22/4/22 00:00

En esta cosecha, las malezas quedan afuera

La cosecha es una oportunidad de control no químico de malezas. Conocé las claves del manejo integrado para prevenir el enmalezamiento del lote y reducir el uso de herbicidas a futuro.

Cuando se habla de control de malezas, pocas veces se hace referencia al momento de la cosecha de granos. Sin embargo, este es  clave, no solo porque permite evitar la dispersión de semillas de aquellas plantas que lograron escapar al control químico, sino también prevenir el ingreso de semillas provenientes de otros lotes. 

Paso a paso para evitar la dispersión de malezas en cosecha

1) Monitoreo previo: para ubicar los manchones de malezas más difíciles.

2) Eliminar los manchones: de ser posible, con algún método selectivo o manual.

3) Limpieza de la cosechadora: previo al ingreso al lote, es clave en la prevención del ingreso de semillas resistentes desde otras zonas, establecimientos o lotes.

4) Comenzar la cosecha por las cabeceras: esto facilitará el control de malezas en ese sector.

5) Planificar la cosecha: dejar los lotes más enmalezados para lo último.

6) Nunca cosechar manchones de malezas problemáticas.

Evitar incrementar el banco de semillas del suelo: “elemental Watson”

Una sola planta de rama negra puede producir más de 300.000 semillas. Cosecharlas implica aumentar el banco de semillas del lote, y como resultado de ello veremos que año a año los manchones aumentarán de tamaño, dificultando aún más su control.

Además, de esta manera estamos favoreciendo la dispersión de la maleza a otros lotes, incluso lejanos, ya sea por medio de la maquinaria o de agentes naturales, como el viento.

La cosechadora, el mayor agente de dispersión entre lotes

Pongamos un hipotético ejemplo, si antes de cosechar su lote, la máquina cosecha el lote de su vecino, entonces usted tendría que preocuparse, y ocuparse, del manejo de malezas que éste realiza. Esto es así ya que la cosechadora es el agente dispersivo por excelencia, especialmente en aquellas especies donde las características de los frutos o semillas impiden su separación rápida en los sistemas de limpieza propios de la máquina. 

Esta situación también se evidencia al cambiar de lote dentro del propio establecimiento y sus efectos pueden observarse al año siguiente, con el crecimiento lineal de malezas en el área donde se inició la cosecha. 

Entonces usted pensará, “¿todos los esfuerzos que hice para controlar las malezas quedan tirados por la borda?” Así es, pero puede prevenirse a través de la correcta limpieza de la cosechadora.

Además, esta práctica es una medida de control no químico, que permite eficientizar el control con herbicidas en el futuro y reducir el impacto ambiental.

Accedé a la “Guía de limpieza de cosechadora entre cambio de lotes” ACÁ.

¿Cuán aplicada está la limpieza de cosechadoras en nuestro país?

La realidad es que no mucho. Según el relevamiento a socios Aapresid realizado por la Red de Manejo de Plagas en la campaña 20/21, que abarcó más de 1.200.000 ha y donde se consultó sobre las alternativas de manejo no químico tradicional que se utiliza para el control de malezas, solo un 7,2% realiza limpieza de cosechadoras.

 

Gráfico: Alternativas de manejo no químico tradicional usadas para el control de malezas, Encuesta REM a socios Aapresid, Campaña 20/21.

Las causas podrían remitirse al hecho de que la cosecha es una labor que exige un meticuloso engranaje de factores, desde climáticos hasta operativos, y realizar la limpieza de equipos suma un nivel de complejidad en esta carrera contra el tiempo.

Sin embargo, existe la necesidad de replantearnos el manejo que realizamos en la cosecha y también de desarrollar tecnologías locales que aborden y simplifiquen la problemática, atendiendo tanto los tiempos de la cosecha como el manejo integrado de malezas.