Llegó desde Estados Unidos y genera preocupación

La Amaranthus palmeri vino desde el hemisferio norte, aunque no se sabe cómo; advierten por su carácter invasivo

Además de enfrentar la producción autóctona de biotipos resistentes, hay preocupación por el ingreso de biotipos resistentes seleccionados en otros países. Este sería el caso de la A maranthus palmeri, la maleza más importante en los Estados Unidos. Nadie sabe con certeza cómo llegó al país, ya que no se detectó su presencia aún tampoco en los países vecinos de la Argentina. Parece un enigma su arribo.

«A fines de 2012 se identificó la existencia de A maranthus palmeri en el sur de la provincia de Córdoba y comenzó la sospecha de su existencia en Tucumán. Este año se confirmó la resistencia de la A maranthus palmeri a herbicidas que actúan por la vía ALS (sulfunilureas, imidazolinonas, triazolpirimidinas) en Córdoba y se está trabajando para confirmar su resistencia a glifosato en Tucumán», señaló Ignacio Olea, técnico de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc), en Tucumán. 

Según el especialista, se desconoce cómo desarrolló la resistencia, ya que no había constancia de la existencia en el país.

nota Amaranthus

«Todavía se desconoce si esas características fueron desarrolladas en dichas provincias o fue introducido con ellas, ya que hasta ahora no había constancia de su existencia en nuestro país. La A maranthus palmeri es actualmente la maleza más importante de los Estados Unidos, con sus biotipos resistentes a glifosato y a herbicidas ALS», afirmó en diálogo con LA NACION.

Para Olea, se trata de una maleza invasora a la cual habrá que prestarle atención.

«En nuestro caso, su origen exótico la convierte en una especie invasora, cuyo comportamiento ecológico no podemos predecir y que debería ser motivo de preocupación, especialmente como maleza resistente a herbicidas», dijo.

Los técnicos en general llaman la atención, más allá de una maleza en particular, sobre el rápido crecimiento del número de biotipos resistentes a determinados herbicidas, que pasó de 2 en 2007 a 12 en la actualidad.

Riesgo en alza

Para Olea, el riesgo se potencia si a la producción autóctona se le suma la que llega de otros países, como sucedería con la A maranthus palmeri.

«Si a esta producción autóctona [de malezas resistentes] se suma el ingreso de biotipos resistentes seleccionados en otros países [como el caso de la A maranthus palmeri], la situación puede calificarse como muy preocupante, ya que las malezas no tienen un límite temporal para el crecimiento de sus poblaciones», subrayó.

Según un informe del INTA Oliveros, la A maranthus palmeri es una maleza muy importante en el sur de los Estados Unidos, donde afecta a cultivos de algodón y soja.

«En 2006 se detectó su presencia en el norte del estado de Illinois y en 2010 se informó de su hallazgo en el suroeste del estado de Michigan, donde se registró la presencia de biotipos resistentes a glifosato y a herbicidas inhibidores de ALS», menciona el trabajo.

Es muy alta la tasa de crecimiento que puede alcanzar. «La tasa de crecimiento puede alcanzar hasta 4 cm por día y producir 600.000 semillas por planta, las cuales son capaces de germinar durante toda la estación de crecimiento. Posee, además, una elevada tolerancia a los ambientes adversos, gran variabilidad genética y facilidad para evolucionar resistencia a herbicidas», consigna el informe.

Según Olea, amaranthus palmeri es casi idéntico al yuyo colorado criollo ( amaranthus quitensis ). «Hace falta verlo con detalle para reconocerlo en estado vegetativo y también cuando está en flor. Llegó para quedarse», dijo.

En el último congreso de Aapresid, en el marco de un taller 18 empresas e instituciones que están en la red de conocimiento de malezas resistentes (REM) pidieron que se emitiera un alerta urgente por la presencia y posible difusión de la A maranthus palmeri.

Al margen de una u otra maleza, los técnicos creen que el nuevo escenario demandará más conocimiento. Así lo afirma, por ejemplo, Marcelo de la Vega, profesor adjunto de la cátedra de terapéutica vegetal de la Universidad Nacional de Tucumán. «Habrá necesidad de técnicos actualizados en la eficacia y manejo de herbicidas», remarcó.

Marcelo de la Vega, Profesor universitario: «Debemos estudiar la biología de las malezas y, entre ello, la dinámica de emergencia que tienen las mismas»

Resistentes y tolerantes: El explosivo crecimiento de un problema que afecta a la agricultura

Según la Red de Conocimiento en Malezas Resistentes (REM), Amaranthus quitensis (yuyo colorado), nabón y amaranthus palmeri son resistentes a herbicidas que actúan por la vía de ALS. En tanto, sorgo de alepo, raigrás anual, raigrás perenne, echinochloa colona (capín), gramilla dulce y eleusine indica (pie de gallina) son resistentes a inhibidores de la EPSPS (glifosato). Además, entre resistentes a inhibidores de ACCasa (graminicidas FOP, DIN y DEM) aparecen raigrás anual y avena fatua. También raigrás anual se considera resistente a EPSPS y ALS y EPSPS y ACCasa. Por otra parte, entre las malezas tolerantes se destacan rama negra, gomphrena pulchella, gomphrena perennis, borreria, chloris, papophorum caespitosum, flor de Santa Lucía, malva blanca y ocucha. De acuerdo con estimaciones que vienen circulando entre diversos expertos, en el país unos 8 millones de hectáreas tienen rama negra. Mientras tanto, en el NOA se cree que 25% de la superficie agrícola total, sobre 1,5 millones de hectáreas, tiene en alguna magnitud problemas de malezas resistentes.

Fuente: Fernando Bertello para La Nación Campo

Etiquetas:, , , , , ,

X