En una semana muy movida para los mercados en general, producto de las elecciones presidenciales de EEUU,  los commodities agrícolas tuvieron además un nuevo informe de oferta y demanda mundial. Las cotizaciones se muestran muy volátiles.

Tanto en soja como en maíz, el informe del USDA fue claramente bajista. Para la oleaginosa, las estimaciones previas hablaban de un incremento tanto de los rendimientos como de la producción final para los Estados Unidos. El valor esperado era 1,2 millones mayor que el informado en octubre, llegando a las 117,4 millones de toneladas. Sin dudas dicha proyección quedo corta, ya que el departamento de agricultura informó una estimación de 118,7 millones de toneladas que viene de la mano de un rendimiento de 35,3 qq/ha, 0,3 más de lo que se esperaba. 

Por el lado de la demanda, los operadores estaban de acuerdo que se seguiría aumentando las exportaciones estimadas en 0,6 millones, quedando en 55,7 millones y el informe ratificó esto ya que la proyección de ventas al exterior de noviembre es de 55,79 mill.( 55,11 de octubre). El incremento por el lado de la oferta, que no fue absorbido por la demanda, permite esperar unos stocks finales superiores a los del informe de octubre. Los mismos, para los Estados Unidos,  finalizarían en 13,08 millones (10,74 en octubre).

Mundialmente también se esperan stocks finales más altos, producto solamente  de lo proyectado para los Estados Unidos ya que tanto para Brasil como para Argentina no se registraron variaciones respecto a su producción (102 mill Brasil, 57 mill Argentina).

Para el maíz se observaba que normalmente cuando existía un recorte de la estimación de producción en los meses de septiembre y octubre, sucedía lo mismo en el informe de noviembre. Este argumento llevó a esperar que nuevamente suceda esto, pero el USDA arrojó resultados opuestos a esta tendencia. En lo que respecta a la producción norteamericana se espera un volumen de 386,8 millones de toneladas mientras los operadores proyectaban que sea de 382, de allí que los precios cotizaran fuertemente a la baja. Esto viene de la mano de un rinde promedio que paso de 108,8 qq/ha a 109,9 qq/ha. 

Fuente: El observador
Fuente: El observador

Al igual que en soja, los precios venían encontrado sostén en las exportaciones norteamericanas que mostraban un buen ritmo, y es por esto que se esperaba un aumento en la estimación de las mismas. Sin embargo el organismo oficial no modificó este dato y las ventas al exterior esperadas para el país del norte se mantienen en 56,52 millones de tn, aunque si se alteró ligeramente el consumo esperado por etanol en 0,6 millones. Como en soja, el incremento de la producción superó al de la demanda de maíz, lo que resulta en stocks finales aún mayores, llegando a 61 millones.

A nivel mundial el incremento productivo de Estados Unidos dejaría mayores stocks, llegando a los 218 millones, 8 más que la campaña anterior. 

El trigo nuevamente es el que menores novedades trajo. El informe elevo los stocks finales mundiales que pasaron de 248 a 249 millones de toneladas. La producción mundial fue elevada ligeramente en 300 mil toneladas quedando en 744,7 millones. Como dato relevante para Brasil se aumentó las importaciones esperadas en 200 mil toneladas llegando a 6,2 millones.

Fuente: BLD