Buenas perspectivas de cara al nuevo ciclo agrícola

Afirman que las proyecciones para la próxima campaña son positivas para aquellos que estén en condiciones de encararla.

PERGAMINO.- «Se puede; tenemos que salir adelante por nosotros mismos.» La frase, pronunciada por el ex rugbier uruguayo Roberto Canessa, uno de los sobrevivientes de la tragedia aérea de los Andes en 1972, buscó dejar un mensaje contundente. Pese a las crisis y a los duros momentos que pueda atravesar el ser humano, nunca hay que dejar de pensar en que se los puede superar. «Pasar la montaña que está adelante», dijo este hombre que, junto a otros compañeros que sobrevivieron, en medio de la cordillera enfrentaron toda clase de necesidades, desde hambre, frío y hasta la desesperanza de enterarse de que todos habían sido dados por muertos.

Un auditorio de la firma Rizobacter, colmado por productores, siguió el mensaje de Canessa. Fue en el marco de la jornada Un Productor en Acción, organizada por el Grupo Regional Pergamino-Colón de Aapresid. Es que, justamente en un momento de dificultades para el agro, los productores de Aapresid intentaron trazar una mirada positiva. De hecho, el lema de la reunión fue «Más allá del 2009».

«Como dijo Canessa, estamos tratando de pasar la montaña, y se la puede pasar», dijo a LA NACION Santiago Oneto Gaona, presidente de la regional Pergamino-Colón. Para destacar, esta regional está colaborando en la prevención de la desnutrición infantil con la Fundación Conin y, además, tiene un convenio con escuelas agrotécnicas para capacitación. En una jornada en la que se habló de más allá de 2009, José Claudio Escribano, productor y miembro del directorio de LA NACION, destacó, de cara al Bicentenario, que «el diálogo no puede faltar en ninguna circunstancia».

A todo esto, hoy, una de las montañas para el campo parece ser la dura situación en la que quedaron muchos productores tras la última campaña. La montaña también parece ser el desánimo que provocan las restricciones del Gobierno al sector.

Sólo por citar una cifra, Rafael Aliaga, productor del norte bonaerense e integrante de la firma de siembra Managro, indicó, con datos productivos de Pergamino, que para el arrendatario en la campaña 2008-2009 el resultado es una pérdida de 284 dólares por hectárea. En el otro extremo, el Estado se estaría llevando de Pergamino 324 dólares por hectárea en retenciones y otros 142 dólares por hectárea por Ganancias. Para Aliaga, la proyección para la campaña 2009-2010 «es positiva para quienes puedan encararla». Esto, considerando la situación de precios y el panorama de costos en general más bajos en tierra (arrendamientos), fertilizantes, glifosato y servicios.

Un momento de la exposición de Canessa.

Nueva campaña

En este contexto, en Pergamino, para un modelo medio de producción con un área por cultivo del 85% soja de primera; 6% maíz; 9% trigo y 9% soja de segunda, admitiendo que los alquileres cayeran de 504 a 351 dólares por hectárea y menores costos en insumos, el margen esperado para el ciclo 2009-2010 podría ser positivo para ese modelo en 112 dólares por hectárea.

Con todo, Aliaga advirtió sobre una actitud de «refugio» en la soja por parte de los productores como cultivo menos expuesto al manejo del mercado por parte del oficialismo.

Entre otras «acciones privadas» para atenuar las consecuencias de la «imprevisibilidad», Daniel Miró, analista de Nóvitas, recomendó entender y asumir el nuevo escenario; minimizar los riesgos y tomar a la diversificación como decisión estratégica. Igual, ante una campaña en la que se prevé más soja, Fernando Mousegne, especialista del INTA con experiencia en la región, advirtió que desde el ciclo 2006-2007 viene aumentando en el norte bonaerense la cantidad de partidos donde la relación soja-superficie cultivada está en más del 85%. En este contexto, el INTA está trabajando en un proyecto de desarrollo y transferencias de tecnologías para una producción sustentable. Por su parte, Daniel Freggiaro, productor y secretario de la Producción de Pergamino, indicó que «hacia el futuro» aumentará «la demanda social por el cuidado del medio ambiente».

Por Fernando Bertello. 
Enviado especial La Nación.

Fuente: La Nación.