ESTE FUE EL EJE DE LA JORNADA DE LAS REGIONALES DE MONTE CRISTO Y ALTA GRACIA A LA QUE ASISTIERON MÁS DE 100 PERSONAS.

Agricultura de precisión: la gestión de nuevas herramientas de proceso

Con el título “Agricultura Precisa” como foco, las regionales de Monte Cristo y Alta Gracia realizaron su jornada anual en la localidad de Río Primero. El foco del encuentro se basó en la gestión de nuevas herramientas de proceso que conforman este tipo de agricultura.

El hilo de la jornada estuvo marcado por el camino desde la identificación de variabilidad ambiental, la determinación de zonas de manejo o ambientes y la implementación de la dosificación variable de insumos.

Esteban Tronfi de la empresa Ravit abrió la jornada mostrando algunos resultados del trabajo que están emprendiendo en la región centro norte de Córdoba. A través del relevamiento de múltiples datos a campo determinaron que la variabilidad existente se podría clasificar en diferentes tipos:

Permanente o semipermanente: relacionada a componentes que definen la calidad de los suelos (MO, pH, CIC, Fósforo, etc).

Dinámica: intervienen numerosos factores. Ejemplo de ello es el Nitrógeno y su interacción con el resto de los nutrientes.

Operativa: variabilidad exclusivamente dependiente del manejo. Enmalezamiento y calidad de siembra son ejemplos de variabilidad de tipo operativa. En lo que a calidad de siembra refiere Esteban mencionó que el 90% de los casos relevados muestran pérdidas de rinde por mala calidad de siembra.

-Climática: dependiente de las condiciones del clima

-Temporal: fecha de siembra y su interacción con el resto de los tipos de variabilidad.

Una vez caracterizados los tipos de variabilidad el paso siguiente es avanzar en la implementación de Agricultura de Precisión. Juan Pablo Vélez, de INTA Manfredi, nos introdujo en los primeros pasos necesarios para definir zonas de manejo a partir de la variabilidad existente. Las herramientas con las que contamos para poder determinar ambientes son numerosas y su importancia depende de cada zona en particular. Entre ellas podemos mencionar imágenes satelitales, cartas de suelo, mapas topográficos, mapas de tosca/napa/CE, muestreo de suelos, y mapas de rinde. Este último es indispensable para definir ambientes ya que nos muestra la variabilidad en el resultado final.

La gran cantidad de información de libre disponibilidad nos pone ante el desafío de seleccionar con qué variables voy a trabajar para realizar una ambientación. En este sentido Juan Pablo recomendó comenzar por lo más simple, con objetivos claros y utilizando tanta información como mi capacidad me lo permita. Una vez definidas las zonas de manejo es indispensable realizar ensayos simples para probar la respuesta de distintas variables a los ambientes.

Respecto al análisis de la rentabilidad de la dosificación variable de insumos es evidente que la magnitud de la variabilidad existente determina en gran medida la posibilidad de capturar valor económico. Dicha magnitud depende de cuán grande sean las diferencias de rendimiento y la distribución espacial entre ambientes.

Para reforzar el camino hacia la implementación de la agricultura de precisión, Marcos Flessia y Mariano Granatelli de AGD, exhibieron ejemplos de implementación en la zona destacando la necesidad de identificar limitantes que puedan estar influyendo en la variabilidad de los rindes. Salinidad, sodicidad, saturación de bases, compactación, son algunas de las limitantes que deberíamos contemplar y resolver antes de recurrir a la dosificación variable.

 Finalizando el espacio dedicado a la Agricultura de Precisión el Ing. Agr. Andrés Méndez, consultor privado, se explayó acerca del “para qué” de ésta. Además de la rentabilidad, Andrés destacó la necesidad de utilizar la tecnología para producir alimentos de manera sustentable, aspecto cada vez más imprescindible ante las demandas sociales y ambientales. Las aplicaciones selectivas de herbicidas, y otras herramientas de robótica e inteligencia artificial son algunas de las soluciones que nos puede brindar la tecnología.

Para cerrar la jornada el economista de INTA, Martín Giletta disertó sobre los posibles escenarios económicos post-elecciones y cuáles serían las amenazas y oportunidades del sector agropecuario. En líneas generales, Martin destacó que los escenarios mundiales van a moldear la política y economía argentina independientemente del gobierno que asuma en diciembre. Ante esta situación la creciente y sostenida demanda de alimentos de Asia seguirá siendo un motor para la producción agropecuaria de nuestro de país.