Necesidad de tomar decisiones de acuerdo a la reglamentacion vigente y estudios de organismos especializados

Junto a otras entidades Aapresid publicó en el Diario Puntal su posición relacionada con la negación de la autorización a Monsanto para radicarse en la ciudad.

La ciudad de Río Cuarto por sus características estructurales es una comunidad agroalimentaria y agroindustrial. Su desarrollo económico y social será, en gran medida, una consecuencia del volumen de producción de bienes primarios y el agregado de valor que podamos añadir en la región.

El principal impacto social de la producción e industrialización de bienes es la generación de puestos de trabajo a nivel regional. No obstante, para esto, es indispensable que alguien tome la decisión de invertir en un proyecto productivo.

En este marco, los hechos sucedidos en las últimas semanas nos inducen a resaltar la función de las autoridades locales. Las mismas deben establecer con anticipación los requisitos de todo tipo que exigirán y los beneficios que otorgarán a toda persona física o jurídica que quiera traer su capital a la ciudad para invertirlo. Asimismo, dichos requisitos y beneficios no deberían ser arbitrarios, sino enmarcarse dentro de las regulaciones de los organismos con conocimiento y pertinencia de las actividades. De esta manera, la decisión de invertir en un lugar se encontraría fuertemente vinculada a su seguridad jurídica, es decir, a las “reglas de juego” establecidas previamente para cualquier posible inversor.

Las autoridades de Río Cuarto en pos del desarrollo tienen la misión de apoyar y acompañar a todo el que quiera invertir en la ciudad, agotando los medios para adecuar su inversión a las normas vigentes, con el fin de armonizar los intereses empresariales con los fines públicos. La exclusión deliberada de inversiones, además de perjudicar directamente el desarrollo a largo plazo de la comunidad de Río Cuarto, crea un precedente en la ciudad que inducirá a pensar a cualquier posible inversor que las reglas no son claras y que, posiblemente, sea mejor dirigir su inversión a otras localidades que generen un ámbito legal y público propicio a las inversiones.

La igualdad de oportunidades en Río Cuarto se logrará con fuentes de trabajo y salario digno para sus habitantes, y esto último con mayor inversión en la ciudad.

Para nosotros paz y armonía social es igual a más trabajo digno.