Buscando la cima en colza

La Regional Mar del Plata – J. M. Fangio de Aapresid tiene la mira puesta en la búsqueda de la excelencia en cada cultivo, y colza no es la excepción. Presentamos algunas de las líneas de trabajo que el grupo lidera en ese camino. 

La Jornada que la Regional Mar del Plata – Juan Manuel Fangio de Aapresid realizó en 2014 dejó varias metas cumplidas: trabajo en grupo, intercambio con la sociedad y fundamentalmente la satisfacción de transmitir la búsqueda de la excelencia en los cultivos. En términos de colza específicamente, la Regional Mar del Plata – J. M. Fangio desarrolló varias líneas de trabajo.

Incluyendo la creación del llamado “Foro colcero”– junto a los miembros José, Federico, Mariana, Sebastián, Eduardo y Santiago -, el grupo llevó adelante un completo análisis de campaña el cual, integrado con otras actividades, tuvo como eje principal la búsqueda de alternativas que mejoren los resultados obtenidos en este cultivo.

Así se evaluaron, desde los rendimientos promedio, los materiales y paquetes tecnológicos más utilizados, hasta el impacto del uso de nuevas tecnologías.

Colza vs. trigo

La importancia relativa de la colza crece a nivel zonal (Tabla 1), y la comparación con el trigo se hace casi inevitable (por tratarse en ambos casos de cultivos “de invierno”, aunque no necesariamente compiten en la rotación si se eligen, por ejemplo, planteos como trigo-colza/soja-maíz-soja o girasol). Así, la relación de rendimientos se mantiene en 2:1 (trigo:colza) con costos de producción similares, pero cuando la relación de precios netos favorece a la colza (como pasó en enero de 2015) esta opción se vuelve más que interesante.

Tabla 1. Superficie asignada y rinde (sobre superficie sembrada) de colza y trigo en las últimas dos campañas.

Tabla 1. Superficie asignada y rinde (sobre superficie sembrada) de colza y trigo en las últimas dos campañas.

Sin embargo, para la campaña 2014/15 el rinde de ambos cultivos se vio afectado, siendo la elección del lote (definida como la relación entre superficie cosechada / sembrada) el factor que explicó el 50% de la variación en el mismo (Figura 1). Estas diferencias se deben fundamentalmente al factor anegamiento.

Figura 1. Rendimiento (kg/ha) y relación superficie cosechada/sembrada para colza, ciclo 2014/15.

Figura 1. Rendimiento (kg/ha) y relación superficie cosechada/sembrada para colza, ciclo 2014/15.

En cuanto a la genética normalmente utilizada en este cultivo, la misma se visualiza en la Tabla 2.

Tabla 2. Distribución de materiales, en superficie y en porcentaje, utilizados en colza.

Tabla 2. Distribución de materiales, en superficie y en porcentaje, utilizados en colza.

Manejo Integrado de Plagas (MIP)

En lo que refiere al control de malezas, el cultivo de colza recibe un manejo basado normalmente en aplicaciones de picloram en barbecho, clopiralyd (a razón de 200 cc/ha) en postemergencia, con inclusiones erráticas de trifluralina en preemergencia.

La sanidad por su parte, incluye en general aplicaciones hacia el mes de julio-agosto de estrobilurinas, seguidas de tratamientos con carbendazim y tebuconazoles, en pre-floración. En este aspecto, la prevención de Phoma o cancro del tallo (Leptosphaeria maculans) es fundamental, ya que dicha patología se constituye – especialmente en la zona de Madariaga – como uno de los factores más relevantes en la determinación del rendimiento de colza (Molina J. P., 2013; tesis de grado). Para ello, se recomiendan aplicaciones de estrobilurinas en el estadio de 2-4 hojas.

Fertilización: “lo de siempre y lo que viene”

La estrategia de fertilización más común se basa, en términos de fósforo (P), en aplicaciones de 20 kg/ha a la siembra – siendo el DAP la fuente más utilizada -, mientras que en nitrógeno (N) se aplican en promedio 106 kg/ha (incluyendo los 14 kgN/ha aportados por DAP) en dos etapas, una primera hacia el mes de mayo (de 50 kgN/ha) y una segunda en julio (de 42 kgN/ha), prefiriéndose en este caso como fuente la urea azufrada.

Para azufre (S), el promedio ronda los 10 kgS/ha, siendo algo más elevado (14 kgS/ha) en aquellos lotes donde se opta por la aplicación de urea azufrada. Estos niveles de fertilización son muy similares a los que se utilizan para trigos de alto potencial en la zona.

Vinculado a lo anterior, durante la UPA 2013 se iniciaron, en interacción con la firma Stoller y Leandro Iacovelli, una serie de ensayos en los cuales se testearon Mastermins plus, un nuevo fertilizante liquido con macro y micronutrientes (N 10%, P205 4%, K20 6%, Mg 1%, S 1%, Zn 4%, Mn 2%, Mo 0,05% y B 0,5%) y Stimulate, un bio-regulador tri-hormonal compuesto de sustancias orgánicas que alteran los procesos morfológicos y fisiológicos de la planta (citokinina 0,009%, giberelina 0,005% y auxina 0,005%). Los objetivos de estas dos tecnologías se relacionan con la mejora de los balances nutricional y hormonal del cultivo, respectivamente.

Los resultados de los ensayos reportaron diferencias significativas (ANOVA) a favor del tratamiento con estos productos, cuyos rindes superaron en 821 kg/ha al promedio obtenido por el productor (3.050 kg/ha). De la misma forma, se hallaron diferencias en el peso hectolítrico de los granos entre ambos tratamientos (62 tratado vs. 59 testigo), así como en la cantidad de varas florales (28 contra 23) y de silicuas por planta (882 contra 795), todo lo cual explicaría la diferencia final en el rendimiento.

Mismos resultados se obtuvieron en una segunda repetición de estos experimentos (2014), donde los tratamientos con Stimulate (250 cc/ha) y Mastermins Plus (3 lt/ha) superaron en 518 kg/ha el rendimiento del testigo (3.479 kg/ha tratado vs. 2.959 kg/ha testigo) (Figura 2). Cabe destacar que el conjunto de tecnologías aplicadas en las parcelas de ensayo, corresponde al paquete normalmente utilizado por los productores miembros de la Regional (y descripto anteriormente).

El costo de estos tratamientos osciló los 40-45 U$S/ha, es decir unos 150 kg/ha de colza, siendo una práctica perfectamente factible, si se tienen en cuenta los valores actuales de este cultivo.

Figura 2. Rendimiento (kg/ha) de colza para tratamientos con Stimulate (250 cc/ha) y Mastermins Plus (3 lt/ha) vs. rendimiento del testigo sin tratar.

Figura 2. Rendimiento (kg/ha) de colza para tratamientos con Stimulate (250 cc/ha) y Mastermins Plus (3 lt/ha) vs. rendimiento del testigo sin tratar.

Estas tecnologías han sido evaluadas asimismo en trigo, bajo tratamientos consistentes en dos aplicaciones de Stimulate (a razón de 250 cc/ha) en z.32 y z.39. Los mismos arrojaron respuestas  favorables de 993 kg/ha en 2013/14, sobre un testigo cuyo rendimiento fue de nada menos que 11.137 kg/ha (logrado en Santa Lucía) y de 570 kg/ha en 2014/115 (sobre testigo de 4.295 kg/ha). Considerando un costo de 40 U$S/ha, el precio del trigo deja un margen más exiguo para esta tecnología.

Durante esta campaña se testeó además un anti-estresante en semilla (Bioforge), seguido de aplicaciones de Stimulate (en z.32 y z.39), lo cual reportó diferencias de 327 kg/ha respecto del testigo.

Comentarios finales

En vista de los resultados arrojados por estos ensayos en colza – y en función de los precios esperados para enero 2016 -, contamos con elementos suficientes para “salir” de lo micro, replicar y expandir a nivel predial y regional el uso de estos nuevos fertilizantes, así como del conjunto de tecnologías de las que podemos – y debemos – valernos en esta búsqueda de la excelencia de los cultivos, divisa de nuestra UPA Regional “y la banda siguió buscando…”

 

Autor: Ing. Agr.Ing. Andrés Candelo, ATR Regional Mar del Plata – J. M. Fangio.

Agradecimientos

Agradecemos a Andrea Rosso y Martín Larrosa por su colaboración en la conducción de los ensayos, a Martín Lahitte de El Silencio y a Leandro Iacovelli.

 

Etiquetas:, , , , , , , ,