Festejando el regreso de las gramíneas

Compartimos las notas sobresalientes del encuentro organizado por la Regional Rosario de Aapresid el pasado 4 de abril en Serodino.


El pasado 4 de abril se desarrolló la Jornada de la Regional Rosario de Aapresid en la localidad de Serodino. Allí se llevaron a cabo distintas charlas con profesionales, analizándose diversos temas relacionados al efecto de gramíneas y tránsito por maquinarias en el suelo, optimización de cosecha, fertilización y vivencias personales sobre más de 20 años de siembra directa.

En primer lugar, los Ing. Agr. Guillermo Gerster y Silvina Bacigaluppo ofrecieron una presentación sobre el efecto de gramíneas en el suelo y su efecto sobre la compactación por el tránsito de maquinarias.

Los profesionales indicaron al inicio que el 60% del lote está pisado por máquinas y que el resultado de esa compactación es la pérdida de macroporos. En relación a ellos, destacaron el hecho de que las gramíneas pueden sortear la resistencia a la penetración a pesar de que el suelo esté compactado. Y el trigo es el cultivo que ofrece una mejor respuesta.

20160404_092744

Además, los profesionales del INTA invitaron a “no asustarse”, ya que se ha comprobado que el suelo tiene la capacidad de recuperar la compactación en apenas 1 año. Sin embargo, Gerster mostró distintos valores que llaman a tomar consciencia: “Un lote de monocultivo tiene la capacidad de infiltrar 16 mm/h, mientras que un lote rotado puede hacerlo en razón de 37 mm/h. Es decir, que en una lluvia de 30 mm/h de intensidad, un lote con monocultivo pierde la mitad del agua”.

Como conclusión, el Ing. Agr. agregó una frase concreta y que sucede día a día: “Cuando caminamos por el barro, buscamos pisar el pasto. ¿Por qué? Ese efecto de amortiguación ocurre de la misma manera con la cobertura del suelo y el tránsito de las máquinas agrícolas”.

Por otra parte, Julio Beltramino, técnico de John Deere, brindó una charla acerca de la eficiencia de cosecha.

En su presentación, Beltramino indicó que las principales pérdidas en la cosecha se deben a errores de configuración del cabezal de la cosechadora.

20160404_105404 (1)

“A la hora de cosechar, debemos tener en cuenta no sólo la velocidad de avance de la máquina, sino también, qué cuchillas utilizar y que sean compatibles con dicha velocidad. Caso contrario, las pérdidas serán mayores” afirmó.

Además, según su propia experiencia, explicó que muchas veces hay que mirar la máquina “al revés, de atrás para adelante”, ya que en numerosas ocasiones, los granos partidos de maíz por ejemplo, se deben a una mal regulación del sistema de limpieza trasero de la máquina.

También hizo una breve explicación de las partes de la máquina que estaba en exhibición e informó de los nuevos avances en que ha incurrido la compañía.

Por último, concluyo diciendo que el control mecánico correcto campaña a campaña y una conciencia que busca la optimización, podrán disminuir los niveles de pérdida de cosecha, los cuales hoy en día alcanzan los casi 120 kg/ha.

A continuación de esta recorrida mecánica, fue el turno de Hugo Ghio. El productor y pionero Aapresid brindó una breve charla sobre su experiencia en la siembra directa, en la cual hizo hincapié en lo vital que es llevar a cabo un plan de rotación e invitó a todos los presentes a hacerlo posible.

“Desde el año 1996 tenía rotación y en el año 2011 me vencieron y caí en la soja de 1ª” empezó Hugo. Pero a continuación de esto, siguió presentando valores económicos muy relevantes y que podrían incentivar a la implementación de un plan de rotación.

“Con una rotación de maíz y trigo/soja 2ª (125 qq/ha maíz, 45 qq/ha trigo y 35 qq/ha de soja 2ª) frente a una soja de 1ª (46 qq/ha), podemos obtener un ingreso neto de aproximadamente 100 U$S/ha de más en el caso de la rotación, y así aún invirtiendo casi un 70% más” explicó.

Luego, y a modo de conclusión, declaró que se estuvo perdiendo producción por exceso de agua y no por la falta de la misma: “Estos años fueron negativos para el campo, el monocultivo fue predominante y eso llevó a perder producción debido al exceso de agua y no por la falta de ella. Hay que usarla!” recalcó Ghio.

Por último, el Ing. Agr. Fernando Salvagiotti preparó una presentación sobre fertilización. En ella, explicó que como regla general, cuando se busca la sustentabilidad, se trabaja sobre el ciclo del Carbono (C). “Con la rotación ‘metemos’ Carbono, principal indicador de la materia orgánica y fertilidad del suelo”.

Además, se refirió al nutriente principal de los cultivos diciendo que para saber cuánto Nitrógeno (N) aplicar, hay que tener en cuenta el potencial de rendimiento del cultivo en cuestión y para eso debemos saber cuál es el vaso lleno en cada uno de los lotes.

Sumado a esto, el profesional explicó que una buena fertilización con Azufre (S) complementa la fertilización con Nitrógeno (N) y así el rendimiento se ve aumentado en gran medida.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , ,