16 MMT para la campaña 2013/14.

El trigo merece un párrafo aparte. El segmento disponible sigue urgido de mercadería, con valores impensados hace un año, ante la falta de mercadería y la urgencia de los molinos de hacerse con la misma. El día miércoles de la semana que está finalizando, los molinos de la zona de Rosario llegaban a pagar hasta $ 2500/tn por cereal con descarga inmediata. En sintonía con esta escalada de precios, los futuros de Matba han superado los u$s 500/tn durante la última quincena, cuando el 19 de junio, cuando el contrato de julio llegó a los u$S 518/tn. En lo que respecta a la siembra de la próxima campaña, según la información que da a conocer semanalmente la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, se lleva sembrado un 52,8% del área total proyectada; área que rondaría las 3.900.000 de hectáreas.

Fuente:
Marcos Porta. Analista Mercados BLD. Informe 28 junio 2013.