Sumando herramientas al manejo de malezas

En el Testimonial REM de Sancti spíritu del 9 de octubre se mostró el aporte sobre el control de malezas de diferentes cultivos de servicios y formas de siembra de los mismos.

El conflicto de las malezas tolerantes y resistentes en Argentina ya es conocido y en los últimos años, lejos de ir disminuyendo se está acrecentando como consecuencia de un uso inadecuado de herbicidas. Debido a esto debemos tener en cuenta otras alternativas de manejos no químicas como los cultivos de servicios (CS), ya que compiten durante su ciclo y disminuyen las emergencias posteriores por la cobertura que generan, pero además mejoran al sistema en su conjunto a través de todos sus servicios. En una reciente encuesta hecha a los socios Regionales Aapresid, los cultivos de servicios ya cuben algo más del 15% de su área, lo que manifiesta que es una tecnología de procesos en franca expansión.

 

Aportes del los cultivos de servicios al sistema

La Ing. Agr. Miriam Barraco, de la Estación Experimental Agropecuaria INTA de Gral. Villegas, tuvo la oportunidad de poder comentar sus trabajos en relación a los CS y su aporte a la fertilidad, agua del suelo y al control de malezas. Según estudios, en La Pampa puede haber hasta 15°C de diferencia entre el suelo desnudo y el suelo con cobertura de centeno, dicha diferencia hace que se modifiquen las emergencias de malezas, siendo ésta 15 días posterior y un 30% menor en yuyo colorado sobre centeno vs suelo desnudo.

En cuanto a la relación de fertilidad y control de malezas, Miriam destacó que se debe alcanzar un punto de equilibrio, porque a mayor tiempo del CS establecido mayor protección en cuanto a malezas, pero esto también provoca una mayor inmovilización de Nitrógeno (N), en el caso de las gramíneas. En estos casos, además debería terminarse al menos 15 días previos a la siembra de maíz, porque si no se retiene todo el nitrato en el rastrojo, cuanto más encañado esté, más es el tiempo que tarda en descomponerse y en  llegar el N al suelo. En las crucíferas hay un alto nivel de inmovilización de N y azufre en la raíz, que tarda mucho tiempo es descomponerse y estar disponible, por este motivo, se observó que específicamente el nabo en mezcla con vicia, es una buena alternativa previo al maíz. En cuanto al nabo, Miriam también destacó prestar atención al efecto de compactación que esta especie provoca en las porciones del suelo lindera a la raíz cuando se siembra a bajas densidades debido a la gran magnitud de las raíces desarrolladas, en detrimento del objetivo inicial que se buscar al incorporar esta al sistema.

Otra contribución de los CS al sistema es el aporte de C que se da a través de la biomasa aérea y de las raíces, Miriam apuntó que en las gramíneas la biomasa de raíces es un 80% de la aérea,  mientras que en vicia este valor es del 100%.

En relación al contenido de agua del perfil, según comparaciones en La Pampa de un testigo sin cobertura versus el suelo con un CS, éste último llega a la siembra del cultivo de renta posterior con la misma o mayor cantidad de agua debido a la alta tasa de evaporación existente en el suelo desnudo y a la mayor infiltración de agua que permite el CS por la cobertura y la macroporosidad,  por este motivo en la zona de influencia del INTA Gral. Villegas muchos productores ya han incorporado CS a sus sistemas.

 

¿Que aportan al manejo de malezas?

En el Testimonial organizado por REM y la Regional Aapresid Venado Tuerto en la Estancia Las Palmas de Sancti Spiritu, en el sur de Santa Fe, se buscó mostrar los beneficios que ofrece esta herramienta como aliada para el manejo de malezas. El Ing. Agr. Martín Marzetti, gerente del  Programa REM comentó que rasgos deben buscarse en las especies si se buscan para el control de malezas: alta tasa de crecimiento, rápida captura de recursos (agua, luz, nutrientes), rastrojo de baja tasa de descomposición y alelopatía (Piñeyro, 2018). Además destacó que el efecto sobre la dinámica de malezas son tres: se reduce la cantidad de plantas de malezas nacidas por unidad de superficie, hay menos cantidad de cohortes (camadas) y las malezas que nacen tienen un menor crecimiento (ahiladas) y con un desarrollo similar entre sí. Como consecuencia tenemos menor número de aplicaciones, con mayor eficiencia de las mismas y esto nos da una menor presión de selección de resistencia, a la vez que se disminuye el impacto ambiental al sistema.

Emergencia de malezas. To: testigo sin cobertura ni herbicidas; CC: cultivo de cobertura; BQC: barbecho químico con herbicidas residuales; CC+BCQ: combinación de cultivo de cobertura y herbicidas residuales. Fuente: Chacra Bandera Aapresid.

Marzetti remarcó la importancia de sembrar el cultivo de servicio libre de malezas porque en general el arranque es lento. En ocasiones es necesario un barbecho previo a su siembra, pero si el cultivo anterior sale limpio puede prescindirse de esta aplicación. El uso de residuales previo a la siembra de estos cultivos es un tema en análisis, ya que las opciones químicas no son muchas en general y son nulas cuando se hacen mezclas polifíticas de gramíneas, leguminosas y crucíferas.

Un tema a considerar es el posible ingreso de biotipos resistentes con los cultivos de raigrás y crucíferas, ya que existen resistencias a nivel nacional y no hay forma de asegurar que la semilla comprada no tenga contaminación con los mismos. Lo importante es estar muy atentos si se ven escapes a la hora del quemado de los mismos y hacer una nueva aplicación cambiando de herbicida si esto se produce, siempre antes que se generen semillas para evitar de esta manera que infecten el campo.

Experiencia local

Jonathan Damiani, Responsable de la estacia e integrante de la Regional Aapresid Venado Tuerto, comentó que ellos están evaluando la inclusión de estos cultivos en su sistema por el aporte de carbono, cobertura, el control de malezas y aporte en general al sistema.

El primero de los ensayos forma parte de la Red de Cultivos de Servicios Aapresid-BASF. Se evaluaron franjas de 17 tratamientos, que fueron sembradas el 5 de abril, sin aplicaciones de herbicidas luego de la cosecha de soja. El 27 de septiembre se midió el número de malezas  por metro cuadrado y el estadio fenológico de las mismas a través del  IPEF (Índice Poblacional de Estado Fenológico, cuya escala numérica es del 1 al 5, donde 1 es plántula y 5 es el estado reproductivo). La Ing. Agr. Eugenia Niccia, del equipo REM, mostró los resultados concluyendo que todos los tratamientos que poseían alguna gramínea, sola o consociada, lograron los mejores controles de malezas, a lo que debe sumarse la Vicia villosa que también logro un control excelente por la cobertura que produce.

Estas mismas variables  también se evaluaron en un ensayo de franjas sobre diferentes métodos de siembra de avena sobre maíz temprano. Se evaluó una siembra aérea realizada una semana antes de la cosecha del maíz, siembra con sembradora y siembra al voleo con fertilizadora de discos, estos últimos dos casos realizados luego de la cosecha. Sobre el control de malezas,  los mejores resultados se obtuvieron con el primer método. No obstante, esto no debe tomarse como absoluto, ya que los otros dos también mostraron resultados satisfactorios y presentan notables ventajas operativas.

Un dato más que interesante, el lote había recibido una última aplicación dentro del maíz en noviembre del 2017, con glifosato + fluroxipir, y desde esa fecha no se ha vuelto a aplicar, logrando así casi un año sin aplicaciones en el lote.

Conclusiones:

  • Los tratamientos de CS que presentaban gramíneas como única especie o en mezcla, fueron los que obtuvieron un mayor control de malezas, siendo el de mayor control la mezcla de Ryegrass anual + Vicia villosa.
  • Cabe destacar el tratamiento de Vicia villosa sola que aún sin poseer los rasgos de los CS mencionadas como favorecedoras del control de malezas, tuvo un desarrollo que permitió alcanzar niveles bajos de presencia de malezas, así como de IPEF de las mismas.
  • Los tratamientos de menores controles fueron los de Vicia sativa, tréboles y crucíferas, sembradas solas, que obtuvieron valores de malezas similares al Testigo.
  • En cuanto a los métodos de siembra, se vieron mejores control en la siembra con sembradora, seguido por el avión y finalmente al voleo. Esta variable se debe evaluar según las necesidades de cada sistema en particular, ya que además se deben tener en cuenta los tiempos, la disponibilidad de la maquinaria, los costos de cada método, etc.
  • Al utilizar nabos y raigrás se debe prestar especial atención al ingreso de biotipos resistentes
  • Los CS son una herramienta muy útil para el manejo racional de malezas permitiendo disminuir el uso de herbicidas, aspecto necesario por al aumento de sus costos, la presión de selección y el impacto ambiental que ocasionan.
  • Los CS aportan muchos otros beneficios al sistema, pero exige una buena planificación y conocimiento.