Las empresas de monitoreo de plagas empiezan a hacer foco en las malezas también. ¡En buena hora!

Pese a no ser el core business de Agroconsultor, la problemática de malezas pronto se convirtió en su especialidad. Y en el eje de una campaña de difusión.

Todas las maneras son válidas. Los productores y técnicos de todo el país están ávidos de información y acuden a todos los medios posibles de comunicación. Agroconsultor se ha ganado un lugar entre las fuentes más creíbles y sobre todo, oportunas acerca de la presencia de malezas resistentes y tolerantes.

Con base en San Gregorio-Diego de Alvear, la zona de influencia de la organización abarca el sur de Santa Fe, norte de Buenos Aires y sudeste de Córdoba. El equipo que conforma Agroconsultor recorre la zona, prestando sus servicios a los productores, y a la vez recabando las tendencias para comunicarlas en su blog:www.agroconsultor.com.ar/blog

En entrevista con uno de sus fundadores, Juan “Caco” Dall’ Orso, Maleza Cero descubre el espíritu detrás de Agroconsultor y detalla el modo en que se obtiene la información que difunden entre los productores y técnicos, día a día.

¿Cómo surgió Agroconsultor?

Agroconsultor surgió hace 20 años como una empresa de servicios integrada por un grupo de ingenieros agrónomos de trayectoria en la región. Al principio, destinada al seguimiento de insectos en el cultivo de soja, servicio que luego se fue extendiendo a enfermedades y al resto de los cultivos de la zona, como trigo, cebada, maíz y colza. Hoy en día, ampliamos el seguimiento integral a cada cultivo e incorporamos el tema de malezas de manera sustancial.

¿Cuáles son sus especialidades? ¿Cómo funcionan en el día a día?

Desde Agroconsultor colaboramos con empresas innovadoras en el desarrollo de nuevas tecnologías y asesoramos a empresas agropecuarias de manera integral y en protección vegetal, en particular. Formamos un equipo de trabajo radicado en la zona que camina 30.000 has. por año, con el desafío de  incrementar la producción en forma amigable con el medio ambiente. Somos miembros de AAPPCE, asociación destinada a promover la protección profesional de cultivos dentro de una agricultura sustentable y de la regional de AAPRESID Venado Tuerto, donde nos ocupamos de la “REM” (Red de Malezas Resistentes).

¿Con qué problemáticas se debaten más frecuentemente? ¿Cuáles son las consultas más frecuentes de sus clientes y contactos?

Las problemáticas de consulta son variadas y dependen de la época del año que se trate, pero podríamos decir que, con el paso de las campañas y sobre todo en las últimas, nuestros clientes pasaron de la preocupación del tema insectos y enfermedades, a la problemática de malezas. Pero aún sin tomar en cuenta que el manejo de las mismas debe realizarse considerando el  sistema de producción de modo integral y de manera profesional.

¿Cómo han visto desarrollarse este tema para los productores? 

La problemática de malezas nos explotó en las manos. Luego de varios años de simplificar el sistema, usando una misma tecnología, la naturaleza se movió y nos está pasando factura. Hoy vemos a muchos productores usando las mismas recetas de campañas anteriores, con fuertes fracasos en el manejo de malezas. A pesar de esto, en muchos casos, aún no se tomó conciencia de la importancia del tema y recurren a soluciones simples como la de usar renovados productos con viejos ingredientes activos, lo que con el tiempo puede generar nuevos problemas.

En ese sentido, ¿cómo funciona el sistema de alertas que manejan?

Semanalmente, los profesionales responsables del seguimiento de cultivos volcamos las novedades en una mesa técnica y evaluamos  las distintas alternativas de intervención. El resumen del intercambio puede ser consultado por nuestros clientes y contactos en el blog de nuestra web. En el último tiempo decidimos  incorporar  una sección dentro del blog  bajo el título “Qué maleza es”. Allí incluimos una imagen e información referida a un caso en particular, donde intentamos transmitir conocimiento y crear conciencia sobre la problemática de malezas.

¿Cuáles son las malezas más “consultadas”? 

Entre las malezas más consultadas en el último tiempo, son las que siendo muy frecuentes han adquirido un cierto grado de complejidad en el control. En este nivel, podemos mencionar a Rama negra, Viola y Eleusine.  Aunque con un buen manejo de las técnicas actuales se obtienen buenos resultados aún hay productores que fracasan en el intento, sobre todo en aquellos lotes con más de una maleza problema.

¿Cuáles son las malezas “nuevas” que están apareciendo?

Más que nuevas, son malezas que ya existían en la zona pero que han adquirido resistencia a glifosato y a otros ingredientes activos, complicando el éxito con métodos de control tradicional. Estamos hablando de Amaranthus quitensis y Ray Grass. También sabemos que están cerca y a punto de ingresar el Sorgo de Alepo RG, Amaranthus palmeri y  Chloris , entre otras. Y ni hablar de aquellas que vamos identificando en caminos y banquinas: Heliotropium spp, Centaurium spp.

¿A cuál de todas ellas deberíamos temerle más?

Amarantus palmeri es una maleza que, por tener resistencia a varios ingredientes activos, sumada a su velocidad de crecimiento, provoca mucha preocupación. De todas maneras, lo más preocupante es la posible combinación temporal de algunas de ellas, en el mismo lote.

Frente al hecho consumado, ¿cuáles son sus recomendaciones básicas a los productores respecto de la problemática de malezas?

Todo comienza con la identificación, conocimiento de la fenología y necesidades ambientales de las malezas, además de estimar la cantidad actual o potencial que nos permitirá cuantificar el problema desde el punto de vista económico  y de esa forma elaborar la mejor estrategia de control. La mejor recomendación para el manejo de las malezas problema es,  sin duda, la elaboración de un conjunto de medidas que, aplicadas de manera individual, solo darán resultados parciales y malos resultados económicos. Por lo tanto, debemos pensar en integrar la rotación de cultivos con la rotación de principios activos, que a su vez permitan variadas ventanas de aplicación. 

Incorporar cultivos de cobertura, disminuir las distancias de siembra con un correcto manejo de la densidad y las fechas de siembra, son otras recomendaciones así como promover un estricto control de técnicas de aplicación, incluyendo las aplicaciones localizadas. Por otro lado, es indispensable evitar la entrada de nuevas especies a través de la limpieza de las cosechadoras que ingresan al campo y hasta pensar en el control manual de los focos detectados.  Estamos ante una situación compleja que requiere soluciones basadas en el conocimiento, allí el asesor deberá jugar un rol importante.

Fuente: Lic. Florencia Sambito para Magan/Maleza Cero
http://www.malezacero.com.ar/la-problematica-de-malezas-nos-exploto-en-las-manos/