Complicaciones económicas que atentan contra la sustentabilidad

Pablo Guelperín, uno de los principales referentes de Aapresid en Entre Ríos, comparte un análisis de situación luego de encabezar la jornada de la Regional Aapresid Paraná.

Las complicaciones económicas que enfrentan hoy los productores condicionan la posibilidad de llevar adelante un manejo adecuado para alcanzar la sustentabilidad agrícola desde lo económico, lo ambiental y lo social. 

Pablo Guelperín, uno de los principales referentes de Aapresid en Entre Ríos, reflexionó sobre esta realidad y habló de los escollos que deben superarse para lograr ese objetivo en diálogo con el periodista Danilo Lima de El Diario de Paraná (Entre Ríos)

La Regional Paraná de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), como cada año, realizó en su campo experimental de La Picada, en el departamento Paraná, una jornada en la que, con la colaboración de técnicos del INTA local, se recorrieron ensayos comparativos de rendimiento y nutrición en maíz y soja. 

La jornada, denominada «El campo pide más eficiencia», además, sirvió para que Guelperín, responsable de la Regional Paraná de Aapresid, reflexione sobre cómo ser más eficientes en el campo cuando los números de los productores no cierran, «ni siquiera haciendo soja».

Jornada Regional Paraná 310315 (100)

Pablo Guelperin, referente de Aapresid en Entre Ríos, toma la palabra en la jornada de la Regional Aapresid Paraná.

«Lo que nosotros hacemos aquí es lo que se llama experimentación adaptativa, nada de investigación científica básica; es tomar lo que se propone como novedad al productor y probarlo», explicó Guelperín. En este caso, agregó, «lo que más llama la atención de este campo es toda la línea comparativa de rendimientos en soja porque se han incorporado una veintena de materiales con el gen de resistencia a orugas«

Si bien en el campo de La Picada no hay ensayos específicos con malezas resistentes o tolerantes a los herbicidas, Guelperín también habló de ellas, dado que constituyen en la actualidad el principal problema agronómico de los productores. 

«Sin dudas que nuestra principal preocupación son las malezas resistentes al glifosato como herbicida y algunas otras que hasta tienen resistencia combinada entre un principio activo y otros», señaló. Ahora, en cambio, es una gramínea de verano, el capín, el eje de las preocupaciones, además, claro, de otras malezas como el raigrás y el sorgo de Alepo

«La siembra directa conlleva la rotación de cultivos, la rotación de principios activos en los herbicidas, es decir un manejo integrado del campo», enfatizó el referente de Aapresid, y aseguró que con un manejo integrado el problema de malezas se reduce sustancialmente. Las complicaciones económicas que enfrentan hoy los productores, sin embargo, condicionan mucho ese tipo de manejo cuyo objetivo central es alcanzar la sustentabilidad agrícola desde lo económico, lo ambiental y lo social. 

«Cada productor, cada empresa agropecuaria, tiene su estrategia. Algunos apuestan a la doble cosecha porque casi siempre poner los huevos en distintas canastas ha sido una alternativa», dijo el especialista. Aclaró que «lo que menos queremos difundir es la de apuntar a un mismo cultivo, la soja, que puede dar resultados positivos, aunque esto tampoco hoy es seguro». 

«En el caso del trigo, el cultivo que debiera comenzar a sembrarse desde mayo a junio, si tenemos que pagar un servicio de contratista, sembrar, cosechar, hacer el barbecho y aplicar fertilizantes, sin arriendo, ya estamos cerca de los 3.000 kilos por hectárea, y en Entre Ríos el rendimiento promedio está por debajo de esa cifra», sostuvo. 

Entonces señaló: «Todos nos preguntamos qué expectativas puede tener el productor para hacer trigo si arranca sabiendo que no va a poder recuperar ni siquiera los gastos», según informó NA.

Fuente: MdZ Online
http://bit.ly/1CEKQB0

Etiquetas:, , , , , , , , , , ,