Informe de la situación hídrica del Depto. Roque Sáenz Peña y zonas aledañas

Compartimos un trabajo generado conjuntamente por el INTA (AER Laboulaye), la Regional Laboulaye de Aapresid y el CREA (Delegación Laboulaye-Buchardo). 

Los procesos de inundación son fenómenos recurrentes en la región central de Argentina. Actualmente, la región sudeste de Córdoba está siendo afectada por una severa inundación producto de una gran cantidad de lluvias, ocurrida en los últimos meses, y niveles de napas altos.

El objetivo de este informe fue evaluar la situación hídrica actual de la región sudeste de Córdoba y noroeste de Buenos Aires. El informe describe los eventos de precipitaciones y niveles freáticos, el cambio de uso del suelo y el grado de afectación por inundación-anegamiento de la producción agrícola y ganadera.

Para la evaluación de la superficie afectada se utilizaron imágenes satelitales y para la determinación de grado de afectación de la producción agrícola y ganadera se realizó una encuesta a productores agropecuarios de grupos CREA y Regional Laboulaye Aapresid del departamento Roque Sáenz Peña y zonas aledañas. El área de alcance de este informe comprende una superficie de 1.29 millones de ha situadas en la región sudeste de Córdoba (departamento Roque Sáenz Peña y parte del General Roca) y noroeste de Bs. As. (Partido de General Villegas).

Los excesos hídricos en el departamento Roque Sáenz Peña y zonas aledañas tienen recurrencia cada vez mayor generando pérdidas en el sector agropecuarios y afectando la infraestructura rural. En los últimos años, se registraron aumentos de las precipitaciones y en su intensidad.

Este fenómeno, sumado a un menor consumo de agua dado por el cambio de uso del suelo, generó el incremento del nivel de las napas y aumentó la vulnerabilidad del territorio a eventos de inundación y anegamiento. Hasta la fecha (17 de enero de 2017), el total de superficie afectada en el área de estudio es 55% (sobre 1.2 millones de ha).

Sobre el área con uso agrícola, actualmente se registra una pérdida del 27% de la superficie. El 73% restante, se encuentra con cultivo creciendo con distinto grado de estrés por exceso de agua. Un 16% se encuentra en estado regular y podría pasar ha perdido de continuar los eventos de precipitaciones. En consecuencia, teniendo en cuenta lo perdido (27%) más las zonas con cultivo que están creciendo con serias limitaciones (16%) la superficie afectada asciende hasta 43% del área con uso agrícola, con máximos del 70% en las zonas más comprometidas.

Descargá el informe completo aquí  

El resto de la superficie con cultivo agrícola se encuentra en buenas (39%) a muy buenas (45%) condiciones de crecimiento. Los cultivos más afectados fueron soja de segunda y maíz tardío, debido a las lluvias ocurridas durante implantación y primeros etapas vegetativas. El estado general del ganado es bueno, aunque varias zonas están con animales en el agua y sin pasto. Los daños más severos se están observando sobre los tambos y los encierres a corral por la reducción de la eficiencia productiva, falta de acceso para retirar la producción y la imposibilidad de generar reservas de alimento.

PorLeticia Avedano , Analían Grisel SALAFIA , Horacio Videla Mensegue
Fuente: INTA