Se trata de raigrás anual en el sudeste bonaerense. Una cuota más de complejidad en el manejo del sistema.

El raigrás (Lolium) es una de las familias más problemáticas en cuanto a resistencia en el mundo entero, siendo el Lolium rígidum la peor de ellas, presentando resistencia en 12 países, a 11 sitios de acción. En Argentina es el raigrás anual (Lolium multiflorum) el que está presentando los mayores inconvenientes y recientemente fueron confirmados justamente en esta especie los primeros dos casos de resistencia múltiple a herbicidas.

Los estudios y la denuncia fueron realizados por las investigadoras Patricia Diez de Ulzurrun y María Ines Leaden de la Unidad Integrada Balcarce, que conforman el INTA y la Universidad Nacional de Mar del Plata. Se detectaron 2 biotipos con resistencia múltiple, uno mostró resistencia a los inhibidores de la EPSPS (glifosato) y a los inhibidores de la ALS (iodosulfuron y pyroxsulam, en este estudio); mientas que el otro biotipo lo fue a los inhibidores de la EPSPS (glifosato) y a los inhibidores de la ACCasa (pinoxadem, en este caso).
Hasta el momento habían sido denunciados en Argentina casos de resistencia a glifosato y a inhibidores de la ACCasa, pero esto agrava considerablemente el problema, por tratarse de los 3 modos de acción más utilizados para el control químico de esta especie, maleza de los cereales de invierno por excelencia. En el vecino país de Chile hace ya algunos años que se habían detectado biotipos con resistencia múltiple a los 3 modos de acción citados.

Cabe agregar que Lolium multiflorum presenta un alto grado de cruzamiento entre individuos por tratarse de una especie alógama, lo que permite que los caracteres de resistencia se puedan combinar de manera relativamente fácil. Más aún, existen casos de cruzamiento con otras especies cercanas.
Un dato no menor para tener en cuenta, resulta prácticamente imposible diferenciar plantas resistentes de las que no lo son en parcelas de producción de semillas, lo que hace posible que bolsas de semilla de raigrás que se compran en todo el país puedan contener semillas de biotipos resistentes.

Según recomiendan los investigadores no es para desesperarse, porque no todo el raigrás del sudeste resulta resistente y menos aún a más de un modo de acción. Pero recomiendan hacer un manejo específico lote a lote, según la efectividad vista en aplicaciones anteriores, ya que en algunos se presentarán fallas con determinados activos y en otros lotes con otro grupo de herbicidas. Una cuota más de complejidad en el manejo del sistema.