Doble cultivo. El momento de la Intersiebra

Area Técnica Aapresid

El pasado 7 de marzo el Grupo Regional Coronel Suárez desarrolló, por segunda vez consecutiva, Un Productor en Acción en el establecimiento San Pedro.

En la primera edición realizada en diciembre de 2006 se vieron ensayos de fina (ver Gacetilla 86 “Agricultura de alta tecnología, mejora la ecuación ganadera”) y fue el preámbulo de éste segundo encuentro cuyo foco fueron los cultivos estivales. En ésta oportunidad se pudo ver la segunda parte de la película, dónde los ensayos de intersiembra fueron los protagonistas.

Crecimiento vertical
“San Pedro” es un campo mixto ubicado en el partido de Coronel Suárez y pertenece a la familia Roveda.

Insuficiente condición hídrica en los períodos críticos de los cultivos, suelos someros por presencia de tosca, corto período libre de heladas, son algunos de los factores que más condicionan el potencial productivo de la zona.

En los últimos años el establecimiento sufrió una transformación productiva, gracias a la incorporación de tecnología.

El primer salto productivo se dio hace 10 años de la mano del riego, luego la sectorización del campo y manejo por ambientes, le siguió la adopción de siembra directa, fertilización de cultivos e intensificación de la rotación. Las distintas herramientas de manejo permitieron sumar hectáreas agrícolas y reubicar el ganado de cría en los bajos y las lomas con tosca. En negocio ahora es más rentable, aumentando los márgenes por hectárea, dijo Federico Roveda responsable del establecimiento y miembro del Grupo Regional Aapresid Coronel Suárez.

 

Intersiembra Trigo- Soja
La intersiembra de soja sobre trigo es una alternativa viable en regiones donde existe un corto periodo libre de heladas que indefectiblemente atrasan la siembra de soja, comentó Ing. Pablo Calviño, asesor AACREA y El Tejar.

En San Pedro los ensayos de intersiembra comenzaron tímidamente para ver la factibilidad de dobles cultivos en la zona. En éste campo ésta práctica se puede realizar con mayor eficiencia, la disponibilidad de equipos de riego permite salvar los momentos de mayor requerimiento hídrico en trigo y alcanzar buena implantación en soja, dado que 15 días antes de la siembra de la oleaginosa, el cereal realiza su máxima extracción de agua, puntualizó Calviño.

En el establecimiento se evaluaron las distintas combinaciones de trigo y soja. Las estructuras que se utilizaron fueron de:

1) 1 surco de trigo y 3 de soja, en éste caso queda el trigo a 70 cm de separación

2) 2 surcos de trigo x 2 surcos de soja.

3) 3 surcos de trigo x 1 surco de soja, en este caso las soja queda sembrada a 70 cm.

El trigo se había fertilizado con distintas dosis de nitrógeno, ajustando las parcelas a: 100-x, 125-x y 175-x en secano y 100-x, 150-x y 200-x en Riego.

Ya cosechado el trigo, los resultados concluyen que con la primera combinación el rendimiento del cultivo de trigo se vio disminuido en un 30 % y una gran compensación por parte de la soja. En la segunda combinación la disminución del rendimiento de trigo fue menor; y en la tercera, la disminución del rendimiento de trigo fue de apenas un 5 % observando un muy buen estado del cultivo de soja (Gráfico 1).

Gráfico 1: Rendimiento de trigo en intersiembra con soja, bajo riego y fertilizado con 200 kg/ha de N.

El especialista explicó que la elección de una u otra combinación de cultivos estara en función de la zona y de la rentabilidad obtenida en un período, en función de sus precios.

Una de las alternativas planteadas por Calviño para intensificar la rotación en siembra directa en esa región, fue la siembra de colza con avión luego del doble cultivo trigo/soja en intersiembra, de esta forma se evita la realización de sucesión de dos gramíneas en la secuencia de cultivo lo trae aparejado problemas sanitarios.

 

Intersiembra Girasol –Soja 
“La soja puede ser el mejor aliado del girasol”, puntualizó Pablo Calviño frente a un ensayo de intersiembra girasol-soja.

La asociación de ambos cultivos resulta una combinación exitosa, incrementa la rentabilidad, la eficiencia en el uso de la radiación y del agua, permite pasar de utilizar el 50% de las precipitaciones al 75%.

Calviño remarcó que hoy en día los aportes de la investigación han avanzando enormemente La aparición de girasoles con tecnología clearfield y ciclos que permitan un buen defasaje de los períodos críticos de ambos cultivos, presentan un escenario favorable para ésta práctica.

Una de las limitantes que presenta ésta combinación de cultivos, destacó el especialista, es el hilado de la soja y la altura de los girasoles actuales, no obstante, con estrategias de manejo se puede superar en parte éste inconveniente. Se observó que el girasol sembrado con espaciamiento entre líneas de 1,56 m no modificó el rendimiento, esto también favorece al cultivo de soja por su menor sombreado.

Para evitar la coincidencia de los períodos de mayor requerimiento hídrico de los dos cultivos, se debe lograr que al momento de la cosecha del girasol, la soja este recién comenzando su periodo reproductivo para que de esta manera logre una mejor recuperación debido al efecto del sombreado del cultivo de arriba.

Una de las recomendaciones por parte de Calviño fue la aplicación de glifosato en madurez fisiológica de girasol la cual pretende alcanzar 3 objetivos:

– Minimizar la cantidad de materia verde en la planta de girasol y adelantar la cosecha.

– Promover que el girasol doble las hojas hacia el tallo y de esta manera conseguir una mayor captación de luz por parte de la soja.

– Controlar malezas en soja.

En el lote, parte del girasol en intersiembra ya había sido cosechado, los rendimientos promedios alcanzados fueron de fue de 1700 kg/ha y la soja, ya en R6, se observó con muy buen desarrollo.

Pablo Calviño destacó que en los casos de intercultivo girasol-soja experimentados, los resultados indican rendimientos que superaron al cultivo puro entre el 20 y el 60 % según los casos, con diferencias en el margen neto de hasta el 80 % por encima de los mejores cultivos puros. Esta tecnología promete, pero hay que ser prudentes. Hay que medir el rendimiento en forma anual, por la eficiencia en el uso de los recursos que genera todo el sistema de rotación de cultivos, concluyó.

Intersiembra de maíz sobre trigo
La idea de implantar maíz de segunda entre surcos de trigo, surgió con la intención de destinarlo a la confección silaje de planta entera, para el feedlot, comentó Federico Roveda. De esta forma, todo el maíz de primera se destina a producción de grano aprovechando su potencialidad productiva.

El principal desafío de ésta práctica es ajustar la fecha de siembra, para que al momento de la cosecha del trigo, el maíz no tenga gran desarrollo. Para ello, se implantó un ensayo con dos fechas de intersiembra de maíz.

Maíz en el sudoeste bonaerense
La correcta elección del ciclo del hibrido para cada ambiente es la herramienta principal en para el logro de un buen crecimiento y desarrollo del cultivo, explicó el Ing. Tomás Sarlangue de la Unidad Integrada Balcarce.

Recorriendo un ensayo de comparativo de híbridos, el especialista dijo que los ciclos cortos poseen una menor plasticidad y capacidad de recuperación, lo que los vuelve más vulnerable ante ambientes menos propicios, comparado con los ciclos largos. Debe tenerse en cuenta además, que los materiales cortos requieren mayor densidad de plantas y ajuste del espaciamiento entre líneas dependiendo de la región.

El maíz en suelos someros es el de peor comportamiento respecto al resto de los otros cultivos. La profundidad en la que se encuentra la tosca, condiciona el rendimiento en maíz, limita el volumen de suelo que puede ser explorado por las raíces restringiendo la cantidad de agua y nutrientes disponibles para el cultivo.

La práctica de riego permite aplicar otro paquete tecnológico apuntando a mayores rendimientos.

Para la siembra en secano se debe regular la densidad según la plasticidad del material.

Realizar barbechos largos para la acumulación de agua en el perfil sumado a la eficiencia en su uso a través de la siembra directa, es clave para el buen manejo en secano finalizó Fernández.

Enfermedades que afectan al girasol
Actualmente, las principales enfermedades del girasol en la Argentina son debidas a hongos, comenzó diciendo el Ing. Facundo Quiroz de INTA Balcarce.

Quiroz explicó que Verticillium dahliae y podredumbre húmeda del capítulo ocasionada por Sclerotinia sclerotiorum, son las que más afectan el bolsillo del productor.

Una herramienta básica para el manejo de estas enfermedades es la elección del cultivar a sembrar. Actualmente se cuenta con un grupo importante de híbridos recomendados por su elevado nivel de resistencia a enfermedades y esto hace que el girasol haya mejorado sustancialmente su seguridad. Pensando en un manejo integral, hay prácticas culturales a ajustar como son la fecha de siembra y la fertilización. Por último, el uso de fungicidas mejora notablemente el rendimiento.

Es importante monitorear los lotes, contar las plantas volcadas y si la incidencia supera el 20 o 30% es recomendable aplicar desecante para adelantar la cosecha.

 

Biocombustibles
Vivimos en tiempos en los cuales la escasez de recursos no renovables incentiva a que algunos emprendedores alrededor del planeta empiecen a animarse al uso de energías alternativas. La oportunidad de autoabastecerse de energía ha llegado a diferentes regiones del globo, comenzó diciendo el Ing. Luciano Pugawko de Bionerg, empresa dedicada a la ejecución de proyectos de biodiesel.

Pugawko realizó una presentación de Bionerg, sus orígenes y el desarrollo actual de la empresa. Luego el Qco. Damián del Valle de la misma compañía explicó las características del Biodiesel, el proceso de fabricación y las especificaciones normativas y legales.

A modo de ejercicio interactivo, en el cual los asistentes tuvieron la oportunidad de participar, Pugawko presentó distintos casos de negocio. Se consideraron distintas zonas (distancia a puerto) y diferentes capacidades de planta (toneladas de soja por día) y se tuvieron en cuenta variables macroeconómicas, mercado, proceso y mantenimiento.

La jornada fue intensa y generó un ámbito propicio para el intercambio y discusión de las distintas alternativas productivas y tecnológicas aptas para la región.

 

Agracemos la colaboración en la redacción de este informe del Ing. Gastón Moretti.

“La soja puede ser el mejor aliado del girasol”, puntualizó Pablo Calviño.

Verticillium dahliae y podredumbre húmeda del capítulo ocasionada por Sclerotinia sclerotiorum, son las que más afectan el bolsillo del productor, explicó facundo Quiroz. 

Intersiembra 2 surcos de trigo y 2 de soja.

Maíces en el sudoeste bonaerense.