Alltec

Alternativas de manejo para ambientes con alta probabilidad de excesos hídricos otoñales

Ensayos de la Chacra Bragado-Chivilcoy de Aapresid evalúan el comportamiento productivo e impacto sobre la dinámica del agua y rendimiento del cultivo posterior de diferentes cultivos de cobertura en dos fechas de siembra. 


Dentro del marco actual donde se desarrolla la agricultura, es necesario asegurar un sistema sostenible en el tiempo que permita desarrollar una calidad de vida aceptable y previsible. Una agricultura sostenible en el tiempo puede describirse como aquella que a través de la gestión de tecnologías ecológicamente racionales, se enfoque NO solamente  en la obtención de altos rendimientos de un producto en particular, sino en la optimización del sistema en su conjunto (Altieri, 1992; Alessandri, 2014). 

Actualmente, el proceso de agriculturización registrado en los la región pampeana y el aumento de hasta un 80 % de la superficie agrícola dominada por cultivos continuados de soja ha llevado a pérdidas en la cobertura de los suelos aún en sistemas de siembra directa (Ridley, 2013).

Estos cambios exponen al sistema agrícola a grandes pérdidas de su potencialidad productiva, principalmente por la degradación de sus suelos. En este contexto, la inclusión de cultivos de cobertura en la rotación aparece como una oportunidad para mitigar y/o revertir una serie de procesos que pueden condicionar la sostenibilidad de los sistemas de producción, complementando y/o suplementar la producción de cultivos invernales (Kruger y Quiroga, 2013; Alessandri, 2014).  

Según Kruger y Quiroga (2013), existen un gran número de razones por las que podemos incorporar a los CC en nuestros sistemas, por ejemplo: mejorar el balance de C, fijar N para reducir los requerimientos de fertilizantes, atenuar las pérdidas de suelo por erosión eólica e hídrica, disminuir la presión de malezas y el uso de herbicidas, etc.

El equipo de la Regional Bragado Chivilcoy durante una de sus recorridas

Si bien, las ventajas que presentan los CC son muchas y con objetivos variados, existen algunas “desventajas” que deberían tenerse en cuenta. Por ejemplo, se reconoce que el consumo hídrico de éstos durante el invierno interferiría en la normal oferta de agua para el cultivo siguiente (Duarte, 2002; Quiroga et al., 2007; Ridley 2013), podría generar problemas de implantación en los cultivos siguientes, como también ser hospedante de diferentes plagas y enfermedades.

En la zona cercana a la localidad de Rawson (Bs.As), sobre todo en los suelos con menor profundidad efectiva, es frecuente observar anegamientos temporarios durante los meses de otoño-invierno, provocando que la siembra de nuestros cultivos invernales (grano o cobertura) en su fecha de siembra óptima sea muy riesgosa, dificultando conseguir un cultivo “exitoso”.

A causa de esto, con frecuencia, no se realizan cultivos en el período invernal, lo cual lleva a una situación de balance hídrico excesivamente positivo y de carbono negativo. Cuando se toma el riesgo de realizar un cultivo, la siembra de los mismos se realiza cuando el “clima” da oportunidad. En el caso de los CC  deberían sembrar ante la primera oportunidad y no especular a esperar fechas óptimas para su desarrollo.

En función de lo planteado se llevó adelante este ensayo con el objeto de evaluar el comportamiento productivo, impacto sobre la dinámica del agua y rendimiento del cultivo posterior de diferentes cultivos de cobertura en dos fechas de siembra para conocer cuál de ellos es la mejor opción en cada fecha de siembra. Por otra parte se evaluó la factibilidad de hacer cultivos tradicionales de grano (trigo y cebada) con baja aplicación de insumos para tener la doble opción de secarlos como coberturas o llevarlos a cosecha.

 

Los resultados destacados de este ensayo fueron:

  • ¿Cómo aportar carbono al sistema?

La inclusión de CC previos a Soja de 1ra o el doble cultivo Trigo/Soja se ven como una herramienta para aportar cantidades significativas de C y lograr balances neutros. A esto se le suma que en la campaña evaluada no se vió disminución de rendimiento en Soja de 1ra por la inclusión de CC respecto a dejar el lote en barbecho.

  • ¿Qué cultivo de cobertura utilizar según la fecha de siembra?

En este tipo de ambientes es fundamental seleccionar especies tolerantes al exceso hídrico. En la siembra del 14 de mayo el CC que mayor productividad mostró fue el trigo, mostrando mejor comportamiento al exceso hídrico que las demás especies avaluadas. Este comportamiento también se observó para siembra del 15 de junio, a pesar de que no se continuó con las evaluaciones, debido a un anegamiento severo.

  • ¿Cuánto es el costo hídrico de hacer un CC?

Considerando que fue una campaña con excesos de precipitaciones, el costo hídrico fue muy bajo y se observó que existe una buena probabilidad de recarga para el cultivo estival siguiente.

  • ¿Es posible hacer un cultivo de granos sembrado tan temprano?

La utilización de cultivares con ciclo a floración extenso (Trigo cv. Timbó; Cebada cv. Explorer) permitió que los cultivos de grano invernales lleguen a cosecha con éxito habiéndolos sembrado temprano (mediados de mayo).

  • ¿Cuál es el resultado económico de estas alternativas?

El mejor resultado lo mostró la opción de doble cultivo de granos, Trigo/Soja 2da. Sin embargo, la opción cebada/soja 2da no mostró un MB interesante debido a su bajo rendimiento, de hecho fue menor a la combinación barbecho/Soja 1ra, por lo que el éxito del doble cultivo depende en gran medida del rendimiento del cultivo invernal, de manera que permita cubrir los costos de implantación. Respecto a la utilización de CC es necesario trabajar para abaratar la implantación de los mismos y cuantificar el beneficio que puede aportar al siguiente cultivo y sistema productivo (ie. supresión de malezas, aporte de N, aporte de C.)

Por: Ignacio Alzueta; Patricio Laffan y Andrés Madias.
Chacra Bragado-Chivilcoy Aapresid.
ialzueta@agro.uba.ar