Se organizó un taller más de la REM en Rosario de la Frontera, Salta, al que acudieron más 100 técnicos interesados.

El 27 de marzo, en el Hotel Termas de Rosario de la Frontera, se llevó a cabo un nuevo taller de la Red de conocimientos de malezas resistentes -REM- que coordina Aapresid. Y el NOA no es un lugar más para hablar de resistencias, ya que es la cuna del Sorgo de Alepo resistente a glifosato, primera maleza en manifestar resistencia a este activo en la Argentina. Esto cambió para siempre el nivel de importancia con que se aborda el tema.

La coordinación del taller estuvo a cargo del Ing. Ignacio Olea, quien estuvo acompañado de Sebastián Sabaté, ambos integrantes de la Sección Malezas de la Estación Agoindustrial Obispo Colombres. Se trabajó en grupos pequeños, propiciando que en cada mesa se debatan las consignas planteadas, referidas éstas a decisiones de manejo que se presentan con frecuencia en la región, y que surgían de la combinación de diferentes rotaciones de cultivos y poblaciones de malezas problema.

Especial atención se dio al período de barbecho. Esto no es casual, ya que es un momento al que se suele dar menor importancia por no haber cultivo implantado, pero que afecta de manera decisiva la situación posterior. El invierno es muy seco en el NOA y no es sencillo lograr gran efectividad de control en las aplicaciones, pero las malezas que no se controlan desde el inicio del invierno son un grave problema para los tratamientos de primavera. Este es el caso de Malva, Rama negra y los Cardos, por ejemplo. La mezcla de glifosato y hormonales en estos barbechos tempranos sigue siendo la clave, sin embargo, pueden agregarse algunos herbicidas residuales con buenos resultados. Otra estrategia, aún por desarrollarse en la región, es la utilización de cultivos de cobertura que compitan con estas malezas problemáticas de invierno. Los cultivos invernales son una tercera alternativa, aunque con los problemas de costos y mercados ya conocidos.
El barbecho de primavera también es fundamental y define en gran medida el manejo posterior, con el cultivo de verano ya implantado. Para el caso de las malezas resistentes a glifosato, Sorgo de Alepo y Capín (Echinochloa colona), es recomendable utilizar herbicidas preemergentes que eviten al menos una aplicación de graminicida postemergente y se disminuya así la presión de selección sobre este grupo químico (Inhibidores de la ACCasa).
La rotación de herbicidas de diferentes modos de acción fue un tema recurrente. El uso de repetidas aplicaciones de graminicidas inhidores de la ACCasa en un ciclo de cultivo es lo que más preocupa y sobre lo que aún no existe una única solución superadora. La alternativa pasa por el empleo de prácticas complementarias como el uso de graminicidas residuales en barbecho; glufosinato o sulfunilureas en maíces tolerantes a estos activos; herbicidas de control total como MSMA, Imazapir e Imazapic en barbechos; etc. En relación a la rotación de principios activos de diferentes modos de acción, en la encuesta realizada al finalizar la jornada, se preguntó acerca de la causa de la baja adopción de esta práctica. Como en todos los talleres anteriores, el “desconocimiento” fue la causa más citada, lo que implica que se deberá continuar haciendo un gran esfuerzo en concientizar a quienes tienen bajo su responsabilidad la elección de los herbicidas que se aplican. Pero, a diferencia de lo sucedido en otros talleres, muy cerca de esta causa se mencionaron los “costos” de la rotación de activos, hecho que demuestra la importancia que tiene el factor económico en zonas tan riesgosas como el NOA.

En dicha encuesta también se consultó acerca de las malezas que hoy están causando más problemas en el NOA. El Sorgo de Alepo resistente a glifosato fue el que ocupó el primer lugar, seguido de la Flor de Santa Lucia (Commelina) y los Chloris y Trichloris. Luego le siguieron dos especies que crecen lentamente en el invierno y que son de difícil control en la primavera posterior, la Malva y la Rama negra. Seguidamente se ubicó otra maleza resistente a glifosato, el Capín, casi en el mismo nivel que Borreria. La Verdolaga, Los Cardos y la Gomphrena fueron las tres últimas del top ten que tiene preocupado a técnicos y productores zonales.

 

El gerente del Programa REM tuvo la oportunidad para comentar las actividades que se vienen desarrollando e instó a los presentes a ser alertas zonales, que informen en caso de tener alguna nueva sospecha de resistencia. Remarcó que el Programa contempla el análisis en forma gratuita de muestras de malezas sospechosas, con el objetivo de determinar tempranamente si se trata de nuevos casos de resistencia. Por otro lado, comentó que pueden participar de un foro cerrado para técnicos al que se accede desde la web de REM (www.rem.org.ar). Este foro permite compartir fotos y consultas con otros técnicos nacionales y así encontrar alternativas de manejo más rápidamente.

Por último, fue mencionada por más de un técnico una nueva sospecha de resistencia a glifosato. Se trata del Ataco o Yuyo Colorado (Amaranthus sp.), especie que ya presenta biotipos resistentes al grupo de los inhibidores de la ALS (imidazolinonas, sulfunilireas, triazolopirimidinas) desde la década del noventa, pero que dejó de ser un problema por el buen control que mostraba el glifosato. De confirmarse esta nueva resistencia, sería un nuevo dolor de cabeza para la región, en primer lugar, y para el resto del país posteriormente, teniendo en cuenta la posibilidad de difusión por animales, maquinaria, etc. La existencia del biotipo resistente a ALS en la zona hace también suponer que podrían existir plantas que acumulen ambos genes de resistencia. Los estudios que se están llevando a cabo tendrán que confirmarlo.