Monitoreo de malezas: cómo hacerlo fácil y útil

El monitoreo integral y sistematizado es una herramienta de gestión para optimizar la eficiencia de los procesos. Es clave para interpretar tendencias de largo plazo y es un seguro ante situaciones imprevistas.

El Ing. Agr. Carlos Grosso*, asesor, productor y titular de VMV Siembras, detalló aquellos aspectos necesarios para un monitoreo integral, sistematizado y estandarizado, el cual, es una herramienta de gestión para optimizar la eficiencia de los procesos.

Grosso contextualizó la evolución de las malezas, cuando iniciaron con el monitoreo (2003), momento en los que solo había una maleza resistente y la cual era susceptible al glifosato. Señaló que desde el 2000 al 2010, “gastábamos  1/3 de lo que gastamos ahora en tratamiento de maleza”. En este sentido, Grosso remarcó que debemos aprovechar lo aprendido en malezas, para anticiparnos a plagas y enfermedades también.

 

Fuente: VMV

 

Posteriormente, hizo hincapié en la importancia del monitoreo para potenciar la eficiencia del sistema, lo que impacta en la rentabilidad.

Teniendo esto en consideración, explicó la Metodología de diagnóstico de malezas, la cual es la  suma de las distintas “complejidades de malezas” por especie que hay en un lote. Este valor es el indicador de cuál es el impacto de las malezas en el sistema. Lo cual nos permite tener una idea de la complejidad y medir su evolución en el tiempo”.

Ante ello, desde VMV Siembras armaron una escala donde le asignaban puntaje a cada maleza de acuerdo a la presencia del lote; la abundancia; a la competitividad con el cultivo y a la dificultad de control.

Escala de complejidad malezas por lote (Metodología VMV siembras)

Escala adimensional de 0 a más de 100 que infiere el riesgo que tiene producir en ese lote.

A medida que cambia la escala, necesitamos tener acciones más importantes para el control de malezas.

A partir de la aplicación del monitoreo, que utilizaron para la comparación de las zonas,  les permitió la toma de decisiones estratégicas, ya que “nos hizo replantear los alquileres que estábamos pagando o dejar de producir en esos campos” en zonas donde pagábamos 8/9 quintales de alquiler, veíamos que se nos aumentaba 80 u$s dólares el costo de insumos promedios”.

Asimismo, ahondó en otras de los beneficios del monitoreo, como seguro ante situaciones imprevistas. En este caso, citó como ejemplo el valor del monitoreo ante la adversidad biótica que mayores pérdidas (2.000 millones) causó en la historia de la agricultura argentina que fue la mancha ojo de rana en la campaña 2009/10.

Consecutivamente, enumeró las características que debe de tener una APP de monitoreo:

  • Simple
  • Fácil de operar
  • Estandarizado
  • Fácil de interconsulta.
  • Integral (plagas, malezas, enfermedades, H° de suelo, % de cobertura)

Y para concluir, resumió una vez más las propiedades que debe tener el sistema de monitoreo entre las que se destaca la importancia de su sistematización, que se encuentre integrado a procesos de certificación y mejora continua (AC, ISO) e integrado a procesos de trazabilidad.

De esta manera, se convierte en una herramienta de gestión orientada a lograr la máxima eficiencia de los procesos y que esto se traduzca en mayor rentabilidad e indefectiblemente en mayor sustentabilidad ya que “si nosotros captamos con los mismos recursos, 300, 400, 500 kg más de granos en nuestros campos, éstos no tienen ningún impacto en nuestro campo”.

Finalmente Grosso emuló una frase de Norman Bourlag “para producir hay que dejar las oficinas, salir al campo y ensuciarse las manos ya que es el único lenguaje que entienden las plantas” de modo tal de considerar a los sistemas como una herramienta más dentro de la producción.

*Ingeniero Agrónomo (UNR). Asesor, Productor y Socio de Aapresid. Titular de VMV Siembras, con más de 17 años de experiencia en monitoreo integral de cultivos y trabajo en red con especialistas. Primer empresa de monitoreo con certificación ISO 9001 a sus procesos.