Ensayos, trigo, agricultura de precisión y modelos de negocios en el UPA Mar del Plata


Antes de cerrar el 2017, la Regional Juan Manuel Fangio realizó su jornada UPA bajo el título “Sumando servicios”. El encuentro tuvo lugar el 23 de noviembre, en el establecimiento El Silencio, Mar del Plata. La convocatoria, con 180 asistentes, superó las expectativas.
La recorrida a campo estuvo signada por distintas estaciones, en las que se pudieron observar gran variedad de ensayos.


Siguiendo con la recorrida, el Ing. Agr. Pablo Abbate expuso sobre la “Evolución del rendimiento y calidad en trigo en la subregión IV”. A modo de introducción, destacó el crecimiento de la producción y exportación de trigo, así como también la molienda. En materia de rinde, Argentina fue aumentando su promedio hasta casi llegar al nivel de rindes mundial. “Entre 2001 y 2015, el rinde aumentó un 77% más que Estados Unidos por la introducción de los germoplasmas franceses”, remarcó el disertante.
Respecto a la calidad, Abbate señaló que el peso hectolítrico del país, en general, estuvo en grado 1. “A partir del año 2008 se ve una caída en la proteína por aumento de rendimiento”, agregó. ¿A qué se deben las caídas en calidad? “No hay una buena asociación entre la calidad y el rendimiento. No es el rinde el problema sino que puede deberse a cuestiones de manejo”, entiende. Y agregó: “La variable que más cambia entre las variedades es el w (parámetro alveográfico que describe las propiedades mecánicas de la masa y de su estado de oxidación). Sucede que la mayoría de los productores no llegan en calidad a los grupos 1 y 2, y tampoco se preocupan por mejorar este aspecto ya que nadie paga por ello”.
Sobre el cierre, el especialista compartió las siguientes conclusiones:
○ La variación entre cultivares es w >Glu (gluten) > protección > pH.
○ Proteína solo tiene alta asociación con Glu.
○ El rinde no tiene gran asociación con la calidad.
○ Para mejorar la calidad, primero debe decidirse qué variable se quiere mejorar.
○ Para mejorar proteína, primero mejorar N.
○ Para mejorar w, primero mejorar cultivar.
○ El comportamiento de Glu es intermedio.
○ En el cálculo de requerimiento de N del cultivo se debe considerar la proteína deseada.

Por su parte, las firmas GeoAgro, agricultura de precisión (de la mano de Tomás Oesterheld) y Albor Agro, presentaron sus plataformas y servicios a las personas presentes, destacando las ventajas de utilizar ambos programas.
La última de las exposiciones estuvo a cargo de Pablo Adreani, quien habló sobre los distintos modelos de negocio en Argentina. Al analizar el contexto actual, el analista habló de “una nueva Argentina, donde hay cierta predecibilidad”.
Entre los temas económicos que más preocupan, listó cuestiones de financiamiento, tasas y dólar atrasado. “Cuando en Argentina la inflación no se traslade a precios, en ese momento vamos a empezar a ser un país razonable”, sostuvo.
En cuanto a la estructura de los costos de producción, los precios de los bienes están en pesos y los servicios siguen ajustándose a la inflación. “Así, los costos aumentan, mis productos son en dólares y la ecuación es cada vez menor, con un rinde de indiferencia cada vez más alto”, detalla. Para hacer frente a este escenario, Adreani sugiere dos alternativas: aumentar rindes (productividad) o mejorar la eficiencia de los productos y de los procesos. “El camino por delante es aumentar la productividad e ir a planteos en los que el porfolio de productos esté diversificado”, cerró.