Limpieza de pulverizadora para evitar daños a los cultivos

A la hora de realizar las aplicaciones de fitosanitarios cada vez más se debe buscar la máxima eficiencia para garantizar el mayor retorno de nuestra inversión y evitar daños al ambiente y las personas. El proceso de aplicación se divide en varias etapas y cada una de ellas debe monitorearse para evitar posibles pérdidas. Una de esas etapas y tal vez la más relegada de todo el proceso es la limpieza de la maquina pulverizadora. Sin embargo cumple un rol fundamental ya que un error en este procedimiento puede ocasionar el fracaso de toda la aplicación.

El proceso de limpieza propiamente dicho  incluye  varios pasos a cumplir:

  • Descartar de forma correcta el remanente del caldo de pulverización
  • Diluir con agua el remanente que queda en el tanque
  • Usar de productos de limpieza comerciales específicos y respetar los tiempos de actuado de los mismos
  • Realizar el triple enjuage, terminando con agua limpia
  • Limpiar minuciosa de todas las partes de la máquina que haya tenido contacto con el caldo aplicado (filtros, pastillas, orings, etc.), como así también la parte externa del equipo

Cabe destacar que este procedimiento debe realizarse al  finalizar la jornada de trabajo, cada vez que al finalizar una aplicación nos retiramos del campo y/o cada vez que cambiamos de producto o de cultivo a tratar.  También es fundamental que el tiempo transcurrido entre la aplicación y la limpieza sea el menor posible para evitar la generación de durezas e incrustaciones que dificulten el proceso.

 

Además siempre es aconsejable leer los marbetes de los productos aplicados para detectar alguna recomendación de los fabricantes en cuanto a la limpieza de los mismos Por último destacar que es primordial el uso de los elementos de protección personal (EPP) para los operarios responsables.

 

X