Evaluación del comportamiento del cultivo de trigo con distintos antecesores.

Informes Tecnicos Regionales WEB

Ariel Carlos Masgrau. 
ATR Regional Monte Cristo Aapresid.

 

Objetivos: 
El presente ensayo se llevo a cabo para medir la eficiencia del uso del agua del cultivo sobre diferentes antecesores (soja/maíz) ante iguales condiciones de manejo.

Materiales y métodos:
El ensayo se realizó en un campo a 10 km. al sur de la localidad de Monte Cristo, cuyas características climáticas de la zona son las siguientes; El promedio anual de las precipitaciones es de 600-700 mm. La zona presenta un déficit hídrico que no supera los 100 mm. El período de heladas se extiende desde la primera quincena de Mayo hasta la primera quincena de Septiembre.

Se utilizó el cultivar Onix de ciclo corto sembrado el 21 de mayo de 2006. En las figuras 1 y 2 se muestran las precipitaciones y la marcha de las temperaturas medias mensuales para la campaña 2006 y el promedio histórico de 10 años. Se puede observar que fue una campaña bastante seca en el período de crecimiento del cultivo y con un mes de junio más caluroso de lo normal, lo que incrementó bastante el déficit hídrico de los cultivos.

La densidad de siembra utilizada, fue de unos 100 kg. de semilla por hectárea. Se sembraron dos lotes contiguos y parejos, uno con antecesor soja y el otro con antecesor maíz. La fertilización fue de 50 kg. de nitrógeno por hectárea en ambos casos y la cosecha se realizó el 11 de noviembre.

 

 

Variables medidas: 
Tomando unidades maestrales de 6 metros cuadrados, con cuatro repeticiones sobre ambos antecesores se midió:

· Agua útil inicial (hasta 1,60 m. de profundidad).

· Agua útil en antésis. (hasta 1,60 m).

· Agua útil en madurez fisiológica. (hasta 1,60 m).

· Precipitaciones.

· Biomasa de plantas en antésis y madures

· Rendimiento

· Peso de 1000 semillas.

Con estas variables se calculará el consumo de agua y la eficiencia del uso del agua de la siguiente manera.

Consumo de agua (mm)= Precipitaciones +/- Δ Almacenaje

E.U.A. (kg/mm)= Biomasa producida o rendimiento / consumo de agua

 

 

 

Resultados:
Al momento de la siembra la humedad acumulada en el perfil era de 132 mm para el antecesor soja y 141 mm para el antecesor maíz hasta 1,60 m. de profundidad (tabla 1). Se realizaron cuatro mediciones de agua inicial por cada antecesor. Los perfiles promedio se detallan en la figura 3 y 4. Hay que tener en cuenta que el rendimiento del maíz, cosechado el 1 de abril de 2006, fue de 11.500 kg/ha y el de la soja, cosechada el 25 marzo, fue de 3800 kg.

 

 

Las precipitaciones durante el ciclo del cultivo fueron muy escasas. No se registraron precipitaciones desde la siembra (21 de mayo), hasta una semana antes de floración (25 de septiembre). Posteriormente, hasta la cosecha, se produjeron algunas precipitaciones pero de bajo volumen. Dicha información se resume en la figura 5.

 

 

En la tabla 2 se resumen los valores de biomasa, rendimiento y peso de 1000 semillas que se obtuvieron para cada antecesor. Desde siembra a antésis, la producción de biomasa es mayor con el antecesor maíz, pero luego a cosecha los mayores valores se obtienen en el antecesor soja. Analizando ahora el rendimiento (figura 6) se ve que para el antecesor maíz se obtuvo menor rendimiento que para soja. Algo similar ocurre con el peso de los granos (figura 7).

 

 

Con los datos obtenidos de los muestreos de agua útil y las precipitaciones se calcularon los consumos de agua en los periodos siembra-antésis, antésis-madurez y siembra-madurez información que se resume en la tabla 3.

 

 

Calculando ahora la Eficiencia del Uso del Agua para la producción de biomasa, vemos que antes de floración ambos antecesores se ajustan bien a una única recta de regresión (figura 8) cuya pendiente indica que se producen 55,7 kg de biomasa por mm. de agua consumida. Si se observaron diferencias en la EUA para la producción de granos (figura 9) siendo mayor sobre soja 9.8 kg de grano por milímetro consumido, que sobre maíz 8,5 kg/mm.

 

 

A modo de cierre compararemos el rendimiento obtenido con 3 estrategias de fertilización para ambos antecesores (figura 10). Dichas estrategias consistieron en aplicar sobre los mismos dos antecesores una misma dosis de nitrógeno (50 kg.) como Urea incorporada el 20 de abril, Uan chorreado a la siembra (24 de mayo) y Uan chorreado el 26 de Junio. Cabe aclarar que, datos no publicados de otros ensayos, de los cuales no se presentan datos en este informe, indican que el Uan chorreado en abril con precipitaciones que lo incorporen tiene igual comportamiento que un fertilizante sólido incorporado mecánicamente. En cambio, cuando el chorreado del fertilizante líquido se retrasa a mayo o junio, como en este caso, la falta de precipitaciones hacen que el aprovechamiento sea menor. Para este análisis, solamente se toman estas tres aplicaciones para comparar distintos niveles de fertilización para cada antecesor, asumiendo que la misma dosis afectada por eficiencias de aprovechamiento del fertilizante cada vez menores desde urea incorporada (la mayor) hasta Uan chorreado en junio (la menor) darán dosis efectivas cada vez menores.

 

 

 

Vemos como a medida que la disponibilidad del nitrógeno del fertilizante es menor el rendimiento también los es. Dicha situación se ve mas agravada en el antecesor maíz debido a que es un rastrojo más voluminoso y además con alta relación C:N que ocasiona una inmovilización de nitratos por parte de los microorganismos descomponedores que compiten con los requerimientos del cultivo. (Maddonni G.).

Conclusiones:
La eficiencia del uso del agua del cultivo de trigo para la producción de grano, sobre el antecesor maíz fue menor que para el antecesor soja, lo que repercutió en el rendimiento. Dicha caída en la eficiencia pudo deberse, entre otras cosas, a una menor disponibilidad de nitrógeno para el caso del antecesor maíz, tal como lo cita el Ing. Agr. Sergio Pergolini en su trabajo de tesis, quien afirma que un cultivo bien nutrido es más eficiente en el uso del agua.

Bibliografía:
– Maddonni, G.; Vilariño, P. y García de Salamote I. 2004. Dinámica de los nutrientes en el sistema suelo-planta. Producción de Granos 17:443-454.

– Pergolini, S.; Castillo, C. y Espósito, G. 2004. Efecto de la Fertilización sobre el Consumo y la Eficiencia de Uso del Agua del Cultivo de Trigo. http://www.ppi-ppic.org/ppiweb/ltams.nsf.%2015%20de%20marzo%202007.

Agradecimientos:
Al equipo de producción de Tecnocampo S.A. que facilitaron el campo y la maquinaria para realizar el ensayo. A la cátedra de Cereales y Oleaginosas de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba por facilitar la cámara de secado. Y al Ing. Agr. Ricardo Maich de la cátedra de Genética de dicha facultad y a su equipo de trabajo por colaborar en la trilla del ensayo.