Alejandro Petek, miembro de Comisión Directiva de Aapresid, expresó la importancia de una nueva ley. El proyecto fue presentado ante la Comisión Nacional de Semillas.

La Ley de Semillas vigente en la Argentina data del año 1973, y es proveniente de un contexto donde el país estaba atravesado por otro tipo de tecnologías, procesos sociales y económicos. En una entrevista realizada con Campo de Fuerza, el ingeniero agrónomo declaró: “Yo hablo en nombre de Aapresid, que forma parte del sector semillero. Lo que vemos los productores es que necesitamos buenas semillas para producir mejor, es algo evidente.”

Alejando-PetekResulta central -además de promover las buenas prácticas, generar una agricultura sustentable, ser amigables con el medio ambiente y la sociedad-  tener resultados económicos. “Un elemento clave para poseer eso es generar una buena semilla, y para tenerlas hoy en día no basta con que germine, tiene que tener un potencial genético que permita alcanzar rendimientos que nos vuelvan competitivos como productor” apuntó Petek.

La falta de competitividad como productores, lejos de producir riquezas, crea una medianía que afecta en todos los puestos de trabajo por carencia de rendimiento económico del productor y toda la cadena de servicios.

En vez de generar una cadena de riquezas generamos una cadena de pobreza” expresó el entrevistado, y además argumentó que “el principal problema se funda cuando para una sola bolsa que compra el productor después, por vía de multiplicación en años sucesivos, termina sembrando una gran superficie; el semillero termina captando muy poquito del valor de todo lo que le costó llegar.”

Es menester que cuando el productor multiplique y haga uso de las semillas para dar más superficie, retribuya algo al semillero reconociendo su esfuerzo. “Lo que estamos viendo es que cada vez hay menos semilleros, al no tener herramientas cuesta mucho investigar y tener buen rendimiento. Ya llegamos a techos muy altos y cada escalón cuesta un montón”.

“Tenemos una buena performance tecnológica, y para levantar eso los semilleros hacen grandes inversiones. Necesitamos un marco de ley que apoye tanto al productor como a quien obtiene la mejora genéticaconcluyó el especialista.

Escuchá la entrevista completa aquí