El valor del trabajo en equipo

La Regional Bolivar explicó cómo superar situaciones complejas con convicción y esfuerzo conjunto.

El pasado viernes 25 de Noviembre el Grupo Regional Aapresid Bolivar presentó una nueva edición del ya tradicional UPA Bolivar. Bajo el título “Darse Cuenta”, esta vezel grupo tuvo como intensión motivar a los productores a que, a través de la vocación y decisión de cambio, se puedan revertir las limitantes y generar una situación superadora y de mejora continua.

Temprano por la mañana Diego Mazzucca abrió las puertas de su establecimiento “El Amanecer” para recibir a un gran número de asistentes. El mismo Mazzucca, contando sus propias experiencias, se encargó de transmitir a los participantes la premisa que englobaría la temática de la jornada: La importancia del esfuerzo y del trabajo en equipo para llevar adelante situaciones productivas y económicas adversas.

A partir de la inundación sufrida en el establecimiento en el año 2000, explicó Mazzucca, y bajo el asesoramiento de Mariano Iturriaga, Presidente de la Regional Aapresid Bolivar, se comenzó a trabajar partiendo de un análisis de la matriz FODA. Este permitió observar como principales “debilidades” la delicada situación económica y financiera, la baja carga animal con un rodeo envejecido y la ausencia de una cadena forrajera y de lotes netamente agrícolas. No siendo éstos problemas suficientes, la “amenaza” más grave continuó siendo el elevado riesgo de anegamiento y la dificultad de escurrimiento que presentaban los lotes.

Así mismo, la situación inicial presentaba grandes “oportunidades” de mejora. Mazzucca sacó a relucir un grupo de ellas destacando la capacidad de gestión lograda a partir del asesoramiento y la posibilidad de encontrar respuestas a través de compartir experiencias y conocimientos dentro del grupo y de las redes que conforman las Regionales Aapresid. El equipo de trabajo contó con tres “fortalezas”claves para poder revertir la situación: la existencia de un campo de aptitudes mixtas (agrícola – ganadero), el hecho de haber detectado el problema –el llamado “darse cuenta” y la capacidad de planificación a largo plazo definiendo objetivos claros.

A partir de este análisis se logro mejorar considerablemente la capacidad productiva del campo, incorporando, de a poco, lotes con pasturas implantadas y verdeos de invierno, lotes con cultivos para grano y se pudo mejorar la composición y edad del rodeo. Tal es así que hoy en día la producción de carne se encuentra alrededor de los 148 Kg de Carne/ Ha y se están manejando índices de preñes del 95%.

En base a la experiencia obtenida a lo largo de varios años de trabajo conjunto, y con los resultados a la vista, los miembros de la Regional Bolivar consideraron pertinente invitar al Médico Veterinario Carlos Horacio Peñafort para que brindara a todos los presentes una amena charla de motivación y trabajo en equipo que reflejó la importancia de estos aspectos para llevar adelante proyectos tan desafiantes como el que se plantearon en el establecimiento “El Amanecer”. Durante su disertación, Peñafort disfrutó de un atento auditorio, y se explayó con comodidad, destacando actitudes básicas y cotidianas que mejoran notablemente la eficiencia de los procesos productivos diarios y afianzan los vínculos interpersonales entre compañeros de trabajo.

Ya avanzada la mañana se dio inicio una gira a campo por tres estaciones que evidenciaron las mejoras logradas durante estos años. La primera estación se localizó en un bajo dulce sembrado con raigrás bajo el sistema de siembra directa, en el cuál, luego de cuatro años de promoción, se pudo aumentar contundentemente la granazón y mejorar enormemente el stand de plantas. La elección de esta especie forrajera estuvo justificada por la elevada capacidad de resiembra que presenta y por la importante cobertura que genera. Además, de esta manera se pudo indirectamente disminuir la salinidad y alcalinidad del lote.

 

La segunda estación encontró a los asistentes en un bajo salino sembrado con una mezcla de Agropiro y Lotus. En este punto se resaltó la importancia de preparar adecuadamente el potrero antes de la siembra de la pastura. Los especialistas recomendaron empezar controlando las gramíneas perennes y mejorar la cobertura mediante la siembra de verdeos como la Avena o el Centeno para luego sí sembrar la pastura. A su vez, se planteó como fundamental la implementación del sistema de siembra directa por los beneficios en cuanto a la oportunidad de siembra y al mantenimiento de la cobertura. Como último punto a tener en cuenta en el manejo de estos tipos de lotes, se destacó la elevada intensidad de pastoreo durante la primavera para mantener la pastura en estado vegetativo conservando de esta manera la calidad forrajera.

La última estación del recorrido se localizó en un ensayo de mezclas forrajeras de la empresa KWS bajo el sistema de Siembra Directa. El mismo consistió en tres bloques con diferentes mezclas:

  • El lote A presentó una mezcla de Alfalfa y Festilolium, la cual fue ideada para lograr altas producciones durante casi todo el año. En este caso el festilolium mejora la producción invernal de la alfalfa, la cual si bien era una variedad de baja latencia, disminuye su producción durante el invierno.
  • El lote B mostró el comportamiento de una mezcla polifítica de Alfalfa, Festuca y Bromus perenne con una producción intermedia, pero con la característica distintiva de poseer una especie altamente persistente, de lenta implantación, de elevada tolerancia a sequias y que acompaña espectacularmente a la Alfalfa como lo es el Bromus perenne.
  • El lote C consistió en una mezcla de producción primavero – estival compuesta por Alfalfa y Pasto ovillo.

Mediante estas tres estaciones, el grupo Regional Aapresid Bolivar pudo brindar a los presentes un claro ejemplo de cómo, a través del planteo de objetivos claros y con el trabajo mancomunado de todos los involucrados, se pueden mejorar notablemente situaciones muy complejas y fortalecer los vínculos interpersonales en una empresa agropecuaria.