Alltec

Estrategias de producción en suelos con limitantes

Durante el XXI Congreso Aapresid «Otra Tierra» se presentaron experiencias del Sistema Chacras en suelos sódicos y vérticos. 

Los suelos sódicos y los suelos con características vérticas son una problemática muy extendida a nivel local, con una superficie conjunta superior a los 11 millones de hectáreas en zonas húmedas y sub-húmedas del país. Desde el Programa Chacras- AAPRESID se ha trabajado junto con grupos de técnicos y productores en ambientes con este tipo de limitantes: en Inriville, Córdoba –sobre suelos sódicos-  y en Mercedes, Corrientes –sobre suelos vérticos. El problema principal remarcado desde un inicio por estos grupos ha sido el de la importante variabilidad productiva entre campañas, y la finalidad de estos proyectos se ha centrado en desarrollar modelos productivos de mayor estabilidad y eficiencia en el uso de los recursos.

El punto de partida en ambos proyectos fue similar: partir de una detallada caracterización ambiental, buscando entender cómo funcionan estos ambientes desde el punto de vista edafo-climático y cuantificar los posibles efectos sobre los cultivos. A partir de allí se han diseñado y evaluado estrategias de corrección o adaptación de las limitantes. En el caso de los suelos de Inriville, con problemas de sodicidad desde los 40cm, se realizaron ensayos con aplicaciones de yeso como enmienda al voleo, incorporado, o con aplicación profunda con subsolador, sin mayores efectos sobre los cultivos en un período de 3 años. Paralelamente se evaluaron rotaciones agrícolas de distinta intensidad (número de cultivos/año) y diversidad (% de gramíneas/%de leguminosas), para determinar la adaptación a este tipo de limitantes. Guille Peralta

En estos suelos con escasa capacidad de almacenaje de agua, mayor dependencia del agua de lluvias y alta probabilidad de estrés hídrico desde fines de noviembre a mediados de enero, las rotaciones más intensas  y las rotaciones con siembras tardías de los cultivos estivales, fueron las de mayor rentabilidad, producción de rastrojo y eficiencia en el uso del agua. El cultivo de sorgo se destacó por su gran capacidad de extracción de agua y su elevada producción de rastrojo y carbono, y se mostró como una pieza clave en las rotaciones de estos ambientes. En el caso de los suelos vérticos de Mercedes, con historia de compactación superficial,  se evaluaron estrategias de corrección a partir del pasaje de paratill y subsoladores, sin avances significativos.

Se obtuvieron mejores resultados con estrategias de adaptación,  a través del “escape” de los períodos críticos de los cultivos a los momentos en el año de alta susceptibilidad de estrés hídrico o de encharcamiento. Se pasó de un modelo productivo similar al de otras zonas del país (basado en rotaciones como trigo/soja 2ª – maíz 1ª – soja 1ª ) a modelos de mayor intensificación, con siembras estivales tardías o de 2ª , uso de cultivos de cobertura o de producción de semilla como raigrás y avena,  y orientando la producción hacia la integración con la actividad ganadera.  Incluso se ha trabajado sobre la integración entre ganadería, arroz y la agricultura de secano, buscando estabilizar los márgenes y aumentar la eficiencia de uso de recursos como el agua.  

Si bien se trata de ambientes muy disímiles, el enfoque y los resultados que se han generado desde Chacras han sido similares. Se han obtenido mejores resultados con estrategias de “adaptación” más que a través de la “corrección” de las limitantes. La intensificación de las rotaciones ha sido una herramienta fundamental como medio para  “diferir” los períodos críticos de los cultivos hacia períodos de menor demanda ambiental, aumentar la producción de rastrojo e incrementar  el aprovechamiento de agua a nivel del sistema productivo. Y por último, la integración de actividades ha mostrado resultados muy promisorios como medio para estabilizar los márgenes  en estos ambientes.

Fuente: Guillermo Peralta  guillermoeperalta@gmail.com

Etiquetas:, , , ,