Siembra Directa: conservacionismo y altos rindes en campos de San Luis

Ocho productores en superación permanente. Recorren lotes de maíz y girasol en Las Barranquitas con altos resultados agronómicos y económicos.

 san luis

Foto 1: Más oportuno imposible: el arco iris también posó para la foto junto a los productores, técnicos y la flamante ATR en Las Barranquitas.

No sólo apli can la última tecnología, sino que también desarrollan paquetes propios para utilizar en sus campos a partir del intercambio de experiencias. Son ocho productores de con importantes establecimientos en las zonas deLa Cumbre, El Durazno y Juan W. Gez que hace un año conformaron la Regional San Luis de la Asociación Argentinade Productores en Siembra Directa (Aapresid).

Este grupo se reunió la semana pasada en “Los algarrobitos”, un campo de Juan Pablo Ruggeri en Las Barranquitas, a 30 kilómetros al noreste de San Luis, donde se recorrieron lotes con maíz y soja, para compartir información sobre los distintos híbridos y variedades sembradas, labores practicadas, control de malezas y fertilización.

La característica que también une a este grupo es que la agricultura la practican con criterios estrictamente conservacionistas, ya que además de la siembra directa, cultivan con las rotaciones aconsejadas de maíz-soja.

Este campo logró el año pasado rindes excepcionales de 10 mil kilos de maíz por hectárea y 3.200 de soja sin riego, en una zona donde hasta hace pocos años con la agricultura tradicional sólo se lograban entre 4 y 6 mil kilos de maíz por hectárea, en los mejores años.

Lo mismo se observa hoy en los campos del resto de los integrantes. Quienes pasaron por estas semanas por la Autopista Serranías Puntanas habrán observado el excelente estado de los cultivos de soja, maíz y girasol entre La Cumbre y Fraga, en ambas márgenes, y cuyos propietarios también integran la regional San Luis de Aapresid.

Además del dueño de casa, del encuentro participaron Sergio Cuello (Diaser), Nicolás Ríos Centeno (Ser Beef), Daniel Lusich, Ricardo Meirovich, Julio Ramos, José Lorenzino y Alberto Debattista.

“Los algarrobitos” era un campo degradado y todo ganadero. En pocos años se transformó en una unidad mixta eficiente, con mil cabezas de invernada y engorde a corral. “Aquí también se hace ganadería y para no comer los rastrojos, la hacienda está pastoreando en un campo vecino con monte natural”, explicó a El Diario de la República María Laura Guzmán, ingeniera agrónoma recientemente incorporada al grupo como asesora técnica regional (ATR).

El invitado a esta segunda reunión mensual de Aapresid San Luis fue el INTA y estuvo representado por Benito Coen y Ricardo Rivarola, responsables en San Luis del “Proyecto PRECOP más granos con calidad” orientado al agregado de valor en origen. Esta propuesta consiste en hacer ejercicios de evaluación de pérdida de grano a la cosecha en maíz, soja y girasol de acuerdo a un trabajo conjunto para sacar conclusiones que mejoren el ingreso económico.

Hace poco el campo de Ruggeri fue noticia en el ambiente agropecuario porque mostró los resultados que superaban incluso a los de la zona núcleo, tras aplicar innovación tecnológica durante diez años, especialmente la siembra directa y rotaciones de cultivos.

En Las Barranquitas llueven 900 milímetros anuales entre octubre y abril, con inviernos prácticamente secos. Con esa realidad, las rotaciones son 50% de maíz y 50% de soja de primera; sin contar los cultivos de invierno. En maíz utilizan genética de punta, mientras que la fertilización está basada en criterios zonales en base a análisis de suelos.

 

Fuente:

  • María Laura Guzmán – ATR Reg