CON FOCO EN LAS BASES DE LA SIEMBRA DIRECTA

El grupo regional Aapresid Rió Cuarto organizó su primera jornada un productor en Acción con la participación de alrededor de 250 productores, la temática del evento rondó en torno a cuestiones netamente agronómicas hasta temas candentes como el de los alquileres.

Dieron la bienvenida Ricardo Araujo, presidente del Grupo Regional y Adolfo Mantaras miembro del grupo y dueño del Establecimiento “Los Paraísos” ubicado en la localidad de Charras, provincia de Córdoba.

Presentando el campo familiar Adolfo “Puchi” Mántaras mencionaba que tomó las riendas del establecimiento hace 10 años donde la actividad realizada hasta ese momento era mixta y los principales cultivos agrícolas: Soja, Girasol, Maíz y maní. “A partir del 2000 adoptamos la SD en el 100% de la superficie realizando una rotación que no incluía cultivos que aporten abundantes rastrojos” apuntó Puchi. Con esta rotación logró estabilizar los rindes pero estos no se incrementaban y fue por esto que empezó a acumular rastrojos haciendo una rotación Maíz-Soja fertilizando solo la gramínea.

“… los valores de fósforo en 1998 estaban entre 5 y 10 ppm según los lotes y entonces empecé con los ensayos y esta fue la clave, ir probando y probando. Este año los niveles de fósforo están entre 15 y 25 ppm. La respuesta a la fertilización fue lineal y hoy tenemos mapeado todos los lotes del establecimiento. Mi objetivo es terminar poniendo riego, pero para esto primero tengo que dejar los lotes en óptimo estado logrando alta fertilidad y altos niveles de MO para así poder aprovechar al 100% cada milímetro regado”. Con esto nos quedó muy clara su meta: INTENSIFICAR LA ROTACION y esta es clave de los sistemas de SD actuales.



Fertilizando la Rotación
En la primer parada a campo Eduardo Martelotto, del INTA Manfredi y Gustavo Martini, asesor del grupo CREA Carnerillo, grupo que Mántaras integra activamente, comenzaron definiendo la sustentabilidad de un sistema y nos mostraron que la misma tiene tres pilares que la sostienen y la incrementan:

  • Siembra Directa, Rotación y fertilización

La finalidad de la SD es comenzar a conservar los rastrojos para evitar la degradación del ambiente. Entonces, necesitamos de un elemento indispensable: COBERTURA y, para lograrla, tenemos que incluir gramíneas como Maíz, Sorgo y Trigo. Pero hay que saber que al acumular rastrojos no liberamos el nitrógeno en el corto plazo y por lo tanto hay que aportarlo a través de la fertilización nitrogenada.

Gustavo Martini nos comentó la evolución del establecimiento en los últimos 10 años, donde comenzaron con la fertilización de Maíz en el 98, con niveles de fertilización de MAP de 70-80 Kg./ha; con esto no podían levantar los niveles en el suelo pero si había respuesta en el cultivo. En el 02’ incorporaron el trigo en la rotación y recalcó que la clave para incluir este cultivo fue la fertilización con fósforo, 200 Kg./ha de MAP hizo duplicar los rendimientos. Para el 04’el 40% del campo ya tenía Trigo/Soja de segunda y el año pasado la rotación fue: 50% Maíz y 50% Trigo/Soja de segunda y con niveles promedio de unas 18ppm.

“Al haber altas acumulaciones de rastrojos aumenta la retención de Nitrógeno en el suelo con lo cual se notan respuestas muy fuertes al agregado de urea y la respuesta se vio aun en muy altas dosis.” indicó Martini.

“El próximo paso que tenemos planificado es el ajuste de la fertilización por ambiente, es decir, la fertilización variable” concluyó.

Mirando un poco más de cerca el suelo
En la segunda estación el Ing Rodolfo Gil y el Ing Marcos Bongiovani nos esperaban en la calicata. Bongiovani nos contó acerca de los suelos en el establecimiento; son Haplustoles énticos, que cuentan con un alto contenido de arena y con poca arcilla. Las buenas características son:

  • Horizontes profundos que permiten una buena exploración radicular
  • Son buenos para regar
  • No se secan fácilmente

Las contras son:

  • Susceptibles a erosión hídrica y eólica, y al planchado
  • Baja riqueza química
  • Suelos muy dinámicos

El Ing Gil continuó, “…necesitamos cinco materias primas para producir: luz, carbono, oxigeno, agua y nutrientes. Las tres primeras podríamos decir que no nos traen inconvenientes. En cambio, el agua y los nutrientes nos pueden provocar dolores de cabeza”.

Ahora bien, ¿Que rol tiene el suelo en esto? ¿Por que el agua es tan importante? El agua pone en funcionamiento a la planta, mantiene la fábrica de la planta abierta. Esta toma el agua del suelo y transpira por pequeñas aberturas sobre la superficie de sus hojas, los estomas, y por estos entra el dióxido de carbono y, si tenemos estrés hídrico, los rendimientos caen ya que se deja de fijar este elemento. Por esto es fundamental hacer que la planta transpire, para mantener la fabrica abierta y así aumentar la producción” aseveró Gil.

La relación entre el rendimiento y la cantidad de agua que se utiliza se conoce como la Eficiencia en el Uso del Agua (EUA). Esta depende tanto de aspectos naturales como artificiales, con esto queremos decir que hay cosas que podemos modificar y otras que no.

Si nos metemos en el suelo podemos ver que este tiene un volumen determinado por una parte líquida-gaseosa (poros de distintos tamaños) y otra sólida compuesta por la textura (proporción de arcilla, limo y arena) y por un pequeño porcentaje de MO.

El porcentaje presente de cada uno de los minerales en el suelo no lo podemos cambiar; pero lo que si podemos fabricar es la MO. Y esta es la respuesta a la estabilidad estructural de nuestros suelos, ya que altos contenidos de MO hacen mas estables a nuestros suelos, y sobre todo a su sistema poroso, vital en el almacenaje y movimiento del agua.

La cobertura es el éxito para lograr tener más agua disponible en nuestros cultivos y es justamente en cobertura donde la SD es una especialista. La cobertura:

  • Disminuye el efecto que tiene el impacto de la gota de lluvia en la destrucción de los agregados
  • Actúa como un pequeño embalse dándonos tiempo para que el agua infiltre
  • Y a través de la reflexión que genera disminuye la evaporación del agua

“Nuestro desafío es cambiar la forma de pensar y no buscar recetas agronómicas, sino basados en la evaluación y diagnostico de nuestra situación particular buscar estrategias que nos lleven a la sustentabilidad del sistema” concluyó Gil.


Intensificación de las rotaciones
En la última estación nos encontramos con Rodolfo Tkachuk, Asesor del CREA Alejandro Chaján y con Cesar Belloso, Vicepresidente de Aapresid quien nos expresó “Siempre que hablamos de un sistema de producción y no de un cultivo en particular tenemos que pensar en tres aspectos fundamentales: rentabilidad, sustentabilidad y alta productividad, y para esto tenemos que hablar de SD”.

La Rotación para lograr lo mencionado anteriormente es un factor muy importante, y se nutre de tres elementos fundamentales:Diversidad, Intensidad y Tiempo.

El objetivo de la diversidad es rotar cultivos que aporten abundante materia seca para generar la cobertura que en el tiempo se transformará en MO. “Perder un 1% de MO me implica perder 1,2 toneladas de nitrógeno y también cantidades importantes de otros nutrientes como Calcio, Magnesio, Potasio…” afirmó Belloso. Por esto tenemos que pensar que a medida que recuperamos MO estamos ganando todo lo que perdimos con los otros sistemas.

La pregunta ahora es ¿Como podemos intensificar la rotación si la limitante es el agua? Este es justamente uno de los motivos que justifican la intensificación de la rotación ya que de este modo estamos aumentado la EUA por parte de los cultivos.

La gran actividad biológica que genera la SD equivale a 4 toneladas de peso vivo, contando desde las lombrices hasta los hongos y bacterias. Toda esta actividad biológica es lo que genera en el tiempo la MO y recordemos que esta es un factor fundamental en la estructuración de los suelos agrícolas incrementando así la retención del agua en el perfil. Pero para esto hay que alimentar continuamente a esta fauna biológica y que mejor forma que a través de las rotaciones y la cobertura.

En esta zona los suelos son muy arenosos y esto se traduce en suelos con mucha dinámica, donde la relación MO joven/ MO vieja es mayor que en otro tipos de suelos más pesados y es por esto justamente que un aporte continuo de MO es muy importante.

 

En lo que respecta al suelo, los sistemas de Siembra Directa presentan una evolución peculiar, a través de la cual se van sucediendo distintas etapas:

  • Primera etapa o de Iniciación: son los primeros cinco años, donde no se ven grandes cambios pero si se generan las bases para la materia orgánica (acumulación de rastrojos y aumento paulatino de la actividad biológica).
  • Segunda etapa o de transición: que se extiende hasta los 10 años y se logra cobertura, broza y un incremento en la actividad biológica con formación de macroagregados.
  • La tercera etapa es la de consolidación que va desde los 10 hasta los 20 años con una gran actividad biológica en aumento así como también aumentan los niveles de MO.
  • Por último se llega a la cuarta y última etapa: La etapa de Mantenimiento, donde logramos una adecuada dotación de nutrientes.

“Estas etapas generan cuatro tipos distintos de productores y producciones y por esto es tan importante el tiempo en las rotaciones, podemos hacer 15 años de SD pero si no rotamos, nunca vamos a poder salir de la fase de iniciación no llegando así, a lograr la sustentabilidad del sistema” concluyó Belloso.

Por su parte Rodolfo Tkachuk nos contó sus experiencias. “Entrar en SD hace 10 o 15 años implicó realizar agricultura permanente y rotación de cultivos, hoy estamos entrando en la intensificación. Pensemos lo siguiente: si tenemos 800 mm anuales y solo usamos 400mm nos esta sobrando agua y con esto quiero decir que el agua no es la limitante para la intensificación”.

Hoy hay que pensar en más de un cultivo por año en promedio; estamos en un sistema de mejora continua y si entramos en este no hay límites. Este el caso de los cultivos intercalares como Maíz/Soja y Girasol/Soja donde los niveles de producción individuales son menores, pero la productividad es mayor.

“El concepto de rotación no es solo diversidad sino también lo es pensar y buscar la intensificación de nuestros sistemas.”

Alquileres sustentables?
Después del almuerzo nos sentamos a escuchar las palabras de productores que buscan realizar sistemas productivos sustentables en campos alquilados. La idea fue plantear un tema difícil y discutirlo entre todos. Algunas de las ideas que surgieron fueron:

  • Realizar contratos a largo plazo, en la medida que nos sea posible, para así poder planificar un sistema sustentable que nos brinde la productividad que buscamos a través de la inclusión de una rotación diversificada, intensificada y sostenida en el tiempo.

Comenzar a generar conciencia en los propietarios de que los beneficiados con estos sistemas son ambos. Los propietarios porque mantienen y mejoran su capital, y los segundos porque aumentan su productividad a través de las rotaciones intensivas y a lo largo del tiempo.


Palabras finales
Para finalizar la jornada, Ricardo Araujo, presidente de la Regional Río Cuarto comentó sobre la importancia de pertenecer y participar en instituciones como Aapresid y CREA; agradeció a las empresas que apoyaron el evento, a los presentes tanto productores como disertantes.

Agracemos la colaboración en la redacción de este informe del Ing. Nicolás Tetamantti.