29/12/21 00:00

¿Insectos resistentes?, la pregunta del millón

El último episodio de la primera temporada de podcasts REM #INTEGRANDOMANEJOS, pone sobre relieve la problemática de la que mucho se habla y no tanto se sabe.

¡Escuchalo acá!

El Ing. Agr. Fernando Flores, entomólogo del INTA Marcos Juárez, es una de las voces más calificadas para tratar la temática de insectos plagas. En este nuevo episodio de los podcasts de REM intenta poner luces a lo que hoy vemos como un problema a futuro pero dependiente de las acciones que tomemos en el presente.

El especialista en una de sus primeras definiciones plantea que “a nivel teórico, la resistencia en insectos es un cambio heredable en la susceptibilidad de los insectos que produce fracasos de un insecticida a dosis de campo. Es una modificación genética que cuando son aplicados los productos registrados, a una determinada dosis, se observan fallas de campo, y donde los insectos que sobreviven, se reproducen de manera sexual, o se multiplica, pudiendo generar poblaciones que persisten y que se pueden trasladar grandes distancias haciendo que la resistencia también se traslade a otras zonas”. Y agregó que es muy importante diferenciarlo del término de tolerancia, donde son las dosis las que varían dependiendo de la especie que se trate, producto de su propia característica. 

Otra de las cuestiones importantes a la hora de evaluar los controles con insecticidas es la calidad y las condiciones de aplicación. Que el principio activo no llegue a la plaga en cuestión, ni en cantidad, ni en calidad, seguramente será motivo de fallas de control que, enmascaradas, pueden hacernos pensar equívocamente en resistencias. Sumado a ello, estas fallas y aplicaciones incorrectas sin dudas presionan hacia una evolución de resistencia más acelerada debido a las subdosis que sin desearlo estamos aplicando.

La evolución de la resistencia va a estar traccionada por varios factores, el entomólogo manifestó: “la velocidad de su evolución va a estar dada por: el número de generaciones de la plaga, el tipo de reproducción, la capacidad de migración, la cantidad de hospederos y la persistencia de los productos que utilicemos”, y destacó la importancia de saber con qué herramientas contamos para disminuir la evolución, principalmente caracterizadas por la tasa de aplicación de un producto: qué, cuándo y cuánto lo utilizamos.

Cuando se le consultó sobre la comparación con la situación de las malezas resistentes, consideró que la situación es diferente. Esto es producto de que el proceso de selección que hacemos con los insectos no fue, ni es tan intenso como en el caso de las malezas. En los insecticidas hay una gama amplia de productos: para orugas, para trips, para arañuelas, para chinches, etc, y es clave que, conociendo esa disponibilidad, se puede elegir qué utilizar y no hacer siempre lo mismo.

En conclusión, la resistencia es un proceso natural que tarde o temprano va a ocurrir, Flores sostiene que el manejo realizado influye sobre su evolución, “depende de nosotros lo bien o mal que hagamos, para que ese proceso evolucione favorablemente para los insectos en un tiempo más corto o más largo”.

Para ampliar ésta información ¡Escuchalo en Spotify!