Para dar batalla a las plagas es necesario un refugio

Una de las principales recomendaciones desde el programa REM de Aapresid y la Asociación Semilleros Argentinos (ASA) para el uso de la tecnología Bt es la implementación del refugio.

 

Sin embargo, surgen dudas de productores principalmente sobre su manejo, beneficios y rentabilidad. En diálogo con la Ingeniera Agrónoma María Luz Zapiola (Argenbio) y en función a la problemática que genera esta plaga, especialmente en zonas de alta presión como ser el norte del país, el manejo del refugio es indispensable para mantener esta  tecnología eficiente a largo plazo.

Vale aclarar que el refugio es una porción del lote de maíz Bt (transgénico protegido contra insectos) que se siembra, en la misma fecha, con un híbrido no-Bt de ciclo similar.

¿De qué manera se pueden visibilizar los beneficios de un refugio?

Los beneficios de un refugio son difíciles de visualizar en un año o campaña, ya que el principal beneficio de la siembra de refugio es retrasar la selección de insectos resistentes a las proteínas Bt. El desarrollo de resistencia es un desafío para la producción de maíz debido a que la pérdida de protección del cultivo frente a los insectos implica tener que aplicar más insecticidas, perder flexibilidad de manejo, menor calidad de grano y perder la posibilidad de hacer maíz de segunda o incluso desaprovechar toda posibilidad de sembrar maíz en zonas de alta presión de plagas.  

¿Varía la forma de sembrar el refugio según las plagas que hay en las distintas zonas?

Sí, varía de acuerdo a las plagas principales. En zonas donde cogollero (Spodoptera frugiperda) está presente, independientemente de que haya o no barrenador del tallo (Diatraea saccharalis), el refugio se debe sembrar en bloque (refugio estructurado) y debe corresponder al 10% de la superficie del lote. La distancia entre la última planta Bt y el refugio no debe ser mayor a 1.500 metros. En zonas donde la principal plaga es barrenador del tallo, en lugar de sembrar refugio en bloque se puede sembrar refugio en bolsa (refugio integrado). En este caso, la semilla no-Bt ya viene mezclada con la semilla Bt en la bolsa y, al sembrarla, las plantas no-Bt quedan distribuidas al azar en el lote en las proporciones necesarias. El refugio en bolsa no es efectivo para plagas con alta movilidad entre plantas como cogollero.

¿Cómo es el manejo de refugios para eficientizar la producción?

Para seguir beneficiándonos de la tecnología Bt y eficientizar la producción de maíz debemos tener refugios efectivos. El objetivo del refugio es permitir la producción de insectos adultos susceptibles para que se crucen con los resistentes que pudieran seleccionarse en la porción Bt del lote y que dejen como descendencia individuos susceptibles que la tecnología Bt puede controlar. Así se mantendrá baja la frecuencia de las características de resistencia en la población. Para esto es clave que tanto el material Bt como el no-Bt estén en el mismo estadio fenológico, por lo tanto, debemos asegurarnos de que el refugio se siembre en la misma fecha y sea de ciclo similar al maíz Bt. También contribuye a la sincronicidad que los dos materiales tengan manejo agronómico similar. Al no estar protegido por las proteínas Bt, el refugio será afectado por las plagas y el productor querrá aplicar insecticidas para controlarlas. La clave para lograr refugios efectivos está en conseguir un equilibrio entre la producción de insectos adultos susceptibles en el refugio y el daño que puede tolerar el cultivo sin disminuir sustancialmente el rendimiento, para esto es clave monitorear el cultivo durante todo el ciclo.

¿Se puede aplicar insecticidas en el refugio en una zona de alta presión de cogollero?  

Sí se puede. La recomendación para el manejo de refugio es hacer monitoreo de insectos desde pre-siembra y durante todo el ciclo del cultivo y aplicar insecticidas en el refugio cuando se llegue al umbral de 20% de plantas con daño igual o mayor a 3 en la escala de Davis y se observen larvas vivas. Esto implica 20% de las plantas con pequeñas lesiones circulares o alargadas de menos de 1,3 cm y sin perforaciones de la membrana foliar. Para asegurar una cantidad efectiva de adultos susceptibles producidos en el refugio se deben usar preferentemente productos de baja persistencia y hacer un máximo de dos aplicaciones hasta V6-V8. En caso de necesitar dos aplicaciones de insecticidas, la recomendación es usar productos con distinto mecanismo de acción y no usar insecticidas a base de Bacillus thuringiensis. Si el refugio es manejado de acuerdo a las recomendaciones, el rendimiento general del lote no se verá significativamente afectado.

***

Desde Aapresid REM, se destaca que el uso de refugio es clave para darle durabilidad a esta valiosa tecnología, sin embargo su adopción, si bien está creciendo, es aún baja por parte de los productores. Tan importante como sembrar el refugio es el manejo que debe hacerse al mismo, ya que su objetivo es la generación de mariposas susceptibles de la plaga, sin comprometerse el rendimiento del lote.