“La Adela”, cambió con los años…

Área Técnica de Aapresid

El día 29 de marzo se realizo la ya conocida jornada anual de un productor en acción en el establecimiento “la Adela” de la familia Martínez, ubicado en el cuartel VII del partido de Adolfo Gonzáles Chávez. La jornada contó con alrededor de 400 productores, técnicos y estudiantes.

Durante el encuentro la regional de Aapresid Tres Arroyos desarrolló su conocimiento acerca de los cultivos de segunda, la Integración Agrícola-Ganadera y un cultivo con importantes ventajas comparativas para la zona, el sorgo.

Introducción
La bienvenida estuvo a cargo de Carlos Martinez, dueño del establecimiento “La Adela”, quien agradeció la concurrencia a todos los presentes y nos dio una explicación de los orígenes de su explotación agrícola-ganadera.

Su historia se remonta a los años 60 cuando comienza a trabajar con su padre en una actividad predominantemente ganadera. La misma demandaba el 70% de la superficie (bovinos y ovinos), mientras que el 30% restante estaba representado por los cultivos trigo, avena y lino. “El campo fue siempre mixto… muy mixto” resaltó Carlos. Y aunque paulatinamente ésta situación fue cambiando y hoy la ganadería, bovina solamente, ocupa un 25 y 27% de la superficie del establecimiento, esta se encuentra altamente intensificada.

A pesar de la intensificación, los Martínez siempre prestaron atención a la calidad de sus suelos. Actualmente, los valores de materia orgánica (MO) rondan el 4% y cuando comenzaron a diagnosticar fertilidad edáfica, los valores de fósforo (P) con los que contaban eran de 5,6 y 7 ppm; hoy están en un promedio de 15ppm.

En cuanto al tipo de labranza, Carlos comentó “… mi experiencia con la directa comenzó en el año 94 y en dos o tres años adopté el sistema en un 100%. Uno de los desafíos para mi era superar el temor que tenía por el tipo de suelos overos y ahora por supuesto estoy convencido que estaba equivocado… justamente, por sus limitantes, este campo es especial para hacer Siembra Directa.

“Otra de las dudas que me surgieron por entonces, era el de la incompatibilidad de la SD y la ganadería. Nuevamente, el tiempo y la experiencia, me demostraron que ese mito era solo eso… un mito. No existe ningún problema … para nosotros ha sido la solución en el manejo de hacienda”, sentenció Carlos.

Un cultivo no tan olvidado:
Antes de salir al campo el Ing. Agr. Ariel Alejandro Melin compartió su experiencia en un cultivo que viene siguiendo desde hace varios años y con excelentes resultados.

Algo que llamó la atención en el establecimiento fue la gran cantidad de material que tienen en evaluación y, en lo que hace a la zona, el crecimiento que esta teniendo el cultivo.

Su presentación comenzó con un titulo que captó la atención de los presentes: “Sorgo, el nuevo cultivo conocido” y esto realmente es así, ya que en la década del 80 el cultivo era sembrado en gran superficie pero con rendimientos que dejaban mucho que desear y donde principalmente aparecían dos tipos de sorgos bien diferenciados, los graníferos y los forrajeros. Pero a partir de los años 1999-00 se evidenció, a nivel de mercado, un mejoramiento genético en lo que hace a rendimientos pasando, en la zona, de 3000 kg/ha a más de 5000 kg/ha. Y al mismo tiempo se generaron nuevos y más específicos genotipos y variedades que son los azucarados, los sileros, los doble propósito y los forrajeros.

Para el Ing Melin, los puntos fuertes del cultivo son:

  • Alto aporte de biomasa

          – Biomasa aérea entre 10 y 30 tn

          – Biomasa radical entre 6 y 11 tn

  • Alta variabilidad genética, traducido en muchas variedades
  • Buena adaptación a la región
  • Estabilización del sistema

En lo que a manejo del cultivo se refiere, según el Ing Melin, “encontramos un cuello de botella en la siembra”. Según el técnico, para comprenderlo debemos responder a tres preguntas:

  • ¿Cuando sembrar?,
  • ¿Donde sembrar?, y
  • ¿Como hacerlo?

La fecha de siembra es importante tenerla en cuenta ya que el sorgo es una especie muy sensible a la temperatura en la etapa de germinación-emergencia. A 15º C la germinación es del 60%, a 20º C es superior al 75% y germinando en menos de una semana y cuando tenemos 25º C en tres días el cultivo ya esta germinado y nacido.

La otra debilidad de este cultivo son las malezas ya que el cultivo es muy poco competitivo en las primeras etapas de su ciclo (crecimiento lento), y durante ese tiempo las malezas son mejores competidoras que el cultivo y lo ahogan. Por esto, en lotes con gramón y sorgo de alepo no hay que sembrar sorgo, si podemos hacer otro cultivo y dejarlo limpio para al año entrante implantar sorgo. El paquete de herbicidas que existe es escaso y no tiene una gran diversidad de uso. Lo que se usa es el S-Metoalaclor, donde la semilla lleva un antídoto que es el Concept que combinado con la atrazina se potencia.

Lo que también hay que ver es el tema de insectos donde estamos viendo un complejo de gusanos, de gorgojos y la presencia de la mosca de la semilla que acá no la conocíamos y este año apareció y perdimos lotes. Otra plaga a tener en cuenta es el pulgón verde de los cereales que nos atacó el cultivo en los primeros estadios y sufrimos la pérdida de plantas.

Y por último nos preguntamos, Como hacerlo? Para empezar como cualquier gramínea necesita de fertilización con fósforo y nitrógeno, así que es necesario utilizar arrancadores, 60 kg/ha es recomendable, no más de eso.” señaló Melin.

En lo que hace a densidad y distanciamiento entre hileras para sorgos Graníferos nos brindó algunos datos que funcionan muy bien en la zona: en lo que a distanciamiento se refiere recomendó sembrarlo a 52 cm y con una densidad de 8 – 10 kg/ha, que representa unas 250000 – 300000 pls/ha.

Para los sorgos Forrajeros, como no se busca caña sino lograr alto follaje recomendó aumentar la densidad a 15 – 18 Kg/ha y disminuir la distancia entre líneas a 21 cm.

Y por último en lo que respecta a los sorgos Sileros: utilizar la misma distancia que el granífero pero con una densidad un poco más baja que en el forrajero. “…los sileros presentan un problema; son todos ciclos largos ( 85 – 90 días cuando sembramos a fin de noviembre) eso me indica que corro riesgo con la primer helada si quiero producir grano, entonces por que bajar densidad?… porque hay que generar tallo para acumular mas energía acá y no en la panoja que es cuando nos podría afectar la helada.” enfatizó el Ing Ariel Melin.

Tipos de sorgo y utilidades
Actualmente la oferta genética en sorgo esta caracterizada por una gran diversidad de genotipos. Hoy a un material granífero lo podemos utilizar como productor de grano, silo o diferido. Su actual clasificación es la siguiente:

  • Sorgos Forrajeros: Son materiales del tipo sudan, con una característica de planta bien diferente a la de un sorgo granífero; presentan baja carga de grano con rendimientos que van desde cero (caso de los fotosensitivos) hasta 3000 kg/ha ( forrajeros tradicionales).

Presentan caña fina de entrenudos largos (alto porte), son plantas macolladotas y con buena capacidad de rebrote. Si se les da otro uso que no sea el de pastoreo directo, como puede ser silaje o la confección de rollos no hay que esperar engordes de alto potencial por la limitante de calidad que presentan este tipo de recursos. Son todos materiales de ciclos largos (85 – 90 días de emergencia a panojado en esta zona).

  • Sorgos sileros: A diferencia de los anteriores tienen una mayor concentración de azúcar en el tallo. Son de ciclo largo y si las heladas se lo permiten pueden cargar hasta un 30% de grano. La otra variante son los azucarados B.M.R. o nervadura marrón que presentan las mismas características que los anteriores pero con menor contenido de lignina lo que mejora la digestibilidad de la materia seca; pero su problema es que tienden a el vuelco con lo cual hay que tener cuidado en este aspecto. La calidad de silos que estos materiales brindan no difiere a los silos de maíz, con lo cual permiten establecer sistemas de alta producción de carne en áreas limitantes donde el sorgo se adapta perfectamente.
  • Sorgos doble propósito: Son materiales que tienen una buena carga de grano, pero con mayor estructura de planta. Son de ciclo intermedio largo ( 75 – 80 días de emergencia a panojado). Este tipo de sorgos nos permiten trabajar tres alternativas, que serian su utilización como grano seco, grano húmedo y ensilado de planta entera en un estado de grano lechoso-pastoso que nos brindaría un silo con buena calidad energética a comparación de un silo de sorgo forrajero.
  • Sorgos graníferos: Son exclusivamente productores de granos, con ciclos cortos a intermedios cortos ( 60 – 75 días de nacimiento a panojado para esta zona), con porte mucho mas bajo. La duración del ciclo ideal para esta zona seria de 55 días aproximadamente. Lamentablemente no hay muchos materiales disponibles de estos ciclos.

 

Pastoreo en sistemas bajo Siembra Directa: Efecto sobre el suelo, el rendimiento de los cultivos y la producción de carne.

 

Durante la recorrida a campo, el Ing Agr Martín Zamora nos comentó sobre la red de 5 ensayos que están llevando a cabo en distintos lugares de la zona coordinados desde la Chacra Experimental Barrow.

Los objetivos que persiguen con estos son:

  • Evaluar los efectos del pastoreo de verdeos sobre las propiedades del suelo y el o los cultivos posteriores.
  • Seguimiento del subsistema ganadero en cada una de las situaciones evaluadas.
  • Analizar económicamente los resultados en una zona donde el 80% de los productores tienen explotaciones agrícolas-ganaderas.

 

Los tratamientos fueron tres:

– Testigo: rotación tradicional Trigo, cultivo de cosecha gruesa ( barbecho largo)
– MI: Incorporación de un verdeo durante el barbecho (secado un tiempo antes de la siembra de grano grueso para poder acumular humedad)
– MII: Incorporación de un verdeo durante el barbecho (secado justo antes de la siembra de la gruesa)

El introducir un verdeo en la rotación responde a varias razones que podemos incluir en dos pilares fundamentales:

  • Tener pasto para los animales de buena calidad en un momento difícil para la ganadería, el invierno.
  • Mantener vegetación viva durante tiempos prolongados.

 

El primer punto, de más fácil comprensión, nos permite mejorar los niveles de eficiencia productiva en los sistemas ganaderos. Y el segundo pilar nos brinda una serie de condiciones que hacen mantener y mejorar la calidad productiva de nuestros suelos, ellas son

– Alta actividad biológica

– Raíces en continuo crecimiento

– Fijación y reciclado de carbono

En el ensayo se determinaron propiedades físicas de suelo como cobertura vegetal, porosidad a través de la densidad aparente y la resistencia a la penetración que son parámetros que estarían siendo afectados por el pisoteo del animal. También se realizaron algunas determinaciones químicas de suelo, básicamente nitrógeno y materia orgánica. “ Con estas determinaciones podemos visualizar cuales son los factores que más inciden sobre la producción del cultivo a través de la evaluación de sus rendimientos: producción de forraje, carne y rendimientos de los cultivos” comentó Martín.

“ En lo que a cobertura se refiere, se pudo ver que en los momentos claves, después de los pastoreos, la cobertura no se vio afectada significativamente, no hubo un efecto marcado… el suelo nunca quedó descubierto. Lo mínimo que alcanzamos fueron 2000 kg MS superficial/ha, pero en ciertos momentos tuvimos 9000 kg/ha, que dice mucho”.

La evolución del agua en el suelo, la MO y la densidad aparente evaluadas, tampoco mostraron diferencias significativas.

Ahora si bien la resistencia a la penetración varió en los primeros cinco centímetros del suelo, a la hora de la siembra no se visualizó ningún inconveniente. Hay que aclarar que los animales nunca salen de los potreros por el sistema de pastoreo que se utiliza en el establecimiento.

Lo que sí se vio fueron diferencias en el contenido de nitratos en los distintos sistemas, el testigo logró mayores concentraciones de los mismos en la siembra de cada uno de los cultivos y esto trajo diferencias en los rendimientos de Trigo, no así en el resto de los cultivos donde los rendimientos no se vieron modificados. A su vez, esa merma en los rendimientos de Trigo quedó superada por una mayor producción de carne, logrando un balance positivo para las rotaciones que incluían verdeos, quedando demostrado en los márgenes brutos de cada rotación, donde el tratamiento con mayor intensidad de pastoreo arrojó los mejores saldos.

“Lo que tiene que quedar en claro es que hay que mirar a las rotaciones en su conjunto y hacer un análisis global de la situación para así poder determinar con exactitud cual es la opción más conveniente y generar de este modo una estrategia para cada situación en particular, aseguró el especialista”. “El pisoteo no tuvo ningún efecto sobre los diferentes sistemas y la Ganadería y la SD pueden convivir en perfecta armonía”.

Cultivos de segunda, opciones que derriban mitos
Continuando con la recorrida, nos encontramos con el Ing Agr Guillermo Pailhé de la Regional Aapresid Tres Arroyos quien nos mostró los cultivos de segunda que se vienen realizando en el campo de Carlos.

Guillermo nos comentaba como campos que tenían un 4 – 4,5 % de materia orgánica pasaron a valores que rondan el 2 o 3 % de MO por el avance de la agricultura bajo sistemas convencionales que provocaron procesos erosivos inducidos por las labranzas. “ Una erosión ligera de 5 cm de perdida de suelo equivalen a 60 camiones que se van del sistema, llevándose cantidades de elementos fundamentales como lo son la MO y los nutrientes. Así, para regenerar un punto de MO de la que perdimos se necesita una mineralización de: 1200-1500 kg/ha de nitrógeno, 100-120 kg/ha de fósforo, 70-80 kg/ha de azufre. Y todo esto lo pagamos muy caro” ejemplificó Pailhé.

Para no perder o comenzar a revertir estas perdidas hay que cumplir con dos premisas:

  • No laborear y
  • Maximizar la producción de rastrojo

Y es en la segunda premisa donde juegan dos características fundamentales que son la cantidad y la calidad de los rastrojos. Y es por esto que no solamente están realizando cultivos de inviernos sino que están con dobles cultivos con soja y gramíneas como maíz y sorgo para poder empezar a ganar o por lo menos no perder carbono.

Otro de los puntos abordados en esta estación fue el de antecesores para cultivos de segunda.

En este punto entraron en juego tres antecesores para el caso soja: Trigo, Arbeja y Colza, que lo que hacen es posicionar al cultivo en distintas fechas; fechas que son muy importantes para la zona, ya que la colza y la arbeja al dejar antes el lote permiten ubicar el periodo de llenado de la soja en épocas mas propicias para un mejor crecimiento y desarrollo del cultivo elevando de este modo los rindes. “… sojas de intermedia en este campo, por el tipo de suelos que tiene, rinden igual o más que una soja de primera, entonces estamos tratando de intensificar la rotación porque vemos que este es el camino correcto” expresó Pailhé.

En el caso particular del maíz de segunda hay producción pero estos no llegan a cosecha por las heladas tempranas lo que hace que queden blandos y no alcancen a secarse para tener calidad comercial. Por esto es que el maíz ( mas allá de tener esperanzas de cosecharlo para grano) se lo utiliza como recurso forrajero por el momento y hasta poder contar con ciclos cortos que hoy no están presentes en el mercado, ciclos que si existen en sorgo y que permiten llegar comercializar el grano directamente.

En esta parada se demostró que existen diversas alternativas viables y que en muchos casos estas son superadoras de las previamente conocidas.

Ganadería y SD. Intensificando producciones
En la última estación de la recorrida a campo, nos esperaba el Medico Veterinario Mario Repetto, responsable del plan ganadero del establecimiento. Con lujo de detalles, nos explicó como se dio la evolución de la ganadería en el tiempo y como logran tener los mismos resultados productivos y reproductivos en superficies cada vez más reducidas.

Los indicadores del modelo que muestran la eficiencia productiva y reproductiva del sistema son los siguientes:

– Porcentaje de preñes: 96.3 %

– Porcentaje de destete: 89 %

– Carga: 1.73 Equivalente Vaca/ha

– Producción Kg carne/ha: 370 kg/ha

– Eficiencia de stock: 53%

– Ganancia de peso promedio: 0.938 kg/día.

Esta claro que al ver estos indicadores nos preguntamos como hacer para lograrlos cuando la ganadería involuciona en superficie con el pasar de los años. La respuesta fue sencilla: Intensificando los sistemas a través de aumentos en la eficiencia de la utilización de los recursos disponibles, procurando utilizar al máximo cada uno de ellos. Esto se logra a través del pastoreo de rastrojos, la suplementación estratégica, la utilización de verdeos, la evaluación de condiciones corporales, la implementación de planes sanitarios productivos y con todas aquellas innumerables herramientas que ayuden a cumplir cada uno de los objetivos que nos permitan alcanzar la meta propuesta.

Por último, y después de degustar un típico asado a las llamas, se dio un tiempo para recorrer los stands de las empresas presentes en la jornada, finalizando el día con una dinámica de maquinarias agrícolas a cargo del Ing Agr Guillermo Marrón que contó con la más variada gama de herramientas, como ya es tradición en la Regional Tres Arroyos.

Agracemos la colaboración en la redacción de este informe del Ing. Nicolás Tettamanti.

Más de 400 personas se dieron cita en La Adela en una jornada que no quedó nada librado al azar.

Mostrando los resultados de ensayos que vienen desarrollando durante los últimos años, el Ing Martín Zamora concluyó que ”El pisoteo no tuvo ningún efecto sobre los diferentes sistemas y la Ganadería y la SD pueden convivir en perfecta armonía”.

Para los más fierreros… por la tarde una gran dinámica de maquinarias acaparó el interés de los asistentes.