Las malezas analizadas por especialistas nacionales e internacionales

El XX Congreso Aapresid abordó la temática de malezas desde la problemática mundial hasta nuestros problemas en particular.

Los expositores del XX Congreso Aapresid “20 sí” buscaron mostrar la importancia que está tomado la problemática de malezas y trataron de dar claves para la búsqueda de soluciones.

Los especialistas extranjeros fueron Michael Walsh, de la Iniciativa Australiana de Resistencia a Herbicidas (AHRI en su sigla en inglés) y Ribas Vidal, de la Universidad Federal de Río Grande do Sul. Ambos trabajan en zonas con problemáticas de malezas resistentes muy complejas, por el número de biotipos resistentes, la presencia de resistencias múltiples y el área afectada.

Walsh describió su situación donde el 98% de las poblaciones de Lolium (raigrás) presentan resistencia múltiple a herbicidas y además, tienen serios problemas de Raphanus (nabo). Esto fue consecuencia de haber utilizado a los herbicidas como prácticamente única alternativa de manejo de malezas.

Cuando aparecía una resistencia se empezaba a usar otro modo de acción hasta que también aparecía resistencia y así se fueron acumulando genes que prácticamente inutilizaron a los herbicidas en esos sistemas. La propuesta fue entonces estudiar las malezas más importantes, para encontrar el punto débil de cada una y diseñar alternativas para atacarlas en esos puntos.

Así, detectaron que en Lolium debían disminuir el banco de semillas del suelo porque en pocos años disminuía drásticamente y facilitaba el manejo posterior. Diseñaron entonces estrategias de manejo en esa dirección, como la destrucción de las semillas de malezas en la cosecha con equipos especiales anexados a las cosechadoras o equipos que junten estas semillas y las saquen del sistema. La estrategia pasa entonces por diversificar las prácticas habituales, tratando de encontrar el talón de Aquiles de cada especie y evitando ejercer una gran presión de selección con herbicidas. Rivas Vidal, del sur de Brasil, hizo su análisis sobre el impacto de la biotecnología en el manejo de las malezas.

El especialista mostró como el mal uso de la tecnología RG favoreció el incremento de aparición de malezas resistentes en su país. Ante el inminente lanzamiento de nuevos eventos transgénicos de resistencia a herbicidas lo adecuado sería preguntarse cómo hacer para que no suceda lo mismo y poder capturar el valor de esta tecnología por el mayor tiempo posible.

Aquí nuevamente la consigna es diversificar las prácticas de manejo y no descansar creyendo que el control de las malezas puede quedar supeditado a una única herramienta y menos aún sobre uno o pocos herbicidas. Rivas Vidal, lejos de ser un detractor de la biotecnología, cree que aportará muchos beneficios en este tema y muchos otros, pero destaca que si no se enseña a utilizarla correctamente, dentro de un sistema integral de manejo, los nuevos problemas no tardarán en llegar. Pasando al bloque nacional, el NOA es un ambiente crítico en cuanto a esta problemática y Daniel Fadda, del servicio técnico de DOW y asesor privado lo dejó de manifiesto.

Fadda mostró varias especies de malezas que están ganando terreno en los sistemas productivos actuales, por lo que debe revisarse el manejo actual y establecer nuevas pautas de manejo que detengan este crecimiento. A su vez, cada práctica implementada debe ser permanentemente evaluada para futuras correcciones que se necesiten. La estrategia pasa por combinar prácticas químicas con culturales, como variedades competitivas, densidades correctas, fechas de siembras, rotación de cultivos y cultivos invernales, haciendo un manejo lote por lote y ambiente por ambiente. Por otro lado, el especialista alertó sobre el grave riesgo al que nos estamos exponiendo al usar repetidamente los herbicidas inhibidores de ALS (imizalinonas, sulfunilureas, triazolopirimidinas) e inhibidores de ACCasa (graminicicidas FOP y DIM), por ser los dos modos de acción que más fácilmente desarrollan biotipos resistentes.

Estos dos grupos son los más utilizados actualmente para controlar el Sorgo de Alepo y la Echinochloa colona resistente a glifosato, con lo cual, la probabilidad de que la situación empeore en el futuro cercano lamentablemente son muy altas.

Por último, instó a generar información zonal sobre nuevos manejos adaptados a cada ambiente. El segundo expositor fue Lautaro Haidar, asesor CREA e independiente, quién hizo un claro análisis del impacto de las malezas en las empresas agropecuarias, desde lo económicos y lo operativo, pero también enumeró cuestiones que traspasan los límites de la empresa. Respecto al impacto en lo operativo, Haidar menciona una sobrecarga por el mayor monitoreo necesario, más pulverizaciones y mayor tiempo de cosecha por la necesidad de limpieza de la maquinaria.

En lo económico, existe un menor resultado por menor facturación y un aumento de costos. Mostró como ejemplo un caso real en el cual, por la aparición de sorgo de Alepo RG, el aumento de costos alcanzaba los 69U$S/ha y la disminución de rendimiento era del 8%, lo que impactaba en un 50% sobre el resultado económico de la empresa. Pero es importante destacar que la disminución de rendimientos también impacta sobre otros actores, como fletes, servicios de cosecha, comisiones por comercialización, etc. Para finalizar, el asesor enumeró las acciones que deberían adoptar los diversos actores involucrados en la problemática, como los dueños de campo, los productores, los equipos técnicos, los contratistas de cosecha y pulverización, los proveedores de agroquímicos, los organismos de investigación y el propio Estado. Instó finalmente a ver el vaso medio lleno y a trabajar en forma coordinada para buscar soluciones.

 

X