Alltec

Soluciones para conservar el suelo

¿Por qué Aapresid retoma la importancia que tiene la conservación del suelo? El Ing. Agr. Rodolfo Gil, que hace más de 15 años lleva adelante el programa Sistemas Chacras de la institución, comparte la respuesta.

¿Cómo es que hoy el 90 por ciento de la agricultura argentina se hace con siembra directa y aparecen cuestiones sobre la conservación del suelo? La respuesta es que no estamos tomando a la Siembra Directa como un sistema de producción sino como una práctica más que implica sembrar directamente. Así estamos muy lejos del paradigma original que considera que la Siembra Directa contribuye a la sustentabilidad del sistema de producción: a la empresa agropecuaria y al medioambiente”.

Gil, que lleva 30 años trabajando como técnico del INTA Castelar agrega que la Siembra Directa “es una buena estrategia para poder simular a la naturaleza, en realidad es un sistema complejo, que no llegamos a comprender y por eso hacemos lo opuesto a la naturaleza, generar un sistema reduccionista basado en un solo cultivo por año, sembrado directamente”.

Cabe destacar que para el técnico adoptar este modelo de producción no es una cuestión religiosa sino técnica, en función de sus fortalezas y debilidades, entre ellas, permite mejorar la captación del agua, el carbónico en el suelo, la estructura del suelo, sobretodo la macroporosidad que favorece la infiltración del agua, y conservar la actividad biológica.

Rodolfo Gil junto a los miembros de la Chacra Pergamino de Aapresid.

Excesos hídricos del suelo

Como curiosidad Rodolfo Gil detalla que las inundaciones no son novedad sino históricas: “Están escritas en las actas del Cabildo cuando los virreyes mandaban a la población a rezar para que pare de llover. Esto sucedió siempre por dos razones centrales: por un lado, en el clima de la Pampa Húmeda las lluvias superan los 800 milímetros anuales, y por otro es una llanura donde el suelo es plano con alta posibilidad de infiltrar el agua que se desplaza lentamente”.

Respecto a la incidencia de los excesos de lluvia sobre el suelo el experto destaca que la mejor forma de sacar el agua es transpirando con plantas y con cultivos: “La región pampeana históricamente nos demostró que los pastos sacaban agua todo el año. La cantidad de agua que sacan es de 1000 milímetros anuales, entonces si llueve 900 milímetros podés sacar el agua con la transpiración de las plantas, con la ventaja de secuestrar carbono, fabricando el principal componente de la sustentabilidad del suelo que es la materia orgánica, además de producir granos y forraje, así los sistemas naturales se mantienen en un equilibrio sustentable.”

De esta manera deja en claro que no se trata del tipo de cultivo sino de cómo se usa el suelo: Si hacemos un solo cultivo, en lugar de sacar 1000 por año sacamos 400, así nos sobra mucha agua y así se nos inundan las zonas con más riesgo de acumulación”, asegura Gil.

El hombre como fabricante de materia orgánica

El desafío es cómo podemos hacer que el suelo descanse lo mínimo posible como lo hace la naturaleza en función del agua disponible. El ingeniero aconseja al productor, que “la mejor manera es usando el agua, intensificando la agricultura, haciendo más de un cultivo por año y realizando pasturas, las dos cosas en función de la disponibilidad de agua que se tenga según la región”.

Además de producir grano o forraje el hombre puede fabricar materia orgánica que es la que sostiene la capacidad productiva del suelo y no se vende en ningún mercado. Rodolfo Gil afirma que no hay que adaptarse a la ideología del productor sino a las características del ambiente, que se estimule el potencial de producción con el mínimo disturbio.

En cuanto a cómo se ha evolucionado en el conocimiento sobre como conservar el suelo, el especialista opina que sabemos adaptar la planta al ambiente, pero no aplicar el conocimiento en términos de ajustar las tecnologías que ya existen a cada ambiente particular lo que se conoce como Buenas Prácticas Agrícolas. Hay mucho conocimiento y desarrollo tecnológico, el problema es entender que es de todos, ya que el hombre maneja el sistema”.

Para construir una agricultura sustentable “es fundamental protagonizarla horizontalmente entre todos los actores: el productor con toda su experiencia, la ciencia para prever problemas antes de que ocurran y las instituciones que regulan apoyan y fortalecen las acciones sociales pero con una gestión integradora. Se trata de un proceso cultural, hay una distancia muy grande entre información que es un cúmulo de datos y la formación que pasa por la educación, y esta última se adquiere desde chicos por eso es un proceso que hay que iniciarlo a temprana edad. Si hablamos de agricultura sustentable al 2050, solo faltan treinta y tres años y los que hoy están naciendo son los que van a tomar las decisiones. Hay que trabajar más con eso que con las tecnologías”, concluye.

Fuente: AgroFY News
http://bit.ly/2sEZOdB

Etiquetas:, , , , , ,